Infierno

La Biblia presenta el infierno como un lugar literal, actual, de castigo para los malvados después de su muerte física. El infierno en su ubicación presente (adentro de la tierra) es temporal hasta el juicio final, cuando será echado al lago de fuego.




La palabra “infierno” viene del latina “Infernus” para “lo que yace debajo”, o “la región inferior”. El concepto en general del infierno es simplemente tortura, problemas, sufrimiento (2Sam 22:6; Sal 116:3) aunque no son en particular el infierno que pensamos normalmente. En Apo 20:13-14 Juan contrapone el mar, la muerte, y el hades como lugares temporales de los cadáveres de los muertos, o sea, lugares literales en la tierra, o en la tierra. En ningún texto en la Biblia es el infierno representado como un lugar de purificación, sino de castigo. El concepto de “fuego”, en sí, es muchas veces identificado con purificación, pero nunca en relación con el infierno.




El Concepto en el Antiguo Testamento.

En el AT el concepto del infierno es muy distinta del concepto en el Nuevo Testamento. La idea de que todos se van al sepulcro (se van a ser enterrados adentro de la tierra), y allí hay lugares distintas para los malvados (el pozo, el abismo) y los benditos (el seno de Abraham, el paraíso). El infierno es usado a veces para un lugar de los muertos (salvos o inconversos). Sal 55:15 David ora que sus enemigos van rápido al Seol (que mueren). Jonas se considera a sí mismo igual como un muerto (no hay escapatorio o rescate, y su muerte es seguro y pronto), y en esta situación llama la panza del pes “seol” Jon 2:2. Jacobo vio su destino después de la muerte como el Seol Gén 37:35; 42:38, pero obviamente no lo tomó como el lugar de castigo, sino un sinónimo para la muerte o sepulcro. Pero en general, el “infierno” se expresa el lugar o estado de sufrimiento, donde los malvados, el diablo, y los malos ángeles son castigados 2Pe 2:4; Apo 1:18; y Apo 6:8. Este lugar o estado no es visible para los seres humanos vivos, pero es muy a la vista a Dios (Job 11:8; Pro 15:11).

¿Debemos celebrar Halloween?

Esta es una cuestión muy interesante. ¿Qué es la celebración de Halloween? ¿Qué significa y qué está envuelto en ello? Para el cristiano, no debemos participar en las cosas de tinieblas. ¿Es Halloween algo insignificante para niños? ¿Es envuelto en cosas malas? Examinamos todo esto en este breve folleto. Ve el folleto en línea.Debemos celerar Halloween?

Para pasajes que traducen la palabra sepulcro, ve Seol.




El Concepto en el Nuevo Testamento.

Palabras en griego. En el Nuevo Testamento en griego, hay tres palabras para nuestra palabra “infierno”, Hades, Gehenna, y Tartaros.




Hades.

Mat 11:23; 16:18; Lucas 10:15; 16:23; Hechos 2:27, 31; Apo 1:18, 6:8; 20:13-14) “Hades” significa el mundo de abajo, y probablemente viene de la composición de “a” (no, negativo o privativo) con idein “de ver”, (lo que no se ve), pero según el léxico Liddell y Scott, este etymología es dudoso que es real. Hades corresponde al hebreo “Seol”, que es traducido con “infierno”, “el pozo”, o “el sepulcro”. El concepto principio de Hades y Seol no es castigo sino la muerte, aunque muchas veces el concepto de castigo existe o es parte del concepto de Hades/Seol. Hades/Seol es este mundo desconocido para nosotros que es donde los muertos van después de su salida del mundo de los vivos, cuando ellos son llevados afuera de nuestra vista y contacto. Cristo descendió al Hades/Seol después de su muerte. Hades/Seol es relacionado muy fuertemente con el luto y mal sentido que tenemos nosotros (los vivos) con estos que son separados de nosotros por la muerte. En muchas ocasiones, el lugar de Hades/Seol es un lugar desconocido para nosotros, pero con terror y espanto. En Jesucristo, vemos que Cristo tiene “la llaves de la muerte y el Hades” Apo 1:18. Para el hijo de Dios que vive en Cristo, el terror de la muerte y lo que sigue después no existe. Jesús ha vencido el poder de la muerte y el Hades para protegernos de lo que pudiera haber hecho a nosotros. De nota especial, el autor eloquente, el Apóstol Pablo, no usa ninguna de estas palabras, gehena ni hades. Ve hades por más información.




Gehena

Citas: Mat 5:22, 29, 30; 10:28; 18:9; 23:15-33; Marcos 9:43, 45, 47; Luc 12:5; Stgo 3:6.

De los doce occurencias de gehena, Jesús mismo usó la palabra once veces. Los traductores probablemente tradujeron las dos palabras con infierno porque rechazaban la doctrina católica del purgatorio, rechazando que no hay un estado intermediario (el purgatorio y Limbo). Pero el hecho que Jesús se fue a un lugar entre su muerte y su ascención al cielo apoya la idea de un lugar intermediario. Ve gehena por más información.

Tartaros

Esta palabra occure solamente en 2Ped 2:4 en la Biblia. Actualmente este pasaje tiene la palabra en su forma de gerundo que se traduce literalmente, “echado abajo hasta el Tartaro”. La forma sustantivo no se occure en las Escrituras.

Ubicación de, y movimiento futuro del Infierno.

Qué representa el concepto del infierno. Jesús usó frase “las puertas del infierno” en Mat 16:18 para representar el poder y reino del diablo y sus legiones. El concepto de “puertas” viene de la práctica antigua de que la corte de legislación y justicia frecuentemente fueron tenidos en cuartos sobre la puerta de la ciudad (como el lugar más público en la ciudad, y lugar de reunión de los hombres después de un día de trabajo).
Ve también Seol, el abismo, el pozo. Descenso de Jesucristo al Infierno.




El inframundo griego.

Averno era el nombre antiguo que se le daba, tanto por griegos como romanos, a un cráter cerca de Cumas, Campania. Se creía que era la entrada al inframundo, a los infiernos. Según el escritor griego Diodoro de Sicilia, el Averno sería un lago oscuro e inmenso.

Los griegos creyeron que las almas de los muertos permanecían en el Hades, al que se llegaba después de atravesar el río Estigia. Allí no sufrían otro tormento que el de su exilio y separación de sus seres queridos. Algunos podían mostrarse arrepentidos de sus faltas, como lo imagina Homero, en su poema Odisea que hace descender a su héroe al Hades. Odiseo habla allí con sus camaradas muertos en la guerra de Troya y con su propia madre.

El Hades de los griegos está regido por el dios del mismo nombre, hijo del titán Crono. Aunque puede ser cruel, Hades no es maligno. Los romanos le adoptaron como Plutón, y además de otorgarle el reino de los muertos, le dieron la custodia de los metales preciosos bajo la tierra. Los griegos poblaron el Hades de otros seres mitológicos, como las Furias y las Moiras. Las primeras habitaban bajo la tierra pero solían atormentar a los malos en vida. Eran mujeres con cabellera de serpientes, llamadas también Erinias. En cuanto a las Moiras (llamadas en Roma Parcas), su tarea era hilar el hilo de la vida de cada mortal y cortarlo en el momento justo. Hades estaba acompañado también por Cerbero, perro de tres cabezas, y por Caronte, el barquero que conducía las almas hacia el mundo subterráneo.

Entre los reinos que formaban el Inframundo griego se incluyen:

El gran foso del Tártaro consistía en una gran prisión fortificada rodeada por un río de fuego llamado Flegetonte. En un principio sirvió exclusivamente como prisión de los antiguos titanes pero luego pasó a ser el calabozo de las almas condenadas, entre las que se encontraban Ticio, Tántalo y Sísifo.
El territorio de los muertos, gobernado por el dios Hades, que también suele recibir el nombre de hogar o dominio de Hades (domos Aidaou), Hades, Érebo, los prados asfódelos, Estigia y Aqueronte.




Las Islas de los Bienaventurados o Islas Elíseas gobernadas por Crono.[Según Píndaro, quien describió estas islas en detalle en sus Odas olímpicas. Sin embargo, otros autores difieren al respecto.] Allí, recidían tras su muerte, los grandes héroes míticos, como por ejemplo Aquiles, Diomedes y Peleo.
Los Campos Elíseos, gobernados por Radamantis, eran la morada de los muertos virtuosos y los iniciados en los misterios antiguos. Sus habitantes tenían la posibilidad de regresar al mundo de los vivos, aunque no muchos lo hacían.

Los cinco ríos del Hades eran Aqueronte (el río de la pena), Cocito (lamentos), Flegetonte (fuego), Lete (olvido) y Estigia (odio), que limita con los mundos superiores e inferiores.[1]

Images Seculares del Infierno

En general, todos los grupos que conciben de un lugar de castigo, es por los pecados cometidos en la vida. A veces unos conceptos tienen todos juntos sufriendo, y en otros, hay divisiones en el castigo según la maldad de la persona en su vida. Por ejemplo, Agustín de Hipona creó que los niños no bautizados fueron privados del cielo pero sufrían menos que los adultos no bautizados. En el cristianismo y el islam igual, los conceptos de fe y arrepentimiento tienen importancia de causar a uno de evitar el infierno. El infierno es usualmente imaginado como poblado por demonios quienes atorentan a los condenados.




Muchos grupos ponen un rey de la muerte que gobierna el infierno:

  • Nergal (dios sumerio-babilonio, quien es el señor de los muertos).
  • lama (dios benigno en el hinduismo).
  • Satán (entidad que representa la encarnación suprema del Mal).

Ilustración medieval en el manuscrito Hortus Deliciarium (1180) por Herrada de Landsberg.
Error de los Testigos de Jehová.
Charles Russell, fundador de los Testigos de Jehová, rechazó sin excepción el concepto, la doctrina, o la posibilidad de la existencia de un infierno. En los razonamientos que ellos inventaron después para sostener esto, ellos simplemente ignoran que la Biblia plantea firmemente el concepto de un lugar de tortura y castigo que se llama, “el infierno.” Pero a la vez, tuercen las Escrituras en su punto de que después del fin del mundo, Dios va a quemar completamente la tierra y los cielos y hacerlos nuevo. Los Testigos dicen que el único infierno es lo que hay ahora aquí. Desde Números 16 cuando la tierra se abrió y los tragaron vivos al Seol, se entiende que el infierno ahora está en las entrañas de la tierra, pero según la Biblia, Dios va a echar el infierno al lago de fuego un día. Es interesante como Dios va a agarrar algo que los Testigos dicen que no existe, para echarlo a otro lugar que dicen que no existe!




Bibliografía.

[1] http://www.esacademic.com/dic.nsf/eswiki/128396

Ilustración medieval en el manuscrito Hortus Deliciarium (1180) por Herrada de Landsberg.Bibliografía. [1] http://www.esacademic.com/dic.nsf/eswiki/128396




Ve También mis Folletos

Dona al sitio de la Gaceta para ayudarnos

Por favor, considera una donación para ayudarnos pagar por los costos de mantener este sitio en el Internet.


Un comentario en «Infierno»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inscríbete en nuestra lista de libros cristianos gratuitos

Libros Cristianos Gratuito

Estos libros cristianos son en varios formatos, pdf, MS doc, RTF, e-Sword, theWord, mySword. Son libros cristianos para edificación y para el ministro profesional. Puede ser que hay unos libros que son comerciales (que tienes que comprar), pero los comerciales son muy pocos entre tantos. Como siempre, quien que lee un libro, debe compararlo con la Biblia para ver si es bíblico o no. No consto que todos son libre de problemas doctrinales o errores de lógica, o que viene de personas que no tienen buen testimonio. Tomo lo bueno, y deja lo no bueno. Mi propósito es de proveer una biblioteca cristiana para cristianos y ministros.

Frecuencia: Normalmente voy a tratar de enviar un noticiero cada sábado, pero puedo brincar uno u otro dependiendo si hay libros nuevos que he encontrado o no.

Nota: Estoy ofreciendo libros por medio del noticiero que 1) no voy a ofrecer en ninguno de mis sitios, estos son especiales y muy buenos, 2) si los ofrezco en mis sitios, las personas que reciben el noticiero van a recibirlos semanas o meses antes de que aparecen en mis sitios.

* indica campo requerido

Los Testigos de Jehová no son maestros confiables.

Sermón por David Cox
Resumen: (1) Anotación de Russell, que sin su literatura, cualquiera dejará los Testigos adentro de 2 años. (2) Equivocaciones de profecía de los Testigos por los años. (3) Su versión de la Biblia, Nuevo Mundo. Ver el sermón.