Profecias Mesianicas de Jesucristo

Profecias Mesianicas de Jesucristo

Hijo de Dios: Sal. 2:7; Luc. 1:32-35.

Descendiente de Abraham: Gén. 12:3; 17:7; 18:18; 22:18; Hch. 3:25; Gal. 3:8.

Descendiente de Isaac: Gén. 21:12; Heb. 11:17-19.

Descendiente de David: 2Sam. 7:12-16; Sal. 89:3-4; 110:1; 132:11; Isa. 9:6-7; Jer. 23:5; Mat. 22:44; Mar. 12:36; Luc. 1:69-70; 20:42-44; Jn. 7:42; Act. 13:23; Rom. 1:3.

Nacido de una Virgin: Gén. 3:15; Isa. 7:14,. Mat. 1:18, 22-23; Gal. 4:4.

Nacido en Belen: Mic. 5:2; Mat. 2:1; 2:6; Luc. 2:4-6; Jn. 7:42.

Homicidio de los Inocentes: Jer. 31:15; Mat. 2:16-18,.

Tiempo en Egipto: Ós. 11:1; Mat. 2:13-15.

Viviendo en Galilea: Isa. 9:1-2; Mat. 4:12-16.

Precursor del Mesías (Juan el Bautista): Isa. 40:3-5; Mal. 3:1; 4:5; Mat. 3:3; 11:10-14; Mar. 1:2-3; Luc. 3:4-6; 7:27; Jn. 1:23.

Celos hacia la Casa de Dios: Sal. 69:9; Jn. 2:17.

El Ungido de Dios (Mesías): Isa. 35:5-6; 61:1-2,. Mat. 11:2-6; Luc. 4:16-21.

Predicar a los Gentiles: Isa. 9:1-2; 42:1-4,. Mat. 4:12-16; 12:18-21.

Ministerio de Sanar: Isa. 53:4; Mat. 8:17.

Enseñar por Parábolas: Sal. 78:2; Isa. 6:9-10,. Mat. 13:14-15, 35.

Rechazado, aborrecido por los gobernantes: Sal. 22:6; 69:4; 118:22; Isa. 6:10; 29:13; 53:1-3; Mat. 15:8-9; 21:42; Mar. 6:3; 7:6-7; 12:10-11; Luc. 20:17; Jn. 11:47; 12:38-40; 15:25; Rom. 15:3.

Entrada de Triunfo: Zec. 9:9; Mat. 21:1-5; Jn. 12:13-15.

El Pastor Golpeado Zec. 13:7; Mat. 26:31; Mar. 14:27.

Morir como Criminal: Isa. 53:8-12; Dan. 9:26; Mat. 20:28; Luc. 22:37.

Vinagre y amargo: Sal. 69:21; Mat. 27:34; Jn. 19:29.

Sorteo para su ropa: Sal. 22:18; Jn. 19:24.

Ningún hueso roto: Éxo. 12:46; Núm. 9:12; Sal. 34:20; Jn. 19:36.

Lanza por el Costado: Sal. 22:16; Zec. 12:10; Jn. 19:37.

Palabras al morir: Sal. 22:1; 31:5; Mat. 27:46; Mar. 15:34; Luc. 23:46.

Su Resurrección: Sal. 16:10-11; Mat. 12:40; Luc. 24:46.

Las profecias y sus cumplimientos dan testimonio que Jesús de Nazaret es la misma persona del Mesías que fue predicho que iba a venir. Lo importante aquí es de ver que ningún hombre que pensaba “arreglar” estos eventos pudiera porque unos pasaron antes de nacer, y otros son cosas que sus enemigos le hicieron, y unos hasta su forma de morir. Ninguna trampa será de esta forma.

Dios como Creador

Dios como Creador

Objectivos para el Maestro

Sugerencia al Maestro – Lo que creo que será mejor es que simplemente leer estas pasajes y hacer observaciones sobre cada uno.

¿Por qué es importante de reconocer a Dios como nuestro Creador?

Primero, necesitamos entender algo de la persona, carácter, y manera de trabajar de nuestro Dios. De estudiar Dios como nuestro Creador nos da entendimiento de asuntos acerca de Dios. Además de entender cómo es nuestro Dios y quién es nuestro Dios, estudiando Dios el Creador es algo que define con quien que tratamos, es mero Dios quien es responsable por todas las cosas, y es quien que es el supremo ser, sobre todo, a quién que tenemos que dar respuesta por nuestras vidas un día. Si el Dios que adoramos y oramos a él no creó todas las cosas, estamos adorando y orando al dios equivocado. Este ser supremo mayor que él es quien debemos dirigir todo.

Segundo, Dios es Creador, entonces Dios tiene el poder y derecho (autoridad) de dictar en nuestras vidas. Su voluntad es central en nuestras vidas. De ser Creador es de ser Dios (quien que dicta).

Tercero, los Testigos de Jehová y otros grupos niegan la deidad a Jesucristo. Dicen que Jesús es un ángel creado por Dios, con un sub-clase de ser, “hijo de Dios” que no es igual de ser Dios. Ellos pretenden que la Biblia actualmente enseña que Jehová-Dios-el Padre creó a Jesús, y Jesús creó a lo demás. Entonces está doctrina separa Jesús de mero Dios, Jehová-Dios el Padre. Este estudio es para desmentir esta falsedad. Es importante entonces para el maestro de enfocar en el asunto que la Biblia enseña en muchos pasajes que “Dios creó” sin calificar a este “Dios” a ser un subclase de Dios, ni aun identificarlo con Dios el hijo, y aun a veces hace muy claro que es Jehová quien creó.

Entonces como punto cuatro, este estudio también fortalece la doctrina de la Trinidad, porque da la calidad única de deidad completa a Jesús. Este punto tiene que ser enfatizado muchas veces por el estudio.

Pasaje principal de la Creación Gen. 1:1-25

Ecl 12:1Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento;

Observaciones

1. Declaraciones que Dios creó el cielo y la tierra.

Gen. 1:1 Dios creó el cielo y la tierra
• Si este Dios es Jesús, entonces Jesús es Dios sin necesidad de añadir “el Hijo”. Es mero Dios completamente Dios.

Gén 2:4 Éstos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos,

Gen. 1:26-28 Dios dijo hagamos al hombre en nuestra imagen… entonces Dios creó al hombre en su propio imagen, en la imagen de Dios creó a él
• Dios Jehová habla en plural de “nosotros”.

Gén 5:1 Éste es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo.
• Si “Dios” sin más calificación hizo al hombre, y Jesús hizo al hombre, Jesús es Dios sin degradarle a ser algo menor que mero Dios.

2. Exhortaciones que adoramos a nuestro Creador.

Jer 10:11 Les diréis así: Los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra, desaparezcan de la tierra y de debajo de los cielos.
• Lo demás que presume de ser “dios” no puede defenderse que son Creador.

Sal 95:1 Venid, aclamemos alegremente a Jehová; Cantemos con júbilo a la roca de nuestra salvación. 2 Lleguemos ante su presencia con alabanza; Aclamémosle con cánticos. 3 Porque Jehová es Dios grande, Y Rey grande sobre todos los dioses. 4 Porque en su mano están las profundidades de la tierra, Y las alturas de los montes son suyas. 6 Venid, adoremos y postrémonos; Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor.
• Adoración es digno y obligado a nuestro Creador.
• Reverencia (temor) es digno y obligado a nuestro Creador (ve Sal 33:6-8).

Isa 45:18 Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro. 21 Proclamad, y hacedlos acercarse, y entren todos en consulta; ¿quién hizo oír esto desde el principio, y lo tiene dicho desde entonces, sino yo Jehová? Y no hay más Dios que yo; Dios justo y Salvador; ningún otro fuera de mí.
• Jehová es solo en su estado de ser Creador y Formador.

3. Declaraciones que Dios “es Creador”.

Isa 40:28 ¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.

Dios=Creador
Isa 43:15; Rom. 1:25; 1Pe. 4:19.

4. Dios como “Hacedor” o “que lo hizo”

“Hacedor” – En distinción de que Dios nos creó (Creador), también la Biblia habla Dios (nuestro Hacedor) como quien nos impone el estado de vida actual que tenemos. Unos dicen que Dios creó todo en el prinicipio y se fue de vacaciones. No es cierto.

Este nombre de Dios identifica mejor Dios como que nos manda lo malo y lo bueno (todo nuestra experiencia en la tierra). Este pensamiento debe causarnos de reflejar que no queremos enojarle contra nosotros entonces. Él puede causarnos mucho sufrimiento y al final, echarnos al infierno. En Pro 14:31, la persona que oprime el pobre, quien Dios ha hecho así de ser pobre (Job 22:2), afrenta a Dios “el Hacedor”.

Isa 45:7 que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto.

Sal 95:6 Venid, adoremos y postrémonos; Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor.
• Adoración es para el Hacedor.
• Jehová es para Hacedor.

Job 4:17; 32:22; 35:10; 36:3; Pro. 14:31; 17:5; 22:2; Isa. 17:7; 22:11; 45:9, 11; 51:13; 54:5; Jer. 33:2; Hos. 8:14; Hab. 2:18; Heb. 11:10.

5. Solamente Dios mismo es quien que creó o hizo los cielos y la tierra.

Sal 96:4 Porque grande es Jehová, y digno de suprema alabanza; Temible sobre todos los dioses. 96:5 Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos; Pero Jehová hizo los cielos.
• Jehová hizo los cielos.

Isa 45:18 Porque así dijo Jehová, que creó los cielosél es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro.
• A fuerzas es Jehová quien creó y formó a todo. No hay otro.
• Es válida traducirlo así “Dios mismo formó la tierra”.

Isa 44:24 Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo;
• Si nadie más Jehová creó, Jesús es Jehová, o hay una Trinidad que es Jehová.

Isa 37:16 Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, que moras entre los querubines, sólo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra; tú hiciste los cielos y la tierra.
• Jehová hizo todo.
• Jehová es el único Dios verdadero que hay.

Sal 100:3 Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.
• La evolución es que nos hacemos nosotros mismos. Del proceso de cambio interno de la raza humana, se va evolviendo “DE SÍ MISMO”.

6. Jesús es mero Dios el Creador

Jn 1:2 Éste era en el principio con Dios.1:3Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
• El Verbo era en el principio “con Dios” frente a frente delante de Dios como un igual con Dios.
• El Verbo hizo todas las cosas que son creadas. Nada es excepto.
• Si aceptamos la posición de los Testigos, entonces Jesús se creó a sí mismo, o auto-creó a sí mismo. Esta cosa es imposible.
• La evidencia de Dios es la Creación. Se contrapone Creador contra creación (su obra). Jesús es Creador, no creación.

Neh 9:6 Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.
• Jehová es quien que hizo todo, quien que dio vida a todo. Cómo Creador, no hay otro aparte que Jehová.
• Por ser Creador, todo en el cielo le adoran a Él. Adoración va al Creador.

Col 1:16 Porque en él (Jesús) fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.
• Jesús es quien que creó todo lo que es creado. Por definición de las Escrituras, Jesús no puede ser una criatura, sino las Escrituras declaran que Él es Creador. Es ilógico de declarar que la misma persona quien es Creador es criatura.

Apo 4:11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.
• Los Testigos niegan adoración a Jesús por “no es mero Dios todopoderoso”. Pero la Biblia es claro que Jesús es digno de adoración por su estado de ser el Creador.

Apo 14:7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
• No hay duda que debemos (somos mandatos) de adorar quien hizo cielo y tierra.

Lecciones

  1. La Creación debe hacernos consciente a nuestro Creador, y adorarle.
    Salmo 121:1-2; 123:1-2; Isa 40:26.

  2. La Creación nos enseña muchas cosas “sobre Dios”.
    Gen 1:31; Sal 19:1; 148:7-12.
    • La obra de Dios no nos enseña nada si Dios no era quien que la hizo.
    • Si Jesús es algo menos o diferente que mero Dios, y Jesús creó todo, entonces la creación nos enseñaría sobre Jesús, no mero Dios. Pero no es así como la Biblia habla.

  3. La Creación nos enseña el gran amor que Dios tiene para nosotros.
    Gén 1:26; Sal 8:4-6; Lucas 12:24.

  4. La Creación nos enseña de cuidar lo que es de Dios.
    Gén 2:15; 1Cor 6:19-20; Fili. 2:4.
    • Dios es dueño de todo, y nos da lo que somos y lo que tenemos como mayordomos de Dios (de la propiedad de Dios). Pro 12:10; Jn 10:11-13; Mat 18:11-13; 1Tim 5:8.

  5. La Creación nos enseña de ver a Dios para cómo debemos vivir y existir.
    Deu 6:1;; 17:19; Sal 119:68, 98, 105.

  6. La Creación nos enseña de buscar al mismo Creador cuando necesitamos algo o tenemos problemas. Mat 7:7; Fili 4:6; Santiago 5:14-15.

  7. La Creación nos enseña quién es en cargado, y a quién debemos sujetarnos.
    Deu 10:12-13; 12:28; Lucas 6:46.

Bellett, J.G. – Pensamientos en 2 Corintios

STEM Publishing: J. G. Bellett: Thoughts on 2 Corinthians.
Thoughts on 2 Corinthians.
from Miscellaneous Papers
J. G. Bellett.
(R. L. Allan)
In the midst of the fears and warnings of the Spirit concerning the churches, we may observe that He is alarmed for them on several and different grounds, as expressed in different epistles and by different apostles.
1. He specially warns them respecting Judaizing, i. e., religiousness, or the observance of rites and ordinances. This fear is expressed in the letters to Galatia, Colosse, and Philippi.
2. He fears for them respecting the working of an infidel mind, the mind which, corrupted by reasoning, denies mysteries. This is seen in 1Jn. 4:1; 2Pe. 3:3-4.
3. He fears for them also on the ground of abusing grace, or licentiousness, the practical denial of godliness while boasting in grace and liberty. This is seen in 2 Peter 2 and in Jude.
4. He fears also worldliness.
It is this last feature of fear filling the mind of the Spirit about the saints or churches, and shaping apostolic ministry, which has just struck me in connection with 2 Corinthians.
This is a distinct character of fear. It is not an apprehension of religiousness, or infidelity, or licentiousness corrupting the churches; it is formally distinct from each of these. The Grecian style may have exposed the Corinthians specially to a simple worldly attraction, to the pretensions of a man of refinement and station and independence, — who had much in the flesh; that is, from nature and from circumstances, that was attractive and showy. This was worldliness.
The fear about Corinth was not respecting religious or Judaizing influence. Neither was it (at least in the second epistle) from the working of an infidel mind, or from the sports of an unclean and lustful nature, but “the god of this world ” was feared by the apostle.
A certain man appears to have gained attention, who had much more both from nature and from circumstances than the apostle; and the saints at Corinth were moved by this. He was, I believe, as modern language speaks, a gentleman. He had a fine person and an independent fortune. He had many advantages of that kind; and the Corinthians were under that evil influence — to some extent they had been beguiled. They were looking on things after the outward appearance. They were suffering a man vaunting of himself, and lording it over them, and taking occasion by some low and worldly advantages he possessed from nature and from circumstances to be somebody.
Such a bad condition the apostle has to contend with. Affection and confidence toward himself had been withdrawn in measure, because he had no such advantages to boast. And surely he was fully purposed not to affect such things at all. If is true, he would be independent as well as the other, but it should arise from his working with his own hand, not from advantages of fortune, as we say. And though he had certain things of which he might boast in the flesh, he would glory rather in his infirmities. He would be “weak in Christ,” i. e., in fellowship with Him who was “crucified in weakness,” that all his strength might be spiritual, or resurrection-strength.
The natural advantages which this man had he used, taking to himself the importance and value which attach to such things in the world. And some of the saints were corrupted. But against such association he protests in 2 Cor. 6, “Be ye not unequally yoked,” he says. And the manner of this man he exposes more fully, setting big own way forth as contrary to it, in 2 Cor. 10 – 12.
And in doing this, in offering himself as a practical witness of a way different from this man of the world, we may notice these particulars:
1. The apostle refuses to know himself, or to be known by the saints, save according to his measure in the Spirit, and not as he was by nature or in the flesh.
2. He glories only in either his infirmities or in such dignities as separated him from all worldly estimation, as his, rapture into paradise; for the world would not understand such honour.
Such an one does the apostle present himself in contradiction of the man who gloried in the flesh. We may know how hard it is to follow him in such a path, in a willingness to be weak — that we may be strong; in his decision to know Christ in the weakness of His cross, so that whatever strength he knew might be as of resurrection. (2Co. 13:4)
I dare say some were tempted to undervalue the office or apostleship of Paul, because he had not the advantage in the flesh of other apostles. He had not companied with the Lord in the days of His flesh; and in his own flesh he had a thorn. This may further have exposed him to observation by those who judged after the flesh. But the apostle was willing that his ministry or office should remain unrecommended by anything the world could appreciate. He valued only that power of God, that power in the Spirit which accompanied his ministry, and which was fitted to tell on hearts and consciences, power which linked him with the Lord in life or resurrection.*
*These features in Paul’s ministry show how the flesh is now excluded, and all its advantages, from the divine idea of ministry.
Every symptom of weakness in man’s account gathered round the blessed Lord in the day of His crucifixion: desertion and denial by those who should have stood with Him, the enmity of man in every form in which it could have expressed itself, the forsaking of God, all the malice and purpose of Satan. This was the full exhibition of all that was weak, miserable, and despised in the world’s account. None were for Jesus, all was against Him, and even nature seemed to join. But Paul was willing that his ministry should be in moral sympathy with His.
Generally, as to this epistle, I would say, it might distribute itself as follows:
2 Cor. 1 – 2:13. In this portion the apostle speaks of his trials in the gospel, and answers Objections made to him because of his not having visited Corinth a second time.
2Co. 2:14-7:4. This is a parenthesis. The apostle presents his ministry in several characteristics of it.
2Co. 7:5-16. Here the apostle resumes and pursues the point from which he had departed at chapter 2:13. He expresses his joy in the Corinthians, and in the grace that was in them.
2 Cor. 8, 9. This is quite incidental.
2 Cor. 10 – 13. The great and leading purpose of the epistle occupies these chapters. The apostle contemplates the way of a certain injurious teacher who had acquired influence at Corinth, and he intimates the fruit of that influence; largely, also, exhibiting his own way as a teacher in contradiction of him who was then corrupting the saints.
This may be read as a general analysis of the epistle, I believe.
I might observe, that the apostle’s commendation of the Corinthians in chapter 7, previous to his large and fervent rebuke of them in chapters 10 – 13, may remind us of the way of the Spirit in His addresses to the seven churches in the Revelation; for in each of them there is a beginning with a commendation, and then (when called for) an enlarging in the way of rebuke and condemnation.

Cox, D. – Los Atributos de Dios Asignados a Jesús

 Los Atributos de Dios Asignados a Jesús
Por David Cox

_______________

Introducción

Una de las pruebas de que Jesucristo es divino, es deidad, que es Dios, es simplemente los atributos dados a Él, que solamente Dios puede recibir estos atributos de la Deidad.

Santo

Solamente Dios puede ser santo. El Señor Jesucristo es santo. (Hebreos 7:26; I Juan 3:5)

Omnipotente

Solamente Dios puede tener todo poder. Jesucristo tiene todo poder. (Mateo 28:18; Hebreos 1:3)

Omnipresente

Solamente Dios puede estar en todas partes al mismo tiempo. (Juan 3:13) Aún cuando estaba en cuerpo en la tierra, estaba también en el cielo.

Omnisciente

Solamente Dios puede saber todo. (Juan 2:24-25; Colosenses 2:2-3)

Biblias de Judíos Cristianos (Nombre Restaurados)

Biblias de Judíos Cristianos

(Temas en esta página)
Introducción
El Idioma actual de la Palabra de Dios
Traducciones de la Biblia de Nombre Restaurado
¿Qué ganan por cambiar todos los nombres a su forma hebrea?
La Conclusión.

Introducción

Hay un movimiento fuerte entre los que hacen nuevas versiones de la Biblia, y este movimiento es de personas que en una forma dicen que son cristianos, pero a la vez son judíos como del AT también. Las dos posiciones son opuestos y no se puede ser las dos a la misma vez. Los Judíos del AT no aceptaron a Jesucristo, ¡NI TAMPOCO LAS ENSEÑANZAS DE JESÚS NI SUS SEGUIDORES! Entonces de tratar de mantener esta posición es imposible.
¿Los verdaderos cristianos hoy en día están debajo la ley de Moisés o no? No. Pero estos esquivan este asunto, diciendo que sí pero no. O sea, no toman una posición clara sobre ello. Mientras quieren seguir la ley de Moisés como cualquier judío normal (para ser aceptado por ellos), también quieren decir que creen en Jesús como el Mesías (para ser aceptado por los cristianos).

El Idioma actual de la Palabra de Dios

Aunque tratan de insistir que el Nuevo Testamento fue originalmente escrito en hebreo (como creen muchos esto del Evangelio de San Mateo), usando el Peshita (Versión en Sirio), o tratando de inferir que hay evidencias de pensar hebreo, nada de esto es correcto. Fueron judios de la dispersión, en que les ganó su situación real sobre su idioma. Fueron conquistados por los romanos quienes impusieron los idiomas de latín y griego. Perdieron el talento de hablar el hebreo diario, y usaron griego. No hay evidencia que los judiós de donde vinieron Jesús, los apóstoles, y sus seguidores hablaron otro idioma aparte del griego. Su “lengua materna” era griego. Claro que siendo hebreos de descendencia, y muchos fueron fieles en ir a las sinagogas cada día sábado para oír la Palabra de Dios en el hebreo en los servicios, pero fue explicado a ellos en griego, no hebreo, porque el hebreo estaba en un proceso de perderse como idioma de usar diario.

Tenemos que aclarar que si fueron judíos las personas del NT, entonces será natural que en la forma de griego que ellos hablaban, entraría sintasis y vocabulario hebreo, ¡AUNQUE NO FUERON FLUENTES EN EL HEBREO! La presencia de estos elementos no da evidencia que hablaban fluentemente el hebreo. Era un idioma muriendo rápidamente. Los rabis superion este idioma en todo caso probable. Pero sin hablarlo diariamente, y sin vivir en un contexto de uso constante, es dudable que aun ellos dominaron el hebreo. Recordamos que en aquellos tiempos, mucha de la “educación” era dada por tradicción o forma verbal, y sin personas expertas en el hebreo, y sin constante uso en la vida diaria, es dudable que el pueblo a que Jesús y sus apóstoles predicaba pudiera entender un sermón complete en hebreo. Si esto era la razón de las sinagogas (porque el pueblo no entendía el mensaje de Dios en hebreo por falta de entender el hebreo, y los rabis trataron de enseñar hebreo a las masas) entonces es poco probable que Jesús predicó en hebreo. Es totalmente adentro de esta vista, que pudiera haber sido unos judíos que dominaban el hebreo mejor que las masas, por ejemplo Mateo. Su forma de pensar pudiera sido más como los rabis, y por esto, su forma de escribir demuestra una forma de pensar en hebreo. Pero un ejemplo de un discípulo de Jesús no es suficiente para extenderlo a todo el NT.

El arameo es una forma de hebreo, o sea, de la misma familia, pero en más uso que el hebreo del AT. Pero tenemos que insistir que el griego era el idioma de Jesús, sus seguidores, y de las masas que escucharon a Jesús. La razón por esto es que la evidencia de la Biblia es que todo el NT es en griego. La presencia de palabras en hebreo o arameo es muy escasa a nada casi. Si el idioma original del NT era hebreo o arameo, entonces será más presencia extensiva de sintasis, vocabulario, y “hebreasmos” (formas de decir las cosas como lo dicen en hebreo), pero estos elementos son muy, muy escasos por todo el NT. Casi la mayoría de ellos (aun allí pocos) están en Mateo. Mateo pudiera haber dominado el hebreo y pensaba en hebreo aun cuando hablaba griego. La falta de manuscritos de la era en hebreo o arameo es muy, muy fuerte evidencia de que hablaron griego, no hebreo. No debemos cambiar la impresión histórico (que hablaban, predicaban, enseñaban, etc en griego) nada más por sí. Tiene que existir fuerte evidencia en abundancia para aun considerar otra posición. Esto es lógico, esto es la postura de que un buen estudiante de las Escrituras, y esto tiene que ser la verdad.

Traducciones de la Biblia de Nombre Restaurado

Los manuscritos del NT que han llegado a nosotros (unos 5,000-6,000) son todos en griego. Si fuera originalmente en hebreo, entonces ¿Dónde están estos ejemplares?
Este movimiento igualmente quiere insistir que nuestras Biblias deben llevar los nombres hebreos en lugar del griego. Por ejemplo, niegan que es correcto de tener el nombre griego de “Jesús” en una Biblia hoy en día. Insistir que biblicamente debe ser “Josue” (nombre hebreo de Jesús). La pregunta de nuevo es entonces, ¿Por qué TODOS los manuscritos del NT tienen los nombres en griego? Si pretenden de decir que fue por error, la evidencia de manuscritos indica el opuesto. Su presunción no tiene base ni lógica.

Además quieren usar una forma hebrea de los nombres que es pedantico. Por eso, quiero decir que es difícil de pronunciar (si uno no es hebreo). Para Jesús, dicen que debemos tener su nombre “Yeshua”.

¿Qué ganan por cambiar todos los nombres a su forma hebrea?

Satanás quiere tropezar a los cristianos en cualquier forma que se puede. Una de estas formas es de crear una situación en que elementos históricos del cristianismo, como los nombres que siempre usamos en nuestras Biblias, “¡HA SIDO EQUIVOCADO DESDE EL PRINCIPIO!” La idea aquí es que se inquieta al cristiano novato o inestable, y una vez que logra esto, se puede destruir otros elementos que “SIEMPRE HEMOS ACEPTADO LAS COSAS ASÍ”. O sea, ganando este punto, se puede decir que también era equivocación de creer que Jesús fue nacido de una virgin, o aun que Jesús es Dios.

La Conclusión.

El estudiante de Escritura sabio no va a caer en esta trampa. Nuestra conclusión tiene que si la evidencia actual a la mano es que TODOS los manuscritos del NT de los primeros siglos existen en griego, entonces era porque la mayoría de las personas a las cuales Dios dio estas Escrituras hablaban mejor el griego que otros idiomas.

Cox, D. – Honores solamente para Dios dados a Jesús

Honores solamente para Dios dados a Jesús
Por Pastor David Cox

______________________

Hay honores dados a Jesucristo que pertenecen solamente a Dios.

Honor (exaltación porque es Dios)

Debe recibir la misma honra que el Padre. (Juan 5:22-23)

Jesús enseñó que la devoción a Él es antes de cualquier relación humana Mateo 10:37; Lucas 14:26

Adoración

Recibe la adoración que solamente merece Dios. (Mato 4:10; 14:33; Lucas 24:52; Mateo 4:19; 11:28; Juan 3:36)

Otros importantes personas rechazaron la adoración por sí, no siendo Dios.

  1. Los Apóstoles rechazaron ser adorados (Hechos 14:11-15)
  2. Pedro rechazó ser adorado (Hechos 10:25-26).
  3. Los ángeles rechazaron se adorados (Apocalipsis 19:10; 22:8,9).
  4. Cristo mandó a los hombres a adorar solamente a Dios (Mateo 4:8-10).
  5. Los hombres son castigados por aceptar lo que solamente a Dios pertenece (Hechos 12:21-33).
Jesucristo recibió y mandó adoración a sí mismo.

  1. Cristo aceptó y estimuló tal adoración Mateo 14:31-33;  15:25-28; Mateo 28:9-10; 16-18; Juan 9:35-39
  1. Cristo demandó esa adoración. Juan 5:23
  1. El Padre ordena esa adoración de Cristo Hebreos 1:6
  1. Cristo será efectivamente adorado por las huestes celestiales. Ver Apocalipsis 5:8
  1. Esta adoración a Cristo finalmente llegará a ser universal.

Filipenses 2:10-11 (Algún día todos los hombres doblarán sus rodillas ante Cristo).

Recibió oraciones a Él mismo como Dios

Una de las capacidades que solamente Dios tiene, es la capacidad y lugar de recibir las oraciones y peticiones de los seres humanos y contestarlas. Jesús se identifica como Dios en recibir estas oraciones.

  • Juan 14:14
  • Hechos 7:59
  • 2 Corintios 12:7-9

¿Quién tiene ángeles? Dios

Mateo 13.41; 16:27 y 24:31. Estos pasajes hablan de los ángeles de Cristo. ¿A quién pertenecen los ángeles?

Cristo tiene autoridad sobre …

Cristo tiene absoluta autoridad sobre las instituciones y las leyes de Dios.

1.      La ley de Moisés (Mateo 5:31-34; 38-39)

2.      El templo (Mateo 12:6). Recuerde que todo judío sabía que el modelo y los planos del templo habían sido dados por Jehová Mismo.

3.      El sábado (Mateo 12:8—Cristo es “Señor del día de reposo”). Todos los judíos sabían que el sábado fue instituido por Dios (Génesis capítulo 2).

4.      El Reino (Mateo 16:19).

Bellett, J.G. – Babilonia

STEM Publishing: J. G. Bellett: Babylon.
Babylon.
Rev. 17, 18.
from Musings on Scripture, Volume 1.
J. G. Bellett.
“Sanctify them through Thy truth: Thy word is truth.” This is a saying much to be remembered. It teaches us that we are not to make ourselves the judges of what sanctification or holiness is; Gods’ word is to determine this, because holiness is that character or mind which is formed by God’s word or truth.
We are apt to think that our own moral sense of things is the rule of holiness. But the word of God claims to be such a rule: “Sanctify them through Thy truth: Thy word is truth” (Joh. 17:17). An act may be unholy, though done with a good conscience, because “the truth,” and not the conscience, is the rule of holiness.
If that rule were applied to many a thing which the moral sense or the religious sense of man approves, how it would change its character! And the Lord cannot change His standard of holiness, though He may be infinitely gracious to the shortcomings of His saints.
Those other words, “For their sakes I sanctify my. self, that they also might be sanctified through the truth,” which stand in connection, have their own force and value also. Thus, in the whole of His utterance in John 17, the Lord strongly takes a place apart from the world, and puts His saints in the like place, praying that they may be kept there. In this sense, I believe, He speaks of sanctifying Himself. Through all this church-age He is apart from the world and the earth; and sanctification depends on our communion with Him in that separated place. “The truth,” testifying as it does of Him, links us with Him in that place; and sanctification is thus “through the truth,” leading us to fellowship with an unworldly Jesus.
We may see instances of such sanctification from the beginning.
When the ground was cursed for man’s sake, holiness was separation from it, as in the persons of the antediluvian saints; uncleanness was cleaving to it, as did the family of Cain.
When the earth again corrupted itself, and God judged it by the scattering of the nations, holiness was separation from it, as in Abraham; and apostasy was a clinging to it in spite of judgment; as Nimrod did.
When Canaan was judged, Achan’s sin savoured of the apostate mind; but Israel became a holy people by separating from it, and from all people of the earth, by the ordinances of God and the sword of Joshua.
But Israel revolts. The circumcision becomes uncircumcision, and with them all on the face of the earth or in the world becomes defiled, and holiness is separation from it in companionship with a rejected and heavenly Christ.
The whole system, the world, is the judged or cursed thing now. It is the Jericho. While the camp lingers in the wilderness, we may be at charges or in labours on a mission to draw out the Rahabs; but we cannot seek the improvement of Jericho, or display the resources and capabilities of the world. The world, as including other thoughts, is also any moral or religious system or undertaking which does not act in company with a rejected and heavenly Christ. Such doings would be unholy, not according to “the truth,” however morally conducted or benevolently intentioned.
To glory without going on to “perfection” in a crucified Christ will not, if alone, be the “perfection” in this age; there must be companionship with a rejected Christ also. Babylon, I believe, the mystic Babylon of the Revelation, may be brought to boast in a crucified Christ, and be Babylon still. For what is it as delineated by the Spirit? Is it not a thing worldly in character, as well as abominable and idolatrous in doctrine and practice? Revelation 18 gives us a sight of Babylon in its worldliness, as, Rev. 17 more in its idolatries. Babylon of old, as in the land of Chaldea, was full of idols, and guilty of the blood or of the sorrows of the righteous. But it had also this mark: it displayed greatness in the world in the time of Jerusalem’s depression. So with the mystic Babylon. She has her abominations in the midst of her, and the blood of the martyrs of Jesus stains her; but still more fully is she disclosed as great and splendid and joyous in the earth during the age of Christ’s rejection. She is important in the world in that day when the judgment of God is preparing for the world; she can glorify herself and live deliciously in a defiled place.
It is not that she outwardly ignores the cross of Christ. She is not heathen. She may publish Christ crucified, but she refuses to know Christ rejected. She does not continue with Him in His temptations, nor consider the poor and needy Jesus (Luke 22; Psalm 40). The kings of the earth and the merchants of the earth are her friends, and the inhabitants of the earth are her subjects.
Is not, then, the rejection of Christ the thing she practically scorns? Surely it is. And again, I say, the prevailing thought of the Spirit about her is this — she is that which is exalted in the world while God’s Witness is depressed, and in defiance of that depression, for she knows of it. Babylon of old well knew of the desolation of Jerusalem; Christendom externally knows and publishes the cross of Jesus.
Babylon of old was very bold in her defiance of the grief of Zion. She made the captives of Zion to contribute to her greatness and her enjoyments. Nebuchadnezzar had done this with the captive youths, and Belshazzar with the captive vessels.
This was Babylon, and in spirit this is Christendom. Christendom is the thing which glorifies herself and lives deliciously in the earth, trading in all that is desirable and costly in the world’s esteem, in the very face of the sorrow and rejection of that which is God’s. Christendom practically forgets Christ rejected on the earth.
The, Medo-Persian power is another creature. He removes Babylon, but exalts himself Dan. 6). And this is the action of “the beast” and his ten kings. The woman, mystically Babylon, is removed by the ten kings; but then they give their power to the beast, who exalts himself above all that is called God or that is worshipped, as Darius the Mede did.
This is the closing crowning feature in the picture of the world’s apostasy. But we have not reached it yet. Our conflict is with Babylon and not with the Mede, with that which lives deliciously and in honour during the age of Jerusalem’s ruins (i. e., of the rejection of Christ).