Darby La Persencia del Espíritu Santo en la Iglesia

Darby La Persencia del Espíritu Santo en la Iglesia es Una carta a los santos de Londres sobre la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia.

Por J. N. Darby.

PREFACIO

Al corregir este tratado para una tercera edición, no he entrado en la distinción que debe hacerse entre el cuerpo de Cristo y la habitación del Espíritu, en el sentido de que uno se compone de miembros vivos unidos a la Cabeza, el otro construido (ver 1Co 3:1-23) por medio de hombres responsables en la tierra:lo he tratado en otra parte. Es un punto práctico importante en conexión con el estado actual de la Iglesia de Dios, pero no afecta los grandes principios fundamentales que gobiernan toda la investigación, como aquí se persigue. He corregido los pasajes en los que puede haber tanta confusión entre los dos como para llevar a una oscuridad práctica de la mente sobre el tema.

La importancia de la cuestión de la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia en la tierra, hará que nos sea provechoso investigarlo.


cp80 ¡No te Deprimas! ¡Anímate! es un folleto por Pastor David Cox que explica como Satanás usa la depresión para pararnos de hacer lo que debemos estar haciendo y como animarte. Define ¿Qué es la depresión? | ¿Qué causa la depresión? | ¿Cómo puedes animarte? | Cómo tratar con las Angustias | La Comunidad de Fe en su Ministerio de Animar | ¿Estás cansado de la Vida?
PDF: cp80 ¡No te Deprimas! ¡Anímate!

Es una gran cuestión de principios con respecto a la posición y el andar de los santos que ha surgido dondequiera que haya existido ese testimonio de Dios especialmente comprometido, como creo, a aquellos comúnmente llamados los hermanos. Es una cuestión de gran importancia, un principio al que se resiste tanto en el extranjero como en Inglaterra; y cuya resistencia siempre está relacionada con el establecimiento, de una forma u otra, de un clero bajo el título de ministerio. Todo lo que intentaré aquí es aclarar el principio. Creo plenamente que hay una cuestión tan real de la verdad de Dios como en los días de Lutero:no digo una cuestión tan importante; porque en la época de Lutero la cuestión era la base de la salvación individual, la base de nuestra posición ante Dios.

Considerando que la cuestión ahora en cuestión es la posición y la posición de la Iglesia, de los santos reunidos cuando son salvos. Pero nadie pensará que esta es una pregunta trivial. Está estrechamente relacionado con la gloria de Cristo y la doctrina del Espíritu Santo. La cuestión en la época de Lutero era el valor y la eficacia de la obra de Cristo; o, en otras palabras, justificación por la fe. Supuso que lo que existía era la Iglesia. La cuestión ahora es la presencia y el poder del Espíritu Santo como formando y encarnando a la Iglesia en unidad.

Evidentemente, esto es importante. Ha sido acompañada entre los hermanos con el avivamiento, a mi juicio, de la clara doctrina de la justificación por la fe, que estaba muy enterrada bajo doctrinas colaterales, como la regeneración y sus pruebas, que realmente había tomado el lugar de la justificación por la fe; de modo que, en general, la seguridad de la salvación era escasa y se consideraba un asunto de logro espiritual.

Además, hay verdades para las que Dios recuerda que los santos son importantes en tal o cual momento, que conducen a bendiciones especiales y necesarias, o que guardan relación con males o peligros peculiares, y contra las cuales, por lo tanto, la malicia del enemigo será particularmente dirigido, oponerse o socavarlos. Creo que así es la doctrina de la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia en este momento. La unidad del cuerpo como esposa de Cristo, separada del mal, está íntimamente relacionada, sí, identificada con esta gran doctrina, que se basa en la exaltación de Cristo como Hijo del hombre a la diestra de Dios, en testimonio de la plenitud integridad de su obra y su infinito favor con Dios.

Y de ahí su conexión con la plena y gratuita seguridad de la salvación en el alma y el gozo de la adopción por el Espíritu Santo. Nadie enseñado por Dios podría subestimar a sabiendas tal doctrina; y creo especialmente que nadie enseñó especialmente de Dios ahora, «hombres que entienden los tiempos», sino que, por el contrario, sentirá su peculiar importancia vital, como ministrado por Dios en la Iglesia para salvar almas, y la Iglesia misma de los delirios actuales del día.

Ésta es la pregunta que tenemos ante nosotros.

Hay tres grandes puntos relacionados con la doctrina de Cristo, o posiciones en las que puede ser visto:un Cristo crucificado, cumpliendo la obra de redención, en virtud de la cual, como se testifica en la resurrección, la justificación es la porción del creyente; un Cristo exaltado, en cuyo nombre y por cuyo envío el Espíritu Santo el Consolador ha descendido a la tierra y habita en la Iglesia; y Cristo regresando de nuevo en persona. Ahora bien, el primero de ellos, a saber, la justificación por la fe, fue predicado por Lutero, y las almas fueron liberadas, y muchos pueblos fueron liberados del peso del papado.

Pero el Espíritu Santo enviado aquí, aunque enseñado en cierta medida como una verdad, no formaba parte de lo que caracterizaba a la Iglesia; y por lo tanto cayó bajo el poder del magistrado, cuando fue liberado por el Papa. La doctrina de la segunda venida del Señor cayó en manos de verdaderos fanáticos, que habrían establecido lo que llamaron la quinta monarquía a espada; y en Alemania lo intentó, y mantuvo una ciudad que llamaron su Sión durante algún tiempo bajo Munzer.

Lo que caracterizó el ministerio y el testimonio de los llamados hermanos, por débiles y débiles que fueran, fue (con el acompañamiento reavivamiento de seguridad por la fe en el simple testimonio de la redención) la manifestación y el andar en la fe de las dos últimas doctrinas:a saber, el Espíritu Santo en la Iglesia, y la venida de nuevo en la Persona del Señor Jesucristo.

Y este ministerio fue bendecido tanto al reunir a muchos en una posición sencilla como al extender la feliz influencia de estas verdades entre muchos que no estaban reunidos. Con esto se conectaba la unidad de la Iglesia como el cuerpo de Cristo por el Espíritu Santo enviado del cielo, y que, separada del mundo, como esposa del Cordero.

Una comparación de lo que era la Iglesia al principio cuando estaba llena del Espíritu los llevó a la sensación de nuestro actual estado arruinado, y a buscar con fervorosa devoción una mayor conformidad con su camino temprano, y que nada debería poseer que no fuera del Santo. Espíritu. Y esperaron al Hijo de Dios desde el cielo. Si la presencia del Espíritu les dio la conciencia de ser la esposa, también les hizo desear fervientemente la venida del Esposo y el gozo de ese día en que Cristo vendría y los recibiría para sí mismo, y tomaría el reino y la gloria.

Entraron en espíritu, en su pequeña medida, en esa palabra:»El Espíritu y la esposa dicen:Ven»; y fueron felices y bendecidos. ¿Y dónde, amados hermanos, permítanme preguntarles con el apóstol, esa bienaventuranza de la que habláis? ¿Sufrió tantas cosas en vano, o por un error, si es que fue en vano? ¿Comenzó en el Espíritu, o fue todo un engaño de su imaginación que mentes más sabias han descubierto, y que se alegra de renunciar decentemente y terminar en la carne?

Ahora bien, la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia era (con la espera de la venida de Cristo), la gran doctrina sobre la que se fundaba todo el testimonio de los llamados hermanos. Y esto es de lo que se busca privarte. No nos engañemos a nosotros mismos; esto es lo que está en cuestión. Pronto se verá en todas partes, salvo que esta verdad misma se olvide en cualquier lugar. Puede vestirse en términos que parezcan no negarlo, porque eso alarmaría, en términos adecuados, ¡ay! al fracaso del poder espiritual, y por lo tanto del discernimiento, que se puede encontrar entre nosotros.

Puede comenzar en la práctica en un lugar y declararse doctrinalmente en otro. Puede cambiar su forma donde se detecta y se testifica contra él. Pero la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia, y Su presencia como el poder de la unidad del cuerpo de Cristo, es lo que está en cuestión.

Me atrevo a decir que puede que no sea admitido:pero si alguien viene a robarme mi tesoro, no me diga que lo es, ni que lo admita, no puede satisfacerme.

Pero esto, tal vez, se dirá, no es su intención. Admito que pueden ser ignorantes de la verdad misma y, por lo tanto, de la pérdida de ella y, por lo tanto, no ser conscientes del daño que están haciendo. Pero, si uno está empujando el barco a los bajíos, y es mentalmente inocente, porque no los conoce, eso no me contentará como pasajero si los conozco, no, ni siquiera si sospecho de ellos. ¿Pero se niega? ¿No es admitido?

Se ha enseñado claramente que la acción del Espíritu Santo en el cuerpo está en los miembros, la presencia del Espíritu Santo prácticamente fue por los maestros. Ahora, debido a que hay verdad en esto, y que el Espíritu Santo actúa por medio de los maestros, el negar tal doctrina se trata como si estuviera negando la acción del Espíritu Santo en el maestro y, en una palabra, negando el ministerio. Pero no es tal cosa.

Lo que se afirma es la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia misma en la tierra. Sin duda, cuando está allí, actúa, entre otras cosas, por maestros, etc.; pero está presente en la Iglesia. Y cualquiera puede ver eso, asumiendo Su obrar en los maestros y negando Su morada en toda la asamblea o Iglesia como tal; o negar que actúe correctamente en forma de don en cualquiera, pero esa gracia simplemente santifica el talento natural y la educación; y que no hay morada en todo el cuerpo, a diferencia de los miembros (estos maestros son los miembros que deben actuar), es arrojar todo el asunto en manos de ciertas personas que tienen un talento más natural con exclusión del cuerpo.

Es la reconstitución de un clero que forma la Iglesia, y que debe juzgar las calificaciones de otros a quienes admitan en sus filas:porque esto también se exige. Es solo el clero nuevamente. Reconozco que Dios forma el recipiente individualmente para el servicio y también le da un don cuando miro al individuo.

No tengo ninguna duda de que el bendito apóstol Pablo era un hombre de carácter natural sumamente extraordinario. Pero esta verdad, que encuentro en las Escrituras, no me hace negar que el Espíritu Santo habita en la Iglesia.
Pero primero presentaré la idea ante las mentes de los hermanos, de que por medio de ella puedan, por medio de la gracia, juzgar las declaraciones mediante las cuales se reduce y destruye, y lo que están perdiendo para sus almas si estas declaraciones son escuchados.

Recordemos la pregunta:la brote del Espíritu Santo en la Iglesia como tal. Para no tergiversar la doctrina que combate, tomen en cuenta: «Una morada del Espíritu Santo en la Iglesia, aparte y distinta de los miembros, es lo que confieso mi incapacidad de recibir». Una vez más, «Pero por la forma en que he escuchado a algunos hablar de la Persona del Espíritu Santo en el individuo, y distinta de esta la Persona del Espíritu Santo en la Iglesia, el pensamiento ha surgido en mi mente, que casi temores de expresar, ¿Creen en dos Espíritus Santos? »

Nuevamente, «Veo estas preciosas promesas de la permanencia y presencia del Espíritu durante la ausencia de nuestro Señor, en Juan 14:1-31, Juan 15:1-27, Juan 16:1-33, pero seguramente no habitarán aquí, ni a través de la Hechos de los Apóstoles, distintos del creyente individual «. Entonces tenemos claramente ante nosotros la pregunta.

Se niega que estas dos cosas sean claramente ciertas:el Espíritu Santo en el individuo y el Espíritu Santo en la Iglesia. He encontrado este punto de vista totalmente confirmado por la declaración de que la bendición del cuerpo es la suma de la bendición de los miembros individuales. Mi punto de vista, comentado, es:»El Espíritu Santo habita y hace de uno el cuerpo de Cristo, y actúa por cada uno de los miembros de una manera u otra»; y «el Espíritu Santo obrando en los varios miembros vivos para el bien del cuerpo».

Paso ahora al punto principal:la morada de Dios con el hombre. Creo que esta es la bendición peculiar y especial del hombre, y el más alto honor que se le puede conferir, a menos que sea realmente suyo en la gloria con el Señor, cuando se añade algo más, a saber, ser como el Señor y con Él. Dios vino a caminar por el jardín, pero Adán, un pecador, no estaba allí para recibirlo.

Pero esta verdad profundamente importante se declara mucho más claramente en las Escrituras. La redención es la verdadera base de la morada de Dios con el hombre. No habitó con Adán; Ni siquiera vivió con Abraham; pero tan pronto como Israel fue sacado de Egipto y el Espíritu inspiró el cántico de triunfo, ¿cuál fue el pensamiento principal? «Él es mi Dios, y yo le prepararé una habitación».

Así que en la propia preparación de Dios:»En el lugar, oh Jehová, que hiciste para que habites, en el santuario, oh Jehová, que tus manos establecieron». Este pensamiento principal de lo que distinguió a Israel es claramente distinto de habitar o actuar en un individuo. Además, este es un pensamiento constante que distingue al pueblo de Dios. Así en Éxodo 29:45-46, «Y habitaré entre los hijos de Israel, y seré su Dios; y sabrán que yo soy el Señor su Dios, que los saqué de la tierra de Egipto, que Puedo habitar entre ellos; yo soy el Señor su Dios «.

Entonces, 2 Crónicas 6:1-2, «El Señor ha dicho que morará en la oscuridad, pero yo he edificado una casa de habitación para ti, y un lugar para tu habitación para siempre». Así que Exo 25:8; 1Re 6:13; Eze 43:7. Así que ciertamente con el mismo propósito, Deu 23:14. Pero es innecesario multiplicar pasajes. *
{* Es el testimonio final de triunfo y bendición; «El tabernáculo de Dios está con los hombres, y él morará con ellos, y serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos y será su Dios».

Podemos notar en todo esto que no tiene nada que ver con la vivienda de un individuo. Fue un pensamiento completamente distinto. La pregunta seria es, ¿estamos peor ahora en esto? Entonces también hubo operaciones del Espíritu Santo en el camino de la profecía y el testimonio, pero era una cosa distinta. Podemos esperar que esto se modifique de muchas maneras cuando el Espíritu Santo fue enviado del cielo; porque en Cristo, donde está nuestra adecuada aceptación, nos caracterizamos más bien como morando con Dios, en Su casa.

Aún así, el otro es cierto por el Espíritu Santo enviado. Lo que tenemos que preguntar es si en el Nuevo Testamento se habla de esta presencia de Dios en medio de su pueblo, y si se distingue de su presencia llena de gracia en el individuo. Si hubiera alguna modificación material del mismo, esto también puede reclamar nuestra atención. Sería difícil suponer que hubiera menos presencia real de Dios en medio de su pueblo ahora que bajo el Antiguo Testamento.

Es cierto que buscamos Su presencia en gloria; pero seguramente, mientras tanto, la doctrina principal, en cuanto a la condición real y existencia de la Iglesia, es la presencia del Espíritu Santo enviado desde el cielo, tan verdadera y realmente la presencia de Dios en medio de Su pueblo como la Shejiná de gloria. Si Dios estaba en Su santo templo entonces, Dios está en Su santo templo ahora – verdaderamente, aunque de otra manera:no meramente en individuos, la suma de cuya bendición individual es la bendición de la totalidad, sino en Su templo espiritual, el Iglesia del Dios vivo.

Y aquí quisiera comentar además, que Su presencia personal actuando en cualquier poder en la Iglesia está totalmente negada. Puede que no sea en palabras (esto debería pensar mucho menos; la fe de los santos simples podría encontrarlo de inmediato); pero está minado y de nosotros sin que nos demos cuenta. Es en vano gritar que no es justo imputarle a una persona lo que niega. ¿Han de ser despojados a los santos de su herencia y bendición, porque el que lo hace niega que lo está haciendo? Puede ser por ignorancia, pero es mucho más justo detectarlo que negarlo, si es así.

El hombre puede hablar por el Espíritu, * puede usarlo, puede actuar bajo Su influencia de gracia, pero Él, el Espíritu Santo, no actúa. Eso sería un impulso. Nadie pretende ser inspirado en el sentido de una nueva revelación, sino simplemente que el Espíritu Santo actúa dirigiendo, guiando, llenando y usando el vaso. Es decir, actúa por nosotros. Sin embargo, la distinción es totalmente antibíblica.

El Espíritu Santo hablando por un hombre, y un hombre hablando por; el Espíritu Santo, se utilizan como términos equivalentes; como Hechos 1:16; Hechos 6:10; Hechos 20:24; Hechos 21:4, Hechos 21:11; compárese con Hechos 11:28, Hechos 28:25; Mar 12:36; compárese con Mat 22:43. La diferencia de la expresión más claramente equivale al arminianismo ** más bajo en cuanto al Espíritu Santo. Es decir, el hombre actúa por él, pero el Espíritu Santo no actúa por el hombre. Y pido la atención de los hermanos a esto:simplemente no se trata de creer en la presencia personal y los actos del Espíritu Santo. Estoy satisfecho de que es una simple incredulidad en la presencia y los actos del Espíritu Santo.
{* En toda forma y forma se niega la acción del Espíritu Santo mismo.

Supongamos que una persona se cree guiada por el Espíritu de Dios para exhortar a sus hermanos (no digo nada ahora de don), esto se denuncia como «impulso». El hombre puede actuar por el Espíritu, pero este sería el Espíritu actuando por el hombre, y esto no puede ser. El Espíritu Santo no pudo llevar a nadie a hablar, porque está bastante claro que esto sería un impulso. ¿Y quién va a hablar? Personas de competencia probada. ¿Y cómo se van a probar, si no va a haber una apertura para su acción? Pero la respuesta está lista, enviada por los líderes de las principales reuniones para probar suerte en el país, y estos líderes son exclusivamente «los otros» que deben juzgar; 1Co 14:29. Este es el plan declarado en algunos lugares.

ería mucho más honesto caer abiertamente en el antiguo plan disidente, porque no es más que volver a establecerlo, y no dudo que haya hombres de Dios allí. Pero mi respuesta es, creo en el Espíritu Santo, no meramente como santificador de personas competentes, sino actuando como una Persona viva en la Iglesia de Dios, y Dios presente en la Iglesia a través del Espíritu.

Sería bueno agregar aquí, lo que quizás parezca increíble, que la explicación autorizada en Plymouth de este asunto, al comentar el tratado del Sr. – y la expresión «encontrarse con el Espíritu Santo», es que van al encuentro de Dios. y no al Espíritu Santo, y vamos al encuentro del Espíritu Santo y no de Dios. Esta acusación contra los hermanos, por falsa que sea, es suficiente, así como la declaración que hacen sobre sí mismos, para mostrar su punto de vista sobre el tema, si se puede llamar punto de vista. Cualquier comentario al respecto aquí me llevaría demasiado lejos.}

{** Consulte las páginas 20-23 de «Algunos pensamientos»}.

Y ahora a las declaraciones del Nuevo Testamento sobre el tema. Que la presencia del Consolador es la verdad distintiva de esta dispensación, fundada en la obra de Cristo, no debería estar obligado a insistir. Baste decir que es en el hecho de esta presencia que el Señor fundamenta la ventaja de su partida. «Si no me voy, el Consolador no vendrá a ustedes; pero si me voy, se lo enviaré». Y toda la bendición, la comunión y el testimonio (salvo el testimonio personal de los discípulos de que vivían con Él, y eso fue al traerlos a todos a su memoria), se basa en la presencia, la presencia personal, de este otro Consolador.

Evidentemente, esto es de la última importancia. Aquí es bueno comentar sobre la fuerza de esta palabra ‘Consolador’. Él era Uno que, estando aquí abajo, iba a tomar el lugar de Jesús cuando se fuera; y debía asumir y continuar la causa de los discípulos como lo había hecho Cristo, solo que de una manera más poderosa debido a la obra y exaltación de Cristo. Es la misma palabra que se dice de Cristo:»Abogado tenemos para con el Padre», uno que está encargado y mantiene nuestra causa.

Esto el Espíritu Santo debía hacer y guiar, consolar, sostener y dirigir a los discípulos como lo había hecho Jesús, con la diferencia notada. Y además, no debía dejarlos como lo había hecho Cristo; Debía permanecer con ellos para siempre. Este nombre de Uno que descendió para tomar el lugar de Cristo, y que permanece para siempre, es de todo momento en este caso; porque el Espíritu Santo, venido como Paráclito en lugar de Cristo, iba a estar entre ellos como Cristo.

Cristo había actuado entre ellos, y para ellos, y también por ellos, no solo por Él; aunque, sin duda, lo que hicieron cuando fueron enviados fue por Su poder, como en Su nombre. Ahora, iban a tener otro Paráclito, que estaría entre ellos en Su lugar (aunque glorificándolo), y actuaría entre y para y por ellos; y guiarlos, guiarlos, corregirlos, dirigirlos, sostenerlos y estar con ellos para siempre. Esto no era solo y cualidades naturales santificadas por la gracia, y el hombre actuando por el Espíritu; era una Persona divina viviente actuando para ellos y por ellos.

Que, estando apesadumbrado (y además por los soberanos consejos de Dios), gran parte de aquello en lo que Él mostró Su poder está perdido, es verdad; pero decir, porque el hombre ha abusado de esta gracia, y la debilidad ha seguido, porque Dios no ha honrado a los que no lo honraron, o porque la carne ha abusado de la doctrina, que Él no habita entre nosotros, es simplemente ese tipo de la incredulidad odiosa a Dios, que en las Escrituras se llama «tentar a Dios». El lugar se llamaba Masá y Meriba, «porque allí tentaron a Dios, diciendo:¿Está el Señor entre nosotros o no?» Y aquí comentaré sobre el «con nosotros» y «en nosotros». La distinción es perfectamente bíblica. El Señor dijo (Juan 14:25):»Estas cosas os he dicho estando todavía presente con vosotros», la frase exacta en griego que se usa con respecto al Espíritu Santo, traducida:»Él mora con vosotros».

Cristo estaba todavía morando con ellos, pero otro Consolador vendría a quien ellos conocerían (aunque el mundo no lo haría, porque no lo vio) porque Él moraba con ellos; y luego añade, en cuanto a la manera (que no fue así cuando Jesús vino en carne) una cosa nueva, y por lo tanto, puso en tiempo futuro:»Él estará en vosotros». Este nuevo Paráclito debía ser así su Consejero, Guía, Ordenador (como lo había sido Jesús), administrar su causa y asuntos como habitando con ellos. Por eso vemos la importancia de distinguir esta presencia viva y acción de un Consolador de un hombre que usa sus talentos de una manera santificada por gracia.

Pero, además, esto se manifiesta plenamente en las Escrituras como algo distinto de estar en miembros individuales. Se habla de ambos; pero se habla de ellos con diferentes propósitos en las Escrituras. «¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y no sois vuestro?» etc. (1 Corintios 6:19). En consecuencia, aquí se aplica a la santificación personal. «¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno contamina el templo de Dios, Dios lo destruirá; porque el templo de Dios es santo, el cual vosotros sois», 1 Cor 3:16-17.

Aquí está claramente la Iglesia de Dios, el edificio de Dios que algunos podrían corromper con doctrinas falsas. Eran el edificio de Dios. Entonces, el Espíritu de Dios distingue claramente la morada en el individuo y la morada en el cuerpo. Y este es el mismo pensamiento y está tan relacionado con la idea de la presencia de Dios en Israel, que en 2 Corintios 6:16 se introduce claramente. «Porque vosotros sois templo del Dios viviente; como Dios ha dicho:Habitaré y andaré en ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo». Y ahora preguntaría:¿Qué degradación hay en la bendita doctrina de que Dios habita en Su santo templo? Quizás podríamos decir (si no fuera por esa preciosa sangre de Cristo que nos ha limpiado) que era una idea degradante que el Espíritu Santo morara en nuestros pobres y miserables cuerpos como su templo. Pero Su testimonio es del valor de esa sangre preciosa para limpiarnos, de modo que Su presencia en el creyente es un testimonio glorioso del infinito valor de la obra de Cristo, y Su presencia a la diestra de Dios el Padre.

Pero Su presencia en la Iglesia como Su templo, aunque sin duda se basa en la misma gran verdad, al menos se comprende más fácilmente. Porque, cuando pienso en la Iglesia, no pienso en la carne, sino solo en el pueblo redimido de Dios en la tierra. Aquí, dice mi alma fácilmente, el Espíritu Santo puede morar. Pertenece a Cristo, a quien el Espíritu glorifica. Ambos, como hemos visto, son verdaderos y claramente verdaderos; pero cuando pienso en un hombre, pienso fácilmente en lo que es en su enfermedad; y (aunque estaría mal) fácilmente podría ser inducido a decir:¿Puede el Espíritu Santo habitar en criaturas tan pobres y viles? Pero cuando pienso en la Iglesia, no pienso en el primer estado de Adán. Pienso en el fruto de la redención de Cristo. Aquí, dice mi corazón, debería estar el Espíritu Santo.

Pero habiendo visto que la Escritura habla de ambos claramente (es decir, que nuestros cuerpos son los templos del Espíritu Santo y que la Iglesia también lo es), citaría algunos pasajes que hablan tanto de uno como del otro, que podemos ver que ambos se enseñan completamente en la palabra. Leemos (Juan 4:1-54), «El agua que yo le daré será en él un pozo de agua que brota para vida eterna». Juan 7:1-53, «De su interior correrán ríos de agua viva; y esto dijo del Espíritu, el cual recibirían los que creen en él». Estos son evidentemente personales e individuales. Y esta presencia del Espíritu Santo está relacionada con la vida, el gozo, el sellamiento de nuestras personas y la certeza de la salvación (y eso, conocido en nuestro propio corazón), y la fuerza para resistir la tentación, y frutos contra los cuales no hay ley. «El que nos declara juntamente con vosotros en Cristo, y nos ungió, es Dios, el cual también nos selló y nos dio la ganancia está del Espíritu en nuestros corazones «. De modo que sepamos que» todas las promesas de Dios están en él, sí, y en él amén, para gloria de Dios por nosotros «. Somos» fortalecidos con poder por su Espíritu en el hombre interior, para que Cristo habite en nuestros corazones por la fe. «Aquí Él está actuando en, y sobre, y en testimonio con el individuo como él mismo vivo unido a Cristo. Pero hay otra verdad además. Dios ha de estar en Su templo. ¿Qué es un templo sin Dios? Allí estaba Israel donde Dios habitaba, y un templo construido con manos, donde Dios se concedió de cierta manera morar. Entonces Cristo era el verdadero templo, como sabemos, cuando estuvo aquí; como tomó el lugar de Israel como la vid verdadera. ¿No hay ninguna ahora?

¿O es solo el pobre santo débil individual que es así? No. Dios ha derribado la pared intermedia de separación, y a través de la obra gloriosa aunque aparentemente degradante de Cristo ha hecho a ambos uno, haciendo la paz y reconciliando a judíos y gentiles en un solo cuerpo con Dios por la cruz, y los ha edificado juntos para ser su morada por medio del Espíritu (Efesios 2:1-22). En una palabra, la Iglesia de Dios (no vista como individuos, sino, por el contrario, reunida en una por esta obra gloriosa de Cristo), es la habitación de Dios a través del Espíritu. Entonces, cuando el apóstol extrae la consecuencia, hay un cuerpo y un Espíritu.

Y es contra esta bendita verdad que ahora se dirige todo el esfuerzo del enemigo:un cuerpo formado en uno, por la cruz de Cristo derribando la pared intermedia de separación, y la presencia del Espíritu Santo sobre la tierra como consecuencia de la exaltación. de la Cabeza, para que haya un solo cuerpo y un solo Espíritu, y una habitación de Dios en la tierra:Dios exaltó a Cristo sobre todo principado y potestad, y le dio por Cabeza sobre todas las cosas a la Iglesia.
La misma doctrina se enseña en 1 Cor 12:1-31, 1 Cor 14:1-40 como en Efesios. Ahora bien, se admite plenamente que el Espíritu Santo actúa en los miembros del cuerpo. Además, esta acción del Espíritu Santo en los miembros es un don apropiado, como cualquiera que lea 1 Corintios 12:1-31 puede ver fácilmente:pero, aunque actúa en los miembros, Su morada está en la Iglesia o en toda la asamblea.

Bien podríamos decir, en lo que respecta a mi alma, porque actúa con vivacidad y pone en movimiento a mis miembros, que fue solo como morando en los miembros que lo hizo, como sostener que la morada del Espíritu Santo en la Iglesia fue solo individualmente en los miembros:porque «así es Cristo». Porque ciertamente el Espíritu Santo es mucho más, como el otro Consolador, una Persona viviente independiente y un agente que distribuye solidariamente a cada uno como Él quiere, que mi alma débil en mi cuerpo; ¿y en cuál de los miembros estaba actuando cuando tembló el lugar donde estaban reunidos? Y por eso, estoy convencido, es que uno puede hacerse partícipe del Espíritu Santo, como en Hebreos 6, y sin embargo perderse.

Considerado como el sello individual y las arras, por el cual, después de creer, somos sellados para el día de la redención, eso no puede ser:pero como morando en el poder, de acuerdo con el principio de esta dispensación en la Iglesia, se supone que podemos participar de ella, no como el poder y el sello de la unión viva (en ese caso produciría frutos dignos de Aquel por quien fue vestida), sino actuando en ministerio y energía divinos en medio de la Iglesia como una Persona que mora allí :Dios haciéndolo Su habitación por el Espíritu, para que uno pudiera mentirle; porque al mentir al Espíritu Santo, le habían mentido a Dios. Entonces el extraño se postró y confesó que Dios estaba en ellos de verdad:no solo en el individuo que hablaba, sino en la asamblea, como se le mintió al no trabajar en un miembro:ÉL ESTABA ALLÍ.

Podría haber personas, sabemos que hubo, que eran falsos hermanos, en quienes Él no moraba como un sello o prenda en absoluto; pero estaba en la Iglesia. Es la presencia del Espíritu Santo, como enviado, lo que constituye y es el poder de la unidad del cuerpo. La gracia que actúa en los miembros puede ayudar a mantener esto en el vínculo de la paz; pero la gran y bendita verdad doctrinal que tenemos en Efesios, 1 Corintios y en otros lugares, es que el Espíritu Santo, el otro Consolador enviado desde el cielo, es el poder constituyente de la unidad del cuerpo.

Ninguna gracia en los miembros, ni la santificación de los talentos naturales, salvo que prácticamente la mantenga, tiene algo que ver con esto. Están en estos individuos como antes. El otro carácter de su presencia es hacer de la asamblea exterior en la tierra la habitación de Dios. (Compare el final de Efesios 1:1-23, Efesios 2:1-22.)

Y ahora, supongamos que el hombre ha contristado a este Espíritu Santo, que la Iglesia ha perdido muchas de Sus manifestaciones; suponiendo que su unidad práctica se haya ido y se haya dispersado, que el lobo, debido a que había mercenarios, ha atrapado a las ovejas (aunque no de la mano de Cristo) y las ha esparcido, y se siente la ruina.

¿Debo confesar el pecado del hombre y decir:»Sea Dios veraz y todo hombre mentiroso», y por tanto recurrir con fe a la promesa de que el Consolador permanecerá para siempre con nosotros? o decir que la unidad se ha ido; esa apertura para el Espíritu Santo o actuar en los miembros es un «modo pasado del trato de Dios en su casa», porque el Espíritu Santo no actúa «ni en modo ni en medida, como en los tiempos del Nuevo Testamento»; y por lo tanto que nosotros, al no tener las direcciones del Nuevo Testamento, debemos hacer arreglos para nosotros mismos en cuanto al ministerio? Se puede decir que el Espíritu Santo permanece. Pero Su actuación se niega por completo, es un impulso.

Es decir, debido a que el hombre quizás ha abusado de un principio, en lugar de corregir el abuso, la bendición se niega por completo. Es simplemente incredulidad en la presencia y operación del Espíritu Santo. Por mi parte, deseo por la gracia corregir la carne cuando aparece; pero no voy a volver sobre mis pasos:»temo» hacerlo, porque sé que Dios me llevó por el camino. He encontrado la bendición.

¿Fuimos más felices cuando esto se creyó o desde que se lo negó? Y si no hemos podido mantener o usar la bendición, ¿debemos humillarnos o negar la bendición? Lo encontramos cuando no había tal incredulidad o enseñanza entre nosotros. Hubo suficiente bendición para animarnos y ayudarnos a pesar de nuestra gran debilidad y debilidad. Y no negaré a Dios en su verdad y bendición porque el hombre no sepa cómo usarlo, si es que es así; pero no lo creo. Podemos sentirnos humildes; pero Dios nos ayudará y nos encontrará según nuestra fe. Soy dueño de un ministerio, siempre lo he tenido; pero no puedo negar la bendita verdad del Espíritu Santo que habita en la Iglesia y actúa tan presente en los diversos miembros del cuerpo como le place.

Y aquí agregaré, no digo entre los hermanos reunidos. La única diferencia en cuanto a ellos es que han actuado juntos sobre esta verdad.

El Espíritu Santo en toda la Iglesia puede poseer el don de un hermano en otro lugar, en una capilla donde es ministro; sólo él niega una doctrina bendita que Dios ha enseñado y, confío plenamente, mantendrá entre nosotros. Y recordemos aquí que ese ministerio declarado nunca ha sido negado, sino que siempre está en ejercicio entre nosotros, siempre es nuestro principio. En la mitad o más de los servicios, el que tiene don ha ejercido su don en su responsabilidad para con Cristo. Esto es conocido por todos.

Y por mi parte lo reconozco plenamente, ya sea uno o dos, si están de acuerdo juntos en hacerlo. Los profesores han esperado su enseñanza. Es una total falsedad o un prejuicio total negar o perder de vista esto. Sólo en las reuniones de culto, cuando los santos se reunían como tales, no ha sido así. El beneficio de un ministerio declarado, todo lo que es cierto en un ministerio de un solo hombre, se ha ejercido al máximo entre los llamados hermanos.

En su adoración no han buscado sermones, sino la presencia de Dios, el cumplimiento de esa promesa de que donde dos o tres se reúnen en Su nombre, Él estará en medio de ellos. Confieso que no voy allí para escuchar un sermón; ni me gusta escuchar uno. Voy a adorar, a encontrar al Señor y a adorarlo. Y juzgo que si los hermanos se vuelven incapaces de disfrutar esto, es una muy mala señal. No voy allí con mis oídos para escuchar al hombre, por muy dotado que sea, sino para adorar a Dios; y ruego insistir en esto a los hermanos. Me siento agradecido si alguien es guiado por Dios (confío en que se nos perdone por seguir pensando que esto es posible, a pesar de los esfuerzos por robarnos), para dar una palabra de exhortación o consuelo.

Sé que la carne ha abusado de esto, olvidándose de la palabra «pronto para oír, lento para hablar» – «hermanos míos, no seáis muchos maestros». Pero agrego, de manera más decidida que, aunque he visto la libertad usada como licencia (y «donde está el Espíritu del Señor, hay libertad»), he descubierto que donde Dios era incomparablemente más poseído de Su presencia y bendición que donde el hombre los arreglos han tomado el lugar de Dios.

Puede haber males que deplorar y corregir; pero había Dios para disfrutar, porque Dios era dueño. En otros lugares he encontrado cosas dignas de hombre, un hermoso espectáculo en la carne, pero un sepulcro. El Dios en el que encontré mi deleite no estaba allí. Porque incluso la gracia o el don de Dios en la enseñanza es algo completamente diferente de la presencia de Dios en el camino de la adoración. Pero agrego que, donde en la adoración se menosprecia este último, nunca encontré ni siquiera el primero. Está escrito:»Maldito el hombre que confía en el hombre». Corregid los males, hermanos; pero no reprendamos a Dios ni su bondad. Si no pueden conocer Su presencia en la adoración ni cuál es la bendición de esto, humíllense. Has sufrido una gran pérdida, has declinado espiritualmente. ¡Perdóname! Pero si (lo cual no puedo creer, porque al menos lo he encontrado entre vosotros) habéis olvidado este gozo, perdóname también aquí, yo, pobre como soy, y lo siento sin fingir, no lo he olvidado.

Con Su gracia, continuaré confiando en Él. Si es necesario, comenzaré de nuevo y no temeré no encontrar Su fidelidad y amor, y de disfrutar con un remanente despreciado de esa dulce y bendita comunión con Él que Él nos ha concedido en tiempos pasados. Y, si he de ocupar mi lugar entre ustedes, me ejercitaré libremente, cuando la ocasión justa fuera ers, el ministerio con el que creo que Dios me ha confiado en mi debilidad, el don de su gracia; y, cuando nos reunamos como santos, a menudo me alegraré de esperar, no solo para calmar mi espíritu, para reunir mis fuerzas del Señor, antes de entrar en Su obra, o abrir mi boca para hablar en Su nombre, sino esperar con la esperanza de reunir fuerzas por medio de la bendición conferida a algún otro amado de Dios, o por nuestra unión, con quienquiera que sea usado como nuestro portavoz, en acción de gracias, oración y alabanza.

Porque el gozo del Señor es nuestra fuerza. No espero ser edificado si la carne actúa entre nosotros, y haremos bien en reconocer dónde ha sido así. Pero sí espero que la presencia del Señor y su actuación entre nosotros, si esperamos en Él, nos guíe, nos use y nos bendiga. Y a Él, ya esa esperanza me aferro.
Agregaría, en esta segunda edición, algún aviso de la unidad de la Iglesia por el Espíritu Santo enviado del cielo, ya que el intercambio con los santos parece mostrar que esta verdad ha sido poco reconocida. La epístola a los Efesios ofrece de inmediato el testimonio de la palabra sobre el tema. Primero me percataría de que el cuerpo del que habla el apóstol es el de aquellos que realmente han vivido, sujetos del poder que levantó a Cristo, no meramente objetos de propósito y consejo, aunque eso, por supuesto, era cierto para ellos. Habían estado muertos en delitos y pecados. Fueron vivificados juntamente con Cristo, resucitados juntos y se les hizo sentarse juntos en los lugares celestiales en él.

Estaban unidos a su Cabeza en el cielo por la unión viva por el Espíritu Santo. En segundo lugar, si estaban lejos, fueron acercados por la sangre de Cristo, habiendo sido extranjeros de la comunidad de Israel. Pero no fueron introducidos en nada de lo que Israel estaba en posesión. * La paz se les predicó de lejos, y a los que estaban cerca, a los gentiles y a Israel. Se introducirían tanto los últimos como los primeros.

Lo que los distinguía fue derribado, «la pared intermedia de separación», y de ambos se hizo un nuevo hombre, ambos reconciliados en un solo cuerpo por la cruz. Es decir, sobre la base del cumplimiento real de la expiación en la cruz, aquellos que entonces existían realmente en dos condiciones distintas, a saber, judíos y gentiles, fueron reconciliados y hechos un nuevo hombre de – reconciliados con Dios en un cuerpo (el actual obra cumplida de la cruz, dejando de lado el orden judío de las cosas, siendo su base).

{* Esta introducción al lugar de la promesa en la tierra es el tema de Romanos 11:1-36.}

A continuación, se habla de la obra en sí bajo la figura de un edificio. Fueron edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas. Estos profetas son los profetas del Nuevo Testamento. Los familiarizados con el griego difícilmente pueden dudar de esto, porque las dos palabras están unidas por un solo artículo, que, como todo erudito sabe, prueba que son las mismas personas, o que se identifican como un grupo de personas por una condición común. Pero el lector en inglés puede ver fácilmente que es así al mirar el capítulo 3:5, «como ahora son revelados a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu». Este pasaje muestra clara y definitivamente quiénes son los profetas a quienes se hace referencia, es decir, los profetas del Nuevo Testamento.

Tenemos entonces personas sacadas de entre judíos y gentiles reconciliados con Dios en un solo cuerpo, y edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas del Nuevo Testamento. Esto creció hasta convertirse en un templo sagrado. Por eso fueron edificados juntos para morada de Dios. Eran la morada de Dios, tal como lo había sido el templo en la antigüedad, solo que era por el Espíritu. Dios estaba en su santo templo; pero fue por la presencia del Espíritu Santo allí.

Los efesios, a quienes se dirigió, fueron edificados en esta única habitación de Dios. En este capítulo, entonces, tenemos de la manera más distinta posible a los santos, judíos o gentiles, perdiendo su propio lugar natural y unidos, como consecuencia de la muerte de Cristo, en un nuevo hombre, formado en un solo cuerpo, y así, por la unidad del todo, formando un templo y edificados juntos para ser un lugar donde Dios habitó por el Espíritu Santo. Por lo tanto, pasando por alto el desarrollo del misterio en el capítulo 3 (en el que el apóstol muestra que en otras épocas no se había dado a conocer a los hijos de los hombres, como ahora fue revelado a los santos apóstoles y profetas por el Espíritu, así que por la Iglesia se conozca en lo alto la multiforme sabiduría de Dios), en el capítulo 4 comenta prácticamente el camino adecuado a esta vocación de ser templo de Dios en el Espíritu. Deben mantener su unidad en el vínculo de la paz.

Había un solo cuerpo y un solo Espíritu, este único cuerpo, del cual hemos estado aprendiendo en el capítulo 2 como reconciliados con Dios, cuyo poder es la unidad del único Espíritu enviado desde la Cabeza ascendida y exaltada. El Espíritu Santo no podía descender así en absoluto hasta que la Cabeza fuera glorificada en lo alto. El tema de Su testimonio aún no estaba allí. El fundamento de su presencia en los pecadores en la justicia eficaz o Si la exaltada Cabeza aún no estaba establecida en la presencia de Dios en las alturas. El cuerpo no pudo formarse antes de que la Cabeza estuviera allí en lo alto.

«El Espíritu Santo aún no había sido dado, porque Jesús aún no había sido glorificado». Siendo así dado, Él era el poder de la unidad en ese cuerpo así formado en uno, por Su bajada; y estando así en él, forjado por juntas y ligaduras para la edificación del cuerpo de Cristo. Esa es esta unidad del cuerpo, el nuevo hombre formado sobre la exaltación de la Cabeza, por el Espíritu Santo que descendió del cielo, y formado en la tierra, habiendo descendido el Espíritu Santo a la tierra, aunque su título, lugar y cabeza eran en el cielo.

Y mientras Él habitaba y lo unía (de modo que fuera la habitación de Dios), hizo crecer el cuerpo, cada parte trabajando en su medida – el cuerpo creció. Como entonces antes teníamos el edificio en el que Dios habitaba, así aquí tenemos el cuerpo en el que actuó vitalmente en bendición; ambos designan a los santos unidos en uno, y en la tierra, como consecuencia de la muerte y exaltación del Señor Jesús, la Cabeza gloriosa a la que estaban unidos.

A este testimonio sobre este tema de suma importancia se podría agregar mucho de 1 Corintios 12:1-31, donde el «así también es Cristo», marca tan claramente el estado presente como consecuencia de la exaltación de la Cabeza, porque antes no era así. ; y los dones de los que allí se habla tenían su lugar de ejercicio y servicio más allá de toda controversia en la tierra.

Pero el lector, si se toma la molestia de leer el capítulo en relación con lo dicho, no puede dejar de captar la evidencia que ofrece de la verdad tratada. Que el cuerpo es uno, y uno en la tierra, aunque pertenece al cielo, como consecuencia de la exaltación de Cristo como su Cabeza, y actuado por un Espíritu que opera en los miembros colocó a cada uno de ellos en el cuerpo, es decir, en la totalidad. asamblea de santos, y la de la tierra.

Dona al sitio de la Gaceta para ayudarnos

Por favor, considera una donación para ayudarnos pagar por los costos de mantener este sitio en el Internet.


Publicado por

David Cox

Soy Pastor y Misionero en DF Mexico.