McConkey II. El Secreto de su Plenitud

McConkey II. El Secreto de su Plenitud
RENDIENDO A CRISTO
Ríndete a Dios. Rom. 6:13.
Presenta tus cuerpos a Dios. Rom. 12:1.
Pablo, un esclavo de Jesucristo. Rom 1:1.
El secreto de su plenitud

De acuerdo, entonces que hemos recibido el don del Espíritu Santo; que hemos sido bautizados con él; que ha venido a nuestras vidas para permanecer para siempre; ¿Cuál es entonces el secreto de su plenitud, de su vida abundante de paz, poder y amor? Nosotros contestamos:

EL ENTREGADO ABSOLUTO, NO CALIFICADO DE NUESTRA VIDA A DIOS, PARA HACER SU VOLUNTAD, EN LUGAR DE NUESTRA PROPIA. Así, 1. Cuando ENTREGAMOS NUESTROS PECADOS y creemos, RECIBIMOS el Espíritu Santo; cuando ENTREGAMOS NUESTRAS VIDAS y creemos, estamos LLENOS del Espíritu Santo. 2. RECIBIR el Espíritu es la respuesta de Dios al arrepentimiento y la fe; La plenitud del Espíritu es la respuesta de Dios a la ENTREGA y la fe. 3. En la CONVERSIÓN el Espíritu entra; en ENTREGA el Espíritu, YA ENTRADO, toma POSESIÓN COMPLETA. La suprema condición humana de la plenitud del Espíritu es una vida que se ENTREGA TOTALMENTE A DIOS para que haga su voluntad.

Esto es verdad:

1. EN MOTIVO.

A nuestro juicio, todas las nubes que han estado obstaculizando el claro resplandor de esta gran verdad en nuestra alma, se desvanecerán ante él, quien meditará cuidadosamente la gran verdad bíblica y experimental de:

LA DOBLE NATURALEZA DEL CREYENTE. Note primero la situación del pecador. Él tiene una sola naturaleza: «el viejo hombre». Se lo declara absolutamente muerto en delitos y pecados. Él tiene la vida propia, pero no la vida de Dios dentro de él. Él camina en la carne, y solo en eso. El Espíritu puede y lucha por él, pero no en él, porque solo «el que es de Cristo» tiene ese Espíritu. Pero ahora viene un cambio maravilloso.

Se arrepiente y cree en el Señor Jesucristo. ¿Lo que pasa? Nació de nuevo, nació de lo alto, nació de Dios, nació del Espíritu. ¿Y qué significan estas frases? Simplemente que una vida nueva, una vida divina, la vida de Dios ha entrado en él. Dios mismo, en la persona del Espíritu Santo, ha venido a morar en él; Él ha recibido el Espíritu Santo. Ahora tiene lo que el pecador no tiene: una nueva naturaleza. Pero cuando la nueva vida, el Espíritu entró, ¿salió la vieja vida, el «viejo hombre»? ¡Ay, no él! Si tuviera, entonces, RECIBIR al Espíritu sería de una vez y para siempre SER LLENO DE ÉL, porque ÉL tendría la posesión COMPLETA. Pero este no es el caso.

La vieja vida no se apaga cuando entra lo nuevo; sobre esta palabra de Dios y nuestra propia experiencia son dolorosamente claras. Pero ahora, como creyente, tiene, por así decirlo, una naturaleza dual. En él están «la carne» y «el Espíritu»: la vida vieja y la nueva. Estos dos coexisten. Ambos habitan en él. Pero como enemigos mortales, luchan por el dominio de su vida. «La carne codicia contra el Espíritu, y el Espíritu contra la carne». Porque cada uno quiere no solo estar en él sino tener plena posesión. Cada uno desea llenarlo. El problema ha cambiado. Ya no es cómo recibirá el Espíritu.

Eso está resuelto; Él lo ha recibido. Pero lo encuentra un copropietario con la carne. Por lo tanto, la pregunta ahora es, teniendo dos naturalezas dentro de él, ¿cómo se llenará con una de ellas? ¿Cómo conocerá la plenitud y la vida abundante del Espíritu, y será liberado de la vida y el poder de la carne? La respuesta parece clara. ¿De qué otra manera podría ser llenado, salvo RINDARSE MISMO a aquel que lo habría llenado? Él tiene el poder de elección; él puede rendirse a cualquiera de los dos. ¿No está claro que sea cual sea la vida a la que se rinda, eso lo llenará? Cuando una vez se entregó a sí mismo como un sirviente de la carne (Rom. 6:19) ¿no estaba «lleno de toda injusticia»? (Rom. 1:29)

Aun así, ahora solo en proporción mientras se entrega al Espíritu (Rom. 6:19) ¿no será lleno de ese Espíritu? Es como si el dulce aire fresco de la primavera entrara en una casa de diez habitaciones llena de malos olores. Abres una cámara, pero dejas el resto cerrado y en posesión de la vieja y fétida atmósfera.

Verdaderamente ha entrado el aire puro, pero ¿cómo puede llenar la casa hasta que la cedas completamente, abriendo cada rincón y grieta a su aliento fragante? O es como si una fuente fuera alimentada por dos fuertes manantiales que brotan del suelo, uno de agua y el otro de petróleo.

No hay duda de que la fuente ha recibido agua, ya que está entrando constantemente. Sin embargo, ¿cómo puede llenarse con agua, ya que se rinde por completo a su corriente vital y se niega a ceder al petróleo? Aun así es con el Espíritu Santo. Es cierto que ha entrado en el corazón de cada creyente, y permanece allí, y permanecerá para siempre. Sin embargo, cada creyente que convive en la carne y el Espíritu puede continuar cediendo a la carne para frustrar, ahogar y obstruir toda manifestación de la plenitud del Espíritu que está dentro de él. Este hecho de que, incluso después de haber recibido el Espíritu, puede haber una maestría del Ser en nuestras vidas por no ceder ante el Espíritu, es una explicación completa y suficiente de toda la falta de plenitud del Espíritu.
El que conoce el terrible poder de esa vida en sí mismo; su enemistad con Dios; su carnalidad su aflicción y apagamiento del Espíritu; su muerte mortal de todos los frutos benditos del Espíritu; sus resistencias feroces y desesperadas de sus esfuerzos por entrar en la vida plena del Espíritu, no necesitan otra explicación del fracaso de la plenitud del Espíritu que la plenitud del Ser. El problema no es un Espíritu no ingresado, sino un espíritu que no se rinde y, por lo tanto, no tiene la oportunidad de manifestar la plenitud que Él desea. El remedio es claro, lógico, ineludible; una negativa a ceder la vida al dominio de uno mismo y una rendición al Espíritu, para que «la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús nos libere de la ley del pecado y la muerte».

Es cierto de nuevo:

2. EN REVELACIÓN.

La Palabra de Dios es clara al respecto. Pablo, una y otra vez, se llama a sí mismo el «esclavo de los lazos» de Cristo, cedido a Él por completo para hacer su voluntad, no la suya. «Les suplico, hermanos, por la misericordia de Dios, que presenten a sus cuerpos un sacrificio vivo … a Dios» (Rom. 12:1). Escuchen a Pablo exhortando a los creyentes: «RENDIMOS a DIOS». RENDIMIENTO … al pecado. ”- A QUIÉN TE RENDIMOS sirvientes SUS siervos que sois.” (Rom. 6:16.) Como HABÍAS RENDIDO … sirvientes a la iniquidad, aun así RENDIMIENTO … sirvientes a la justicia a la santidad. ”(V. 19.) “Pero ahora siendo liberado (griego) del pecado (el acto de Dios en Cristo) y convirtiéndose en siervos de Dios (tu acto de rendición, necesario para hacerte dar cuenta de esa libertad que está en Cristo), tienes tu fruto para la santidad ”(V. 22); es decir, ustedes conocen el poder, la bendición, la plenitud y el fruto del Espíritu Santo a quien ahora se han rendido.

Note tanto la impresionante repetición como la posición significativa (Rom. 6) de su exhortación a entregarnos a Dios. Sigue el quinto capítulo de Romanos. Es decir, tan pronto como el creyente, justificado por la fe, ha recibido el Espíritu Santo (v. 5) se le insta a rendirse a Dios, total y absolutamente. ¿Por qué? Porque Pablo conoce la doble naturaleza del creyente; sabe que con lo que sea que esté lleno, a eso debe ceder; sabe que si él fuera lleno del Espíritu, debe ceder ante Él; de lo contrario, seguirá viviendo en el poder y la plenitud de la carne. Por lo tanto, la entrega absoluta de nuestras vidas a Dios es el primer gran paso después de la conversión instada en Su Palabra. Sobre cada converso, habiendo recibido el Espíritu, y mientras su corazón resplandece con el amor de Cristo que lo ha salvado, debe ser presionado a su hogar, con seriedad y ternura, el reclamo de ese Cristo sobre su vida redimida, y su llamado amoroso a él. para rendírselo a Él en una rendición absoluta y sin reservas. No hay otra manera en la razón, en la revelación o en la práctica.

¡Ay de nuestra ceguera! Se exhorta a los conversos a estudiar la Palabra; ser diligente en la oración; abundar en buenas obras; para dar de su sustancia al Señor; ser fiel en los servicios de la iglesia; unirse a sus diversas sociedades y ocuparse en su innumerable ronda de actividades. Pero, (¡ay de nosotros!) Al omitir la única condición suprema que Dios revela, fallamos en levantar la única puerta de inundación que solo permitirá que entre en nuestras vidas su codiciada plenitud. También se ve que este acto de rendición es el eje sobre el cual se abre la puerta de su plenitud.

3. LA EXPERIENCIA DE LOS HIJOS DE DIOS.

¿No es cierto para todos ustedes, amados, que caminan por el camino de la vida bendecida? El Espíritu Santo pintó en su alma secreta imágenes de un paseo con Dios que persistentemente se negó a desvanecerse, incluso en medio de todos sus fracasos y por no alcanzarlos. Hubo anhelos después de una riqueza y plenitud de vida en Cristo que nunca dejó de atormentar tu alma. Hubo voces que lo llamaron durante años a alturas no comunitarias de comunión, privilegio y servicio.

Cometiste muchos errores; fuiste engañado por la falsa enseñanza; buscaste a tientas en la oscuridad tras la verdad. Pero ahora, con la paz y la alegría de una vida establecida en Cristo Jesús llenando su alma, al mirar hacia atrás en el pasado, ¿no ve que el punto central de bendición y plenitud fue la entrega de su vida al Señor Jesucristo? Ya sea por largos años para llegar a esta crisis, o para alcanzarla de una sola vez, todo hijo consagrado de Dios sabe que este acto de rendición a Dios fue el paso supremo que lo llevó a la plenitud del camino más cercano con Dios.

Su experiencia puede haber sido complicada, confusa, difícil de interpretar; pero que este acto de rendición fue la culminación de todo, y esta plenitud del Espíritu, el resultado de tal acto, la respuesta de gracia de Dios a ese acto, todos testificarán. Las vidas de hombres como Carey, Martyn, Paton y Livingstone muestran vívidamente esta verdad. La plenitud y el poder que marcaron sus vidas desde el lado divino fueron de la mano del lado humano con una entrega incondicional e inquebrantable de la vida en su mayor alcance, para hacer la voluntad del que los envió. Solo así puede traer Su plenitud.

Una vez más, esa entrega es el secreto de la plenitud.

4. LA RESISTENCIA DE LA CARNE.

Podemos estar seguros de que un paso al que la vida propia se opone supremamente es el paso supremo que el Espíritu quiere que tomemos. Ese punto en el que la Carne acumula su resistencia más desesperada debe ser el punto al que el Espíritu está más deseoso de traernos; debe ser el punto clave de la situación. Por encima de todo, está la resolución deliberada de entregar la vida a Dios en este paso, este punto. ¡Cuán clamorosamente protesta la hostil vida propia contra ella!

Dirigiremos reuniones; promesas de firmas; ocupar un puesto oficial; sacar cheques hasta la mitad de nuestra fortuna; sí, haz cualquier otra cosa; ¡Pero cuán vehemente y desesperadamente se opone la Auto-vida a entregar nuestra vida a Dios en plena rendición! ¿Alguien cuestiona que la voluntad propia es la fortaleza de la Carne, y que el acto de rendición asalta la fortaleza y es el acto que el Espíritu más desea y la Carne más resiste? Entonces deje que ese hombre o mujer intente rendirse de esa manera. Permítales decirle a Dios: “Aquí, Señor, renuncio a todos mis planes y propósitos, a todos mis deseos y esperanzas, y acepto Tu voluntad para mi vida.

Lo que quieras, toma; lo que sea que hubieras venido, envía; dondequiera que quieras que vaya, guía; reveles lo que quieras que me rinda. «He llegado a Tu voluntad». ¡Inmediatamente cómo los poderes de la Carne atacarán esta decisión! ¡Qué clamorosas protestas! ¡Qué feroz hostilidad! ¡Qué agonizantes luchas! ¡Qué desvanecimientos mortales del alma ante el simple pensamiento! ¡Qué amargas pruebas de orgullo y reputación! ¡Qué inmensos sacrificios aparecen sin pensar antes!

El púlpito; el campo misionero; cedieron ídolos; profesiones entregadas, u ocupaciones o posesiones; ¡Cómo todos estos comienzan como espectros ante el alma temblorosa! Ese día en que un hijo de Dios decida ceder su voluntad a Dios apenas habrá pasado su meridiano antes de que se horrorice ante la revelación de su propia falta de voluntad para hacer la voluntad de Dios; quedará asombrado y humillado sin medida ante los ataques desesperados y repetidos de la vida propia, para sacarlo de la nueva posición que ha tomado. Así como los gritos frenéticos y los aleteos salvajes de la madre ave prueban que su mano inquietante está cerca de sus pichones, la apasionada resistencia del Ser a la consagración de su vida demuestra que a través de este acto la vida propia está en peligro mortal de derrocamiento. bajo la poderosa mano de Dios. Hija de Dios, ¿no es este encogimiento, esta feroz enemistad de la carne, probar que su fortaleza está desenmascarada; que su secreto es traicionado; que lo que más se resiste con vehemencia es que, sobre todo, ¿qué quiere Dios que hagas? ¿Lo has hecho? Por:

5. THERE IS NO SUBSTITUTE FOR YOUR ACT OF SURRENDER.

When God states a condition of blessing, no other condition, however good elsewhere, can be substituted. This is why all your crying, and waiting, and petitioning – yea, even agonizing before God – have accomplished naught but to leave you grieved, disappointed, and dazed at lack of answer. You have been praying instead of obeying. Prayer is all right with obedience, but not instead of it. “Obedience is better than sacrifice.” So it is better than prayer if it is the thing that God is asking.

We are not petitioning God; He is petitioning us! Hear Him through His servant Paul: “I beseech you, brethren, by the mercies of God, that ye present your bodies a living sacrifice.” Have you done this? When we petition God to do something for us, we expect Him to act. When God petitions us to make Him a present of our bodies as a living sacrifice He expects us to act. But lo, we turn to and begin to pray, for, we say, is prayer not a good thing? Forsooth, it is, but not well spent if used to dodge obedience! How subtle the flesh is! How in our blindness we do play at cross-purposes with God! “Abraham,” said God, “because thou hast done this thing, I will bless thee” (Gen. 22:16).

And what was this thing upon the doing of which the blessing of God came to him as never before? It was the yielding of his all to God in the surrender of his son. Child of God, have you done this thing? No other thing will avail. Constant prayer, importunate entreaty, wearisome waiting, attempts at believing, reckoning it done – all these are of no avail to you if you will not do this thing. This unyielded life is the very citadel of Self. God will not force it. But when its key, the Will, is voluntarily handed over to him, then He floods the life with His fullness of blessing. Would you know His “I will bless thee”? then “do this thing.” Absolutely, unreservedly, confidingly yield yourself, your life, your all into His hands for time and eternity.

It will not do, in lieu of this, to give money, to give time, to give service, only. Thousands are trying thus to silence conscience and rob God. We must needs give ourselves. How grieved would that true lover be whose betrothed would answer his petition for her heart, herself, by proffering her purse, houses, or lands! How much more must God be grieved by our poor attempts to bribe Him by giving Him everything else except the one thing He wants – ourselves. “My son, give me thine heart.”

There is a giving which is instead of ourselves; and there is a gift of ourselves. One is the poor bribe of legalism to Love; the other the joyful response of love to Love. So in falling short of giving ourselves to God we fall short of the one supreme gift He desires. For God gave Himself, gave all to us. If our response to the lover of our soul falls short of the true-hearted surrender of ourselves, we thereby show that we do not fully trust Him. But the shadow of such distrust haunting the unsurrendered heart is the barrier that keeps it from the fullness of God. For God cannot give fullness of the Spirit to him who does not have such fullness of trust as to yield his life to Him. Wherefore, beloved, knowing that naught but this can bring to your heart His fullness of life, see to it that you omit it not. Know too, that

6. LA RESPONSABILIDAD POR ESTA PLENIDAD DEL ESPÍRITU ES, EN UN TREMENDO SENTIDO, EN TUS PROPIAS MANOS.

La pregunta ahora recae en usted. No es que no sea todo de Dios y de la gracia. En verdad lo es. Pero en Cristo Jesús la fase de gracia está completa. Es decir, Dios ya ha hecho todo lo que puede hacer por nosotros al dar a Cristo. Él «nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los cielos en Cristo Jesús». ¿Queremos que Dios derrame la plenitud del Espíritu Santo? Lo ha hecho en Cristo. «En él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad» (Col. 2: 9). ¿Queremos que Dios nos ponga «en Cristo» donde habita la plenitud? Lo ha hecho así: porque “de él sois vosotros en Cristo Jesús” (I Cor. 1:30). Solo queda una cosa, y es tuya. Es rendirse tanto al Cristo con quien está unido como para darle la oportunidad de derramar Su plenitud en y a través de usted.

Esto debes hacer. No intentes echarle la responsabilidad a Dios. Si lo hace, Él lo arrojará sobre usted, y con razón también, porque ahí es donde pertenece. Todos estos años ha estado haciendo esto. ¿Has estado demasiado ciego para verlo? Él se compromete a darle a conocer Su plenitud tan pronto como entregue su vida por completo a Él, pero no se compromete a entregarla por usted, ni a hacerle rendirla. Él no obligará tu voluntad. Allí se detiene y espera, como ha estado esperando todos estos años, por usted. Tampoco digas: “He rezado; He esperado; He luchado y agonizado; He tratado de creerlo hecho «, y cosas por el estilo. ¿No ves que en todo esto estás pidiendo a Dios que haga algo en lugar de obedecer su mandato de hacer algo tú mismo? La pregunta es ¿has RECIBIDO? Comprado con un precio, y no con el tuyo, ¿has quitado las manos de tu propia vida y la has consagrado totalmente, inquebrantablemente, eternamente al Señor Jesucristo, para ser su esclavo amoroso para siempre?

No se trata ahora de su plenitud; Eso es ilimitado. Es una cuestión de su receptividad, su rendición. ¿Es él digno de confianza, de confianza absoluta? Entonces, ¿qué tan infantil confiarás en Él? ¿Cómo cederás absolutamente a Él? ¿Con qué auto-abandono te arrojarás sobre Él? ¿Qué tan alto hacia la altura de su perfecta rendición subirás? Él te encontrará donde tú lo encuentres. El único límite a su plenitud es lo que impones en la limitación de tu rendición. Cuanto más absoluta, radical e irrevocablemente te rindas, tiempo, talentos, posesiones, planes, esperanzas, aspiraciones, propósitos, todo a Jesucristo, dándote fe de su esclavo amoroso para hacer y sufrir su voluntad, más sabrás la bendita plenitud de su espíritu. Es posible que tenga toda la plenitud para hacer espacio. En un sentido profundo, descansa contigo. ¡Qué pensamiento tan tremendo! ¡Pasar por todos los largos años de vida con el privilegio, la paz y el poder de la vida bendecida a tu alcance en cualquier momento y aún así haberlo perdido!

¿Y eres débil, tímido, lento para confiar en Él absolutamente? ¿Eres reacio a rendir tu voluntad y temes a su voluntad? Piensa un momento qué es eso para ti. El sangrante Hijo de Dios que cuelga entre el cielo y la tierra por ti; traducción de la muerte a la vida eterna; hijos e hijas de Dios; plenitud de su espíritu; paz, gozo, compañerismo en Él; glorificación instantánea y jubilosa en su venida; participación triunfante en su reinado; edades eternas de felicidad sin fin en su presencia: esta es su voluntad conocida para ti. ¡Y aún así temes Su voluntad! ¡La alta traición del alma, esto, contra su horrible y amoroso Señor! Amado, en el centro mismo de tu vida espiritual, anida una cobra mortal de incredulidad que harías bien, mediante este acto deliberado y confiable de rendición, para aplastar, antes de que golpee sus colmillos más profundamente en tu corazón.

El audaz escalador de acantilados, confiando en una cuerda frágil, se balancea con un corazón intrépido sobre el abismo mareado, mientras que debajo de él las rocas crueles y el mar rugiente y traicionero esperan ansiosos por matarlo si cae.

Pero tú, amado, cuando te balancees en esta ciega y simple confianza en Él, no encontrarás un destino cruel esperándote, sino las fuertes manos que te atraparon fueron perforadas, por ti; el lado al que te presionaste en un abrazo amoroso fue desgarrado, para ti; el corazón que palpita de alegría ante tu obediencia una vez se rompió, para ti. Sin embargo, el Cristo que te suplica es el Cristo del amor, que desea llenarte con Su propia plenitud de amor. Por lo tanto, no le temas, pero, entrando en el lugar secreto, pelea la batalla; soportar el sufrimiento de la cruz; no ceses hasta que honestamente hayas puesto tu vida a sus pies; y en verdad, «Él te dará el deseo de tu corazón».

CONFIAR

Hay una sola actitud que la vida entregada a Él se atreve a tomar, conocer su plenitud, y es: CONFIANZA y OBEDECER. Sobre la necesidad de obediencia, apenas necesitamos morar aquí, pero simplemente podemos decir que es la esencia misma de la rendición, que no es otra cosa que una entrega absoluta de nuestra voluntad de obedecer la voluntad de otro, incluso nuestro Señor y Maestro. Como toda la catástrofe de la caída está envuelta en hacer nuestra propia voluntad, toda la bendición de la nueva vida está involucrada en «He aquí que vengo a hacer tu voluntad». En la rendición está la obediencia; en obediencia es rendición. Esa entrega que es un acto supremo de obediencia, marcas y medios y comienzo de un hábito, una vida de obediencia al Espíritu Santo a quien hemos entregado. Es tan evidente la obediencia en la idea misma de la rendición que no nos detendremos por mucho tiempo en nuestros breves límites, sino que pasaremos a reflexionar sobre su verdad acoplada de – Confianza.

1. Confía en Él como habitante.

Hay, como hemos visto, una enseñanza errónea que trata de encontrar nuestra impotencia espiritual y esterilidad al afirmar que no hemos recibido el don del Espíritu Santo, que no hemos sido bautizados con el Espíritu Santo, y que lo que necesitamos es espere la promesa del Consolador, y luego, cuando Él entre, todo esto desaparecerá. Nos hemos esforzado muy simplemente para demostrar que esto no es bíblico, confuso y engañoso; que el creyente no entrega su vida para que el Espíritu entre sino porque ha entrado; que la vida del creyente no culmina en la entrada del Espíritu sino que comienza con ella; que tal morada no es la piedra angular sino la piedra angular de toda la estructura de su vida interior y servicio externo. Sin embargo, nos hemos acostumbrado tanto a la visión anterior de este tema que lo primero que hacemos después de entregar nuestras vidas en rendición a Él es comenzar a buscarlo para que espere la promesa y espere su morada.

Ahora es en contra de todo esto que instamos al hijo de Dios a confiar en su morada. No lo esperes, créelo; no lo esperes, acéptalo; no lo busques, reconócelo; no lo construyas, construye sobre él como una base segura. “¿Qué,” dices, “acepta la morada del Espíritu como un hecho antes de rendirte sin ningún ingreso consciente después de él, sin ningún sentimiento o experiencia emocional de Su aceptación de mi vida entregada?” Precisamente. Acepte el hecho de que el Espíritu mora exactamente como aceptó el hecho de la remisión de sus pecados cuando creyó en Jesucristo, con evidencia mil veces más segura y tranquilizadora que sus sentimientos cambiantes, es decir, la eterna e inmutable Palabra de Dios.
Esa palabra es clara. Dios te pide una sola cosa, a saber, que te examines a ti mismo y veas si estás en la fe; es decir, un creyente (II Cor. 13: 5). Si es así, entonces te asegura que mora en ti; Él reitera una y otra vez que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, que está en usted, que tiene de Dios, que habita en usted para siempre (I Cor. 3:16, etc.). Él no te pide que inspecciones tus emociones para esto, sino que confíes en Su palabra. Él no le pide que espere un sentimiento, sino que descanse en un hecho, aceptando su palabra simple como evidencia de ese hecho.

Entonces, aparte de cualquier conciencia de Su morada, a medida que crees, aceptas, reconoces y actúas sobre esa morada, pronto encuentras que es un hecho glorioso. Un buen santo de color cuando se le preguntó cómo se había vuelto tan consciente de la presencia del Espíritu en su corazón, respondió: «Jess, tú crees que Él está allí y Él está allí». Y tan amada confianza en Su morada. No lo niegues ni lo esperes, sino créelo y acéptalo. Como el buen hermano Lawrence, «practica la presencia de Dios» y pronto lo experimentarás. «Actúa como si yo estuviera en ti, y sabrás que yo estoy en ti». Aquí mismo será de gran ayuda esta confianza en su morada si entendemos la importante verdad que está aquí en su lugar, a saber:

Distinga entre LA VIVIENDA del Espíritu Santo y LA MANIFESTACIÓN del Espíritu Santo, en su plenitud. Por morar se entiende su presencia en nosotros; por manifestación la conciencia de esa presencia. Ahora, la morada del Espíritu Santo depende de nuestra unión con Cristo, a través de la fe, como hemos visto. Pero la manifestación del Espíritu Santo depende de nuestra obediencia a Sus mandamientos (Juan 14:21) (en este caso, el llamado a entregarnos a Cristo). Por lo que la morada del Espíritu depende de nuestra posición, su manifestación sobre nuestro estado. La primera es una cuestión de unión, la segunda una cuestión de comunión, en este caso a través de la obediencia.) La primera es realizada por Dios, y es un hecho permanente en la vida del creyente, independientemente de su sentimiento o conciencia de ello. ¡Ciertamente! «De Dios sois vosotros en Cristo Jesús» (I Cor. 1:30). Es Dios quien te unió, hijo de Dios a Jesucristo, y te unió para siempre. En esa unión, el Espíritu Santo entró en ti y vino a morar para siempre (Juan 14:16).

Que el Espíritu Santo mora en ti para siempre es tanto un hecho como que Jesús te quitó tus pecados para siempre. Si eres un hijo de Dios, el Espíritu mora en ti; Si eres un niño obediente, el Espíritu se manifiesta en ti. Tu nacimiento no depende de ti mismo; naciste de Dios; pero tu caminar depende de ti mismo, y con él las manifestaciones del Espíritu. La residencia debe estar asociada con la filiación; manifestación con obediencia y comunión. Ahora la filiación es el don de Dios e irrevocable, y también lo es la morada del Espíritu. Pero la obediencia y la comunión en gran medida en nuestras manos son variables, por lo tanto, también lo es la manifestación. Por lo tanto, uno de los errores más mortales en los que caemos es hacer de la manifestación la prueba de la morada, en lugar de la prueba de la obediencia y la comunión con Aquel que ya está morando. Nunca dudes de la morada del Espíritu porque no sientes Su presencia, como tampoco dudas de que Jesús murió por ti, porque no sientes esa muerte.

Si somos salvos solo cuando nos sentimos salvos, y el Espíritu Santo mora solo cuando somos conscientes de su morada, entonces ay de nosotros, porque el Espíritu deja de morar en nosotros, y somos hombres y mujeres perdidos cada vez que tropezamos o desobedecemos en nuestro caminar con Dios! ¡En qué error desastroso y espantoso caer! Mientras que cuando vemos que su morada depende de un hecho inmutable, nuestra unión eterna con Cristo por fe, pero la conciencia de esa morada en un estado cambiante, es decir, nuestro caminar con Dios, entonces cualquier disminución en esa conciencia de su presencia nunca será llévanos a dudar de su morada, pero solo agítanos a explorar nuestras vidas si es así para que podamos seguirlo tan lejos en el camino de la comunión y la obediencia como para haber perdido el resplandor de su presencia manifestada.

De esto vemos también nuestra necesidad de:

2. Confía en Él en cuanto a la manifestación.

No le dictes el tipo de sentimiento de plenitud que deseas. No insista en una repentina marea de emoción. No se apoye en la experiencia de otro hombre, escuche o lea, y espere que Dios la duplique en usted. Confía todo esto a Él. Somos propensos tanto en la conversión como en la consagración a venir al Señor con una concepción previamente formada del tipo exacto de experiencia que debemos tener. ¿Y no estamos casi siempre decepcionados? ¿Por qué? Porque Dios sabe mucho mejor que nosotros, qué sentimiento darnos.
¿Nuestra propia rendición para hacer y recibir Su voluntad, en lugar de la nuestra, conlleva una sumisión amorosa a Él en este asunto de manifestación, como en todos los demás, aceptando dulcemente la medida individual de plenitud que Él considera mejor? Pablo tuvo manifestaciones tan maravillosas de las cosas espirituales que necesitaron una espina en la carne «para que no sea exaltado demasiado».

Aquí hay una sugerencia de que el Señor sabe qué forma y grado de plenitud dar a cada uno de nosotros, para mantener nosotros del orgullo espiritual o exaltación. Por lo tanto, déjelo todo a Él. Ya sea repentino o gradual; callado o jubiloso; gran paz o gran poder; No importa. Preocupémonos por cumplir las condiciones de la promesa, y Dios siempre se encargará del cumplimiento de la promesa. El que se rinde más plenamente a la cruz de Cristo en la rendición, dejando toda la cuestión de la experiencia de la plenitud con Dios, llegará más pronto y más abundantemente a su bendición que el que, ignorando las condiciones del discipulado completo, pasa su tiempo esperando lenguas. de fuego y sonido de viento fuerte y poderoso.

Nada es más doloroso que estar constantemente inspeccionando nuestras propias vidas internas para ver si Dios está cumpliendo Su promesa en nuestra experiencia. Es como el niño desenterrando constantemente la semilla para ver si ha brotado. La cuestión de la experiencia de la plenitud del Espíritu pertenece al Señor. Es su obra de gracia solo. Él ha prometido: «Me manifestaré; esta es mi parte déjenme esto a mí ”. Lo supremo que debemos hacer es cumplir las condiciones que se nos imponen, a través de las cuales viene la bendición de Dios, y confiarle su parte a Él. Cuanto menos nos preocupemos y nos preocupemos por la manifestación de su plenitud, antes llegará.

La fe perfecta en Dios, como hemos visto, es esencial para conocer Su plenitud. Pero, ¿no hay en este escaneo cada pulso de sentimiento tal como se presenta, una sutil incredulidad, un temor de que quizás Dios no sea fiel aunque nosotros lo seamos? Y detrás de todo, ¿acaso no estamos más ansiosos por la bendición, la alegría, el sentimiento de la plenitud del Espíritu que ansiosos y dispuestos y rápidos en entregar nuestras vidas a nuestro bendito Señor, aunque ningún sentimiento debería seguirlo? Por lo tanto, amados, ocúpense con una rendición honesta, completa y que busque el corazón, y dejen todo lo demás en manos de Dios.

3. Confía en el Espíritu mientras obra en ti.

En ningún momento se necesita una confianza simple e inquebrantable en Él más que solo aquí. Para considerar primero cuán completamente incapaz eres de moldear, modelar y purificar la vida que acabas de entregar en sus manos. ¡Qué lleno de errores y fallas ha sido! ¡Cuán lejos se queda corto incluso de nuestro propio humano, por no hablar de Su divino, ideal para él! ¡Qué pecaminoso, débil e inconsistente! A medida que ha luchado, trabajado y luchado en sus esfuerzos por desarrollarlo, ¡cuán colosal le ha parecido la tarea, qué desesperado es el resultado! Estás luchando no contra carne y hueso, sino contra principados y poderes; contra los gobernantes de la oscuridad; contra aquellos que se ríen con desprecio por tus esfuerzos para vencerlos.

No conoces el poder del mal; no conoces el poder de la vida propia; no conoces el poder de Dios para hacer frente a ambos. Aparte de Dios, no sabes qué armadura necesitas; qué armas usar; qué batallas hay que librar; qué crisis traerá el futuro desconocido; cómo el viejo será «desanimado»; cómo se pondrá lo nuevo; donde se echará tu suerte; ni qué campo Dios ha preparado para ti. Mientras te sientas y reflexionas sobre lo desesperado que es para ti, un hombre o una mujer mortal, intentar moldear y dar forma a una vida que es inmortal en su servicio, alcance y destino, arrastrándose en las profundidades místicas de la eternidad en su resultado, hazlo ¿No te das cuenta de lo tonto que has sido incluso al intentar poseer y controlar esa vida en lugar de cederla de inmediato al Espíritu Santo que la hizo realidad? ¿Puedes hacer algo más que confiar en Él total y absolutamente con él, en vista de tu total fracaso e incapacidad para diseñarlo para los ministerios, no solo de esta vida, sino de la eternidad?

Pero, por otro lado, recuerde cuán simple y absolutamente puede confiar en que el Espíritu trabajará en la vida que ha rendido. ¿No te trajo a la existencia? ¿No te conoce como solo Dios que todo lo ve puede? ¿No está familiarizado con tus pecados y debilidades? cariño y fracasos; poderes y talentos; pasado lamentado, presente insatisfecho y desconocido, futuro eterno? ¿No sabe Él cuándo necesitas castigo y cuándo reprender? ¿Cuándo presionar con fuerza con la cruz y cuándo consolar con su propia alegría? ¿Cuándo usar el cuchillo y cuándo verter el ungüento calmante? Justo cómo moldear y moda; cincel y corte; enderezar y fortalecer; golpear, martillar y pulir hasta que la estatua esté como Él la tendría, ¿como el Hijo? Por lo tanto, confía en él. Cuando te guía por caminos que hieren tus pies vacilantes; te confronta con un futuro que disminuye la oscuridad y la amenaza; te encierra en providencias que parecen duras y misteriosas; – en todos estos se quedan quietos; susurra a ti mismo: «Es Dios el que obra», y – CONFÍA en Él.

Porque el Espíritu debe trabajar en ti antes de poder trabajar a través de ti. Debe purificar el oro antes de poder enviarlo como moneda esterlina, la más selecta de su acuñación. Y si no te quedarás bajo Su mano, incluso cuando Él trabaja de una manera tan extraña, ¿cómo puede cumplir Su propósito cada vez más profundo, enriquecedor y enriquecedor en tu vida? Por lo tanto, confía en Él mientras trabaja en ti. No importa que sus tratos contigo sean extraños, misteriosos, incluso confusos; que esta no es la forma en que le gustaría que trabajara; que Él no te está enviando experiencias del tipo o grado que esperabas. Puede que realmente no entiendas todo esto, pero Él lo hace, “porque es Dios quien obra en ti”. Pero no te atreverías a quitar tu caso de Sus manos incluso si pudieras, ¿verdad? Por lo tanto, confía en Él mientras «trabaja».

4. Finalmente confíe en que Él trabajará a través de usted.

Una cosa es trabajar para Dios; Es otro que Dios trabaje a través de nosotros. A menudo estamos ansiosos por lo primero; Dios siempre desea hacer lo último. Uno de los hechos importantes en la rendición de la vida es que es la actitud la que le da a Dios la oportunidad de obrar su voluntad perfecta a través de nosotros. Porque es Dios quien está trabajando para evangelizar el mundo; es Dios quien ha establecido los planes para ello; Es Dios quien tiene el poder de ejecutarlos con éxito. Ahora el Dios que gobierna el universo no quiere que planeemos, nos preocupemos y trabajemos para Él. Mientras que Él aprecia nuestros propósitos hacia Él, sin embargo, pueden ser todos sus propósitos para y a través de nosotros. Lo que quiere no son nuestros planes, sino nuestras vidas, para que pueda realizar sus planes a través de nosotros.

Ahora Dios ciertamente hará esto a través de cada vida que se le rinda, si simplemente confiamos en Él para hacerlo, seguirlo y seguirlo mientras nos guía. Su palabra sobre esto es clara. «Porque somos … creados en Cristo Jesús PARA BUENAS OBRAS que Dios HA ANTES DE ORDENAR para que CAMINEMOS EN ELLOS» (Efesios 2:10.) Dios tiene un plan ordenado de buenas obras en Cristo Jesús, y como cada miembro de el cuerpo de Cristo se rinde a Él absolutamente para hacer sus obras ordenadas, Él dará y revelará a ese miembro individual sus obras particulares, para que puedan caminar en ellas.

Esta es una simple promesa de guía, no solo en un trabajo de vida práctico para cada uno que se le rinde, sino en el trabajo de vida que Dios ha ordenado para cada uno de sus hijos «desde antes de la fundación del mundo». increíble para ti, querido? ¡No, cualquier otra cosa es increíble! Para eso Dios debería tener un propósito para cada gota de rocío que brilla en la luz del sol de la mañana; por cada brizna de hierba que surge de la tierra; por cada flor que florece en la colina o el brezo; y aun así no tener un plan para la vida de los hombres y mujeres para quienes fueron creados, ¡en verdad es increíble en el último grado! ¿Y responde que hay miles de vidas de sus hijos aparentemente a flote en la corriente de una existencia sin propósito? Ay, si. Pero se debe a que Dios no puede revelar Su voluntad a una Voluntad de sí mismo no pronunciada; no puede dejar en claro sus planes para una vida llena de planes personales. Tales planes personales y planes personales se convertirán en la catarata carnal que oculta la visión espiritual del plan y la voluntad de Dios.

Pero cuando le entregas tu vida completamente a Él, Dios te quitará ese velo y tarde o temprano te mostrará tu obra de la vida. Esto es cierto, no importa cuán oscuro sea el camino ahora, ahora cubierto por circunstancias adversas, cuán difícil o complicado sea tu posición actual. Puede que tengas que esperar; debes ser paciente; pero Dios seguramente lo liberará de todos los enredos, y cumplirá Su bendita voluntad a través de usted, si solo confía, espera y obedece como Él lo guía. Muchas vidas que alguna vez estuvieron tan cercadas como para parecer más allá de la esperanza de libertad, ahora dan testimonio de Cristo en las lejanas tierras oscuras.

Tenemos un querido amigo que, poco después de ser salvo, fue llevado a ver la verdad y el glorioso privilegio de la vida entregada, y le dio esa vida de manera simple y confiable a Dios. Era un hombre ocupado, encerrado todo el día detrás de un mostrador, en una posición que parecía impedirle que lo condujeran a cualquier trabajo de vida que Dios podría haber planeado para él. Sin embargo, marque el resultado.

Leyendo un día un artículo interesante en una revista religiosa, fue llevado a escribir al autor y pedir permiso para imprimirlo y distribuirlo gratuitamente, en forma de folleto. Esto fue otorgado voluntariamente, y el pequeño folleto comenzó a salir con su misión de bendición de la prensa manual de nuestro amigo, que era un impresor aficionado. A medida que pasaron los meses, se agregaron otros folletos; comenzaron a llegar ofrendas voluntarias para el trabajo; los pocos cientos de tratados se arrastraron en miles y cientos de miles; Las historias de conversión de pecadores y bendiciones para los hijos de Dios llegaron de los campamentos madereros de Michigan, las prisiones de Wisconsin, el país en general y los campos misioneros de tierras lejanas.

En los dos o tres años transcurridos desde que comenzó este trabajo, se han enviado gratis un millón de tratados; la Palabra de Dios ha circulado hasta cierto punto, y con resultados, solo la eternidad revelará; y nuestro ocupado amigo es uno de los más felices siervos del gran Rey, en la conciencia de estar en una obra que Dios ha planeado para él, y le dio cuando le entregó su vida. Aun así, Dios seguramente llevará a cada hijo suyo entregado fuera del lugar de oscuridad, indagación e incertidumbre, a la luz y la alegría de ese servicio planeado y empoderado por Dios, que será su alegre trabajo de vida, si solo confiará en Aquel que trabaja en nosotros y desea trabajar poderosamente a través de nosotros.

MANIFESTACIÓN

Por morada se entiende, como hemos visto la presencia del Espíritu en nosotros como creyentes; por Manifestación se entiende la conciencia de Su presencia; La revelación interna del Espíritu a nuestro espíritu. Con respecto a esto, observe:

1. Su certeza.

¿Habrá tal manifestación de la plenitud del Espíritu cuando le entreguemos nuestras vidas? ¿Seremos conscientes de un gran cambio interno en esas vidas? ¿Habrá una transformación consciente, un nuevo estado consciente de la experiencia cristiana? A esto respondemos: – ¿Es el río lento y estancado consciente de las aguas del mar, ya que siente el latido y la prisa de sus mareas de limpieza? ¿Es el castillo oscuro y sombrío consciente del aire fresco y dulce que llena sus cámaras barridas por el viento, cuando se abren de par en par? ¿Son los ojos ciegos, que han estado velados durante años en una oscuridad desesperada, conscientes de la brillante luz del día, cuando se rompe por primera vez sobre su visión embelesada?

Entonces, seguramente, hay una manifestación consciente del alma que se ha entregado, para siempre y para todas las cosas, a Dios. Debe haber, habrá un cambio; una realización de su presencia a un grado nunca antes conocido; una conciencia de que la mayor crisis en la vida espiritual ha pasado.

Tampoco importa si tal manifestación de Su plenitud irrumpe sobre nosotros como el repentino destello del sol detrás de las nubes oscuras, o si nos roba como el resplandor lento y creciente del crepúsculo matutino, gradual, pero seguro. Suficiente para que sepamos que tal manifestación viene; que se revela en plenitud, poder y bendición nunca antes conocidos. Su suplicarnos que le presentemos nuestros cuerpos a Él no fue una súplica ociosa; nuestra entrega a Él no fue un experimento vano. Él cumple su promesa: «Me manifestaré, como no lo hago al mundo».

De ahora en adelante hay altura y profundidad, paz y poder, alegría y bendición, comunión y servicio, oración y alabanza, como el pasado nunca ha poseído . Para el alma que se entrega por completo a Dios, la vida se transforma más allá de sus más grandes esperanzas; Las bendiciones de la Vida Abundante se vuelven más ricas y completas a medida que pasan los días; Dios hace mucho más de lo que puede pedir o pensar. Él es «fortalecido con poder por su Espíritu en el hombre interior»; «Lleno de toda la plenitud de Dios»; hecho para «abundar más y más»; y de esta abundancia desbordan el ministerio, el testimonio y la bendición para quienes lo rodean.

2. Su individualidad.

La manifestación variará con el individuo. Dos hombres, absortos en la conversación, se paran en una vía de ferrocarril, sin darse cuenta de la proximidad de un tren que avanza rápidamente sobre ellos. Justo a tiempo ambos son arrebatados por manos amistosas, de la terrible muerte inminente. Para ambos, mientras se alejan con caras pálidas, ha sucedido el mismo evento, a saber, el rescate de una terrible muerte bajo las ruedas del tren rugiente y veloz.

Pero marca cuán diferente los afecta. Los ojos se llenan de lágrimas; su voz tiembla de emoción reprimida; y su corazón se eleva en silencio, en profunda gratitud a Dios.

El otro, bastante extasiado en su emoción, salta de alegría, abraza a sus rescatadores y exultantemente relata la historia de su liberación a todos los que conoce. La misma bendición ha llegado a ambos, pero la experiencia se manifiesta de manera diversa, porque su temperamento individual es diferente. Solo así es aquí. Dos de los hijos de Dios le rinden sus vidas en total rendición. En respuesta a esa rendición, el mismo evento vendrá a ambos: una plenitud del Espíritu nunca antes conocida, nunca creída posible, antes.

Pero la manifestación, la experiencia de esa plenitud, no será la misma en ambos; necesariamente variará con el temperamento individual. Porque Dios no solo da la plenitud, sino que también hizo los recipientes que contienen esa plenitud, y los ha hecho a todos ligeramente diferentes. La copa, el jarrón y la copa de oro están llenos, pero el agua dentro de ellos toma la forma de la forma del recipiente. La luz que fluye a través de los cables eléctricos es la misma, pero toma los tonos de los globos multicolores a través de los cuales brilla. Pablo y Juan eran ambos hombres poderosamente llenos del Espíritu Santo; sin embargo, cuán sorprendentemente su manifestación fue modificada por sus temperamentos individuales. Paul es exultante, ardiente y vehemente. Estalla, una y otra vez, en gritos de triunfo, alabanza y alegría. Su maravillosa vida ardía y ardía, con amor por Cristo, con una intensidad que parecía estar a punto de consumirla en cualquier momento.

La vida parecía demasiado corta para que su alma ansiosa pudiera comprimir en sus momentos fugaces toda la devoción, celo y entusiasmo, de la vida más aguda y de mayor alcance que el Espíritu Santo ha representado en la iglesia primitiva. Seguramente, Pablo estaba lleno del Espíritu Santo, y miles de mártires y héroes misioneros, dotados con la misma intensidad de temperamento e inspirados por la visión de esa vida llena del Espíritu, han presentado ante ellos el tipo paulino de experiencia cristiana como propia. ideal deseado, y, cedido a Dios, lo he alcanzado y ejemplificado maravillosamente en servicio y sacrificio por el mismo Maestro. Y, sin embargo, el hombre que piensa que no está lleno del Espíritu Santo a menos que disfrute del mismo tipo y grado de manifestación que Pablo, puede estar muy alejado de la verdad. Porque, por otro lado, recurre a John.
Ningún hombre estaba más cerca del corazón de Jesucristo que él. Se apoyó en su seno; sintió el latido de la vida del corazón de su Maestro como ningún otro; él interpretó los secretos más íntimos de su alma. Sus escritos exhalan el espíritu de Cristo y nos llevan a la cámara de presencia de un Dios santo. Tranquilo, contemplativo, devocional, su alma no parece estallar en gritos exultantes, como los de Pablo, sino ser embelesado, absorto, perdido en la visión de Cristo. Sin embargo, Juan, el discípulo amado, el confidente de Cristo, estaba tan lleno del Espíritu Santo como lo estaba Pablo, el gran apóstol de los gentiles. En el camino santo, tranquilo y cercano con la vida de Dios de Juan, se nos da un tipo de manifestación del Espíritu que se ha reproducido en miles de vidas piadosas, cuya comunión constante, ministerio de oración y formas más silenciosas de servicio son indescriptiblemente precioso a los ojos de Dios, y llevar la marca segura de su plenitud.

Los Johns, los Rutherfords, los Bengels del redil de Dios, están tan llenos del Espíritu como los Pauls, los Judson y los Patons. Por lo tanto, cuando hayamos rendido nuestras vidas, agradezcamos a Dios por la manifestación individual que Él pueda, en su gracia, nos garantice. Al codiciar el tipo de experiencia de otro hombre, porque concuerda más con nuestra idea de cuál debería ser la manifestación de la plenitud del Espíritu, tengamos cuidado de no menospreciar y deshonrar lo que Dios nos ha otorgado. Si nos concede visiones maravillosas, nos llena de éxtasis espirituales, nos atrapa en el tercer cielo; – está bien. Pero si nos distribuye una experiencia más tranquila; derrama sobre nosotros un espíritu de súplica; Nos llena de una paz tan profunda como la alegría de otros hombres es entusiasta; nos unge con poder en la oración, en lugar de poder en el púlpito; – Esto también está bien. Porque Él lo sabe, y «el Espíritu se divide en partes como lo hará».

3. Su acompañamiento: – Sufrimiento.

En 1 Pedro 4: 1, 2, esta verdad se declara: “Por tanto, como Cristo sufrió por nosotros en la carne, armémonos de la misma manera con la misma mente; porque el que sufrió en la carne, dejó de pecar; que ya no debe vivir el resto de su tiempo en la carne para la lujuria de los hombres, sino para la voluntad de Dios ”. La carne, la naturaleza carnal, que en Cristo fue sin pecado, en nosotros es pecaminosa; es la esfera en la que funciona el pecado, «el cuerpo del pecado», por así decirlo.

Por lo tanto, al entregar nuestras vidas totalmente a Dios para que haga su voluntad, la vieja voluntad propia, la vida de la carne, debe sentir el toque de la cruz de Cristo, ya que es solo cuando se coloca en el lugar de la crucifixión con Cristo. , a través de la rendición y la fe, que podemos dejar de hacer nuestra propia voluntad y llegar a hacer la perfecta voluntad de Dios. Esto significa sufrimiento, y la Palabra nos dice claramente que debemos «armarnos de la misma manera con la misma mente», y esperar sufrir en la carne, para «no vivir más el resto de nuestro tiempo en la carne para los deseos». de hombres, pero a la voluntad de Dios ”.

Ahora, al tratar de conocer la plenitud del Espíritu, nos encontramos con tal experiencia. Al entregar nuestras vidas a Dios, en lugar de la gran manifestación de paz y alegría del Espíritu que anticipamos, nos preocupa encontrar una totalmente diferente. En cambio, llegamos a un lugar de lucha y de agonía del alma; una conciencia de resistencia feroz y de sufrimiento más agudo; de agitación, incertidumbre y angustia. En lugar de luz es oscuridad; en lugar de paz, un malestar terrible; en lugar de plenitud, un vacío espiritual aparentemente absoluto y esterilidad en nuestras almas; en lugar de avanzar, un paso aparentemente hacia atrás. Todo el tiempo continúa esta sensación de sufrimiento intenso, horrible e interno, que no podemos definir, describir ni comprender, salvo que es tan diversa de nuestras expectativas que nos lleva a una confusión casi impotente.

Y, sin embargo, esta experiencia es absolutamente normal, explicable y de esperarse en cada vida producida. “Erramos al no conocer las Escrituras”. Si las hubiéramos conocido, “nos armaríamos con la misma mente”, esperaríamos, de antemano, exactamente esta experiencia. No se confunda ni se desanime a ningún creyente que entre en esta crisis, ya que es una evidencia segura de que Dios lo llevará al lugar de plenitud que su corazón anhela. El viaje a la habitación superior de Pentecostés debe ser realizado por un lugar llamado Calvario; Dios tiene el mismo lugar para sí mismo que para los pecados: la cruz de Cristo; el hombre que gritó: «Ya no soy yo, sino Cristo, que vive en mí», primero lloró: «He sido crucificado con Cristo». ¡Pero duele ser crucificado incluso con Cristo! Y entonces hay oscuridad, lucha, agonía y sufrimiento. Sin embargo, «no temas, solo cree», porque «si nos hemos unido a él por la semejanza de su muerte, también lo seremos por la semejanza de su resurrección», y de todo eso saldrá el propio descanso de Dios, la paz y poder.

4. Su tiempo: – El tiempo de la rendición.

Como se ha dicho, no estamos, en el instante en que nos hemos rendido a Dios, para comenzar a examinar nuestra experiencia interior para ver si Él ha cumplido Su promesa de manifestación. Porque el momento de la rendición profesa no siempre es el momento de la entrega real a Dios, ya que puede haber algo en nuestras vidas con respecto al cual hay una falla consciente en ceder, y que obstaculizará la manifestación del Espíritu en el momento de la aparente entrega. Sin embargo, al mirar hacia atrás en nuestras vidas, vemos claramente la verdad general de que la experiencia de la plenitud del Espíritu fue la respuesta de Dios a nuestra rendición, y definitivamente los unimos en los registros de tiempo de nuestra vida espiritual.

Esto aclara el punto discutido si la manifestación de la plenitud de Cristo es, o no es, una experiencia posterior a la conversión, una llamada «segunda bendición». Si, como se ha visto, la experiencia de la plenitud del Espíritu está vinculada de hecho, y con el tiempo, con la rendición de nuestra vida a Dios, la única pregunta es, ¿cuándo nos rendimos tanto? Si, en la conversión, no solo confiamos en Cristo para salvación, sino que también le entregamos nuestras vidas a Él en total rendición, entonces no solo hemos recibido el Espíritu, sino que también hemos llegado a conocer Su plenitud.

Pero, si ocurre un intervalo de mayor o menor duración entre nuestra salvación y nuestra consagración a Dios, entonces, necesariamente, la plenitud del Espíritu debe ser, como suele ser, una experiencia posterior a la conversión. Lógicamente, ese intervalo siempre es necesario; prácticamente, puede ser tan corto como para hacer las dos experiencias casi simultáneas; usualmente hay un intervalo, largo, cansado e innecesario, en el que el alma busca a tientas lo desconocido o se resiste a la verdad conocida.

Lógicamente, tal intervalo es necesario porque la apelación a la consagración supone la salvación, y se basa en ella. «Os suplico, hermanos, por las misericordias de Dios» (Rom. 12: 1). Es el amor que brota en nuestro corazón porque Cristo nos ha salvado, lo que nos impulsa a entregar nuestra vida a Él. La vida entregada es la respuesta de los redimidos a su Redentor, y no es hasta después de que hayan experimentado el amor de «Aquel que los amó por primera vez», que sus propios corazones pueden encenderse con el amor que incita a rendirse. Por lo tanto, la conversión debe necesariamente preceder a la consagración.

Prácticamente el intervalo puede ser tan corto como para pasar casi desapercibido. El mismo torrente de gracia que lleva un alma al reino de Dios, llena simultáneamente su corazón con la capacidad de respuesta del amor que solo puede desahogarse en la rendición instantánea de la vida. ¡Felices son tales!
Paul parecía apenas salvado hasta que, en actitud de consagración, gritaba «Señor, ¿qué quieres que haga?» Charles G. Finney, después de haber encontrado a Cristo como su Salvador, testifica que cuando salió de las profundidades del Woods, y caminó hacia su despacho de abogados, se encontró repitiendo en voz alta: «Debo predicar el evangelio». Casi inconscientemente, en la hora de su conversión, entregó su vida a Dios, y la visión de los clientes, resúmenes. y las ambiciones profesionales habían desaparecido ante la visión de Aquel que murió por él. El resultado fue que la misma noche, mientras estaba solo en su oficina, le llegó una manifestación de la plenitud de Dios que se le ha dado a pocos hombres desde los días de la iglesia primitiva, cuya mera lectura llena el corazón de temor reverente ante la visión de lo que Dios puede hacer con la vida totalmente rendida. Por lo general, hay un intervalo considerable entre la conversión y la rendición total a Dios.

Sin embargo, es innecesario e infeliz. No existe porque Dios lo desee o lo planifique, sino porque ignoramos esta gran verdad del corazón, o saber, seguimos resistiendo el llamado de Cristo. Finalmente, después de años de oscuridad o desobediencia, cedemos y llegamos a un remanso de reposo en el que podríamos haber entrado años antes, en lugar de lanzarnos al mar agitado sin él.

5. Su progresividad: – La manifestación de la plenitud del Espíritu puede ser progresiva.

Tenga en cuenta que la voluntad de rendirse es un proceso. Es un acto definitivo, hecho de una vez por todas, y es agradable a Dios como tal. Sin embargo, pocos creyentes se dan cuenta en ese momento del significado y el alcance de una rendición completa a Dios. Por lo tanto, el perfeccionamiento de esta rendición es un proceso medible, y hay una progresividad de manifestación con él. En algunas vidas esto es menos, en otras, más marcado. Algunos hombres y mujeres entregan sus vidas a Dios en un instante, con un barrido, absoluta e intensidad de consagración que respira almas cautelosas y tardías, y el sello de plenitud manifestada de Dios es tan inmediato e impresionante en su respuesta.
Otros ceden lentamente, y gradualmente, a Dios, y su experiencia toma un reparto más gradual y progresivo. Podemos ilustrar algo como esto: usted es dueño de una valiosa finca. Después de la debida deliberación, decidió venderlo, lo hizo de buena fe y ahora está a punto de transferirlo. Paseando un día antes de la transferencia, descubre, para su sorpresa, una corriente de agua fina y viva de cuya existencia no había conocido antes, y que aumenta mucho el valor de su patrimonio. Le cuesta una lucha considerable dejar que esto vaya con la tierra, ya que no estaba en su conocimiento cuando se vendió. Pero usted es un hombre honorable, y finalmente cede, porque la propiedad se vendió «con todos sus accesorios». Poco después de esto, descubre los cultivos de carbón en la misma granja, y se despierta para darse cuenta de la presencia de un valioso mina de carbón.

Pero ahora es demasiado tarde, y después de una lucha severa, decides que la mina de carbón también debe irse, ya que la venta fue absoluta y sin reservas. A medida que llega el día de la transferencia, un día descubrirás rastros de oro en el fondo del río, y pronto te sorprenderá la noticia de que tu patrimonio desaparecido es uno de los tractos auríferos más ricos del continente. Y ahora viene una lucha poderosa, una prueba suprema. Intenta persuadirse de que las minas de oro no se incluyeron en la venta; que el precio es miserablemente inadecuado; que no tiene el honor de completar la transferencia.

Pero en tu corazón sabes que la venta fue sin reserva; que incluía todo, incluso el aire arriba y la tierra debajo de esa granja; y su conciencia dada por Dios suplica sin cesar hasta que, por fin, después de una lucha terrible, ceda y ponga su mano y sello al hecho que barre mucho más de lo que jamás había previsto. Aun así es en muchas vidas. Nos rendimos absolutamente y sin reservas a Dios, y esto, aceptable para Él, trae bendiciones manifiestas a nuestras almas. Pero no comenzamos a conocer el alcance completo y la importancia de tal consagración a Cristo, y, si lo hiciéramos, tal vez retrocederíamos horrorizados por una visión completa de su significado desde el principio.

Nuestro bendito Señor lo sabe, y ¡cuán compasivo y tiernamente lo encuentra! Muy satisfecho con nuestras voluntades cedidas, pronto revela un ídolo apreciado, y muestra que está involucrado en nuestra rendición en blanco, por así decirlo, a Él. Quizás luchamos y resistimos, pero nuestro acto de rendición fue honesto y sincero, así que lo rendimos. Paso a paso, Él ahora continúa, mostrándonos, tan rápido como podemos soportarlo, cómo este acto de rendición incluye todo lo que apreciamos. Finalmente, con la fe añadida en su amor a partir de estas experiencias, nos pone cara a cara con nuestra mina de oro, nuestro Isaac, algún tesoro de voluntad propia, afecto u orgullo, del que preferiríamos rendir todo lo demás en la vida. Sí, nuestra vida misma.
Pero el hecho ha sido dibujado; no hay reserva; todos deben irse. Y así, de la lucha, viene ese perfeccionamiento de la rendición que trae a nuestros corazones su codiciada plenitud de manifestación. Debería alegrarnos mucho que haya almas intrépidas cuyo desafío de «Señor, ¿qué quieres que haga?», Responde con una revelación del alcance y alcance de la rendición, cuya aceptación instantánea e intrépida trae una manifestación instantánea de Su plenitud. Sin embargo, cuán hermoso es que Él, con amor y paciencia, conduzca a las almas más tímidas y encogidas por la escalera de oro de la vida entregada, hasta que, paso a paso, ellas también hayan alcanzado esa altura alegre, que otros conquistan.

MI CONSAGRACION

Creo que Jesucristo está morando en mí por su Espíritu porque la Palabra de Dios lo dice. (2 Co. 13:5) – (1 Co. 6:19.)

Creo que está buscando cumplir su propósito a través de mí. (Ef. 2:10) – (Juan 15:16.)

Me doy cuenta de que mi vida debe ser entregada a Él para que pueda lograr este propósito. (Romanos 6:13.)

Escucho su llamado para mí: «Te ruego * * * presenta a tu cuerpo un sacrificio vivo * * * a Dios» (Rom. 12:1).

Ahora escucho esa llamada.

Este día definitivamente consagro mi vida al Señor Jesús para confiar, obedecer y servirle lo mejor que sé mientras la vida dure. Y oro para que en adelante me permita vivir una vida de fe, amor y devoción hacia Él aquí, como desearía haber vivido cuando lo veo cara a cara allí.
Fecha:
Firmado:

Esto no es una promesa. Es una ofrenda voluntaria. ¿Conoces la oferta suprema de libre albedrío que puedes llevar a Jesucristo en respuesta a su indescriptible sacrificio por ti? Es usted mismo. La mayor tragedia del tiempo y la eternidad es un ALMA PERDIDA. El siguiente más grande es una VIDA PERDIDA. Me refiero a la de un cristiano cuya alma se salva pero cuya vida se vive para el mundo y para sí mismo en lugar de para Cristo. Para cada hombre en Cristo Jesús, Dios tiene un propósito, un plan y un lugar. Los encontrarás a todos cuando consagres tu vida a Él. Y, oh, lo que extrañarás tanto por el tiempo como por la eternidad al vivir esa vida por el mundo.

No firme esta tarjeta a menos que lo diga en serio. A solas con Dios en el lugar tranquilo. Piénsalo bien y reza. Y luego decida deliberadamente si usted, un hijo redimido de Dios, puede permitirse el lujo de vivir esta vida efímera suya aquí FUERA DE LA VOLUNTAD Y EL PROPÓSITO DE DIOS PARA ÉL. Eso es supremamente lo que significa la consagración. Es presentarle a su cuerpo un sacrificio vivo a Jesucristo para vivir Su gloriosa voluntad por él en lugar de su propio egoísmo y egocéntrico. ¿Qué le dirás acerca de Romanos 12: 1, cuando lo encuentres en la gloria?

Dona al sitio de la Gaceta para ayudarnos

Por favor, considera una donación para ayudarnos pagar por los costos de mantener este sitio en el Internet.


Publicado por

David Cox

Soy Pastor y Misionero en DF Mexico.