McConkey III. El Secreto de su Constante Manifestación

McConkey III. El Secreto de su Constante Manifestación

III. El secreto de su constante manifestación

Permanece en mí y yo en ti. Como la rama no puede dar fruto de sí misma, excepto que permanezca en la vid; ya no podéis, salvo que moren en mí. Juan 15: 4 Yo soy la vid, vosotros sois las ramas: el que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto; porque sin mí no podéis hacer nada. JUAN 15: 5

Llegamos ahora a la última fase del triple secreto del Espíritu Santo. Su importancia será reconocida en el siguiente tipo de experiencia, no es infrecuente entre los creyentes. Un hijo de Dios, traído por el Espíritu bajo la convicción de esta verdad, ve el reclamo de Dios sobre su vida, y lo pone a sus pies, un sacrificio vivo. En respuesta a esa rendición, le llega de Dios una plenitud de poder, bendición y vida espiritual, más allá de sus más preciadas imaginaciones, y su espíritu se regocija en las riquezas de su experiencia más plena.


salv73 ¿Eres actualmente Salvo? Los que son engañados
Los que son engañados. Examinamos la salvación y qué exactamente tienes que hacer para ser salvo, y no hay dudas en ti.
Temas: No Somos Salvos por Obras | Somos Salvos por “Tener a Jesús” | Hay Gente Engañada | La Confesión de tus Pecados | No renunciaron el Pecado en sus vidas | La Salvación es la Negación de tu propia Voluntad | La Delusión en Pensar que son Salvos.
Leer el Folleto: salv73 ¿Eres actualmente Salvo? Los que son engañados.

Tan manifiesta es la presencia del Espíritu en su corazón; está tan conscientemente lleno de Su vida, que siente como si hubiera alcanzado un nuevo estado de poder espiritual y experiencia que nunca se iría ni disminuiría. Pero, poco a poco, llega un cambio. El brillo de la experiencia parece atenuarse; su poder comienza a disminuir; su manifestación para disminuir. Todavía continúa «reclamando» lo que siente que se ha ido; profesa lo que no posee, con la esperanza de que esto pueda traer de vuelta la «bendición». Pero al final se derrumba en la desesperación, y en adelante se refiere a todo esto como su experiencia perdida «, una bendición que una vez disfrutó, pero que ahora ha huido.

En tal caso, demasiado común, ¿qué ha sucedido? No es que el Espíritu haya dejado de residir en tal creyente; pero ha dejado de revelarse en su antigua plenitud. No se trata de la morada perdida, sino de la manifestación perdida. El Bendito no se ha ido, pero la bendición sí. La manifestación de la plenitud del Espíritu fue perfectamente satisfactoria para él en especie y grado, pero no en permanencia. Falló en la continuidad, desvaneciéndose lentamente como el rubor del crepúsculo en un cielo al atardecer. ¿Y por qué? ¿Cuál es la explicación de este incumplimiento en la continuación de la manifestación?

En Juan 14:21 Cristo declara las condiciones generales de la manifestación del Espíritu, cuando dice: «El que tiene mis mandamientos y los guarda … me manifestaré a él». Claramente refiriéndose aquí a la manifestación de sí mismo a través del Espíritu, declara, como una gran verdad universal, que las condiciones de esa manifestación son el cumplimiento de sus mandamientos, es decir, como veremos más adelante, no los mandamientos de los Ley, pero las de Gracia, – Fe y Amor – que cumplen la Ley.

En otras palabras, Cristo simplemente afirma que la manifestación de Dios viene a aquel que hace la voluntad de Dios. Así, cuando el individuo en el caso citado era un pecador, la voluntad de Dios para él como hombre no salvo era arrepentirse y creer en el Señor Jesucristo, para la salvación de su alma. Esto lo hizo, y de inmediato llegó la manifestación de Dios en la conversión; el Espíritu, como hemos visto, fue recibido y entró para morar para siempre. Y ahora, a medida que pasa el tiempo, ve que hay dentro de él una vida propia que es enemistad con la vida de Dios, una voluntad propia que se opone a la voluntad divina, y que la voluntad de Dios para él es renunciar a todo. voluntad propia, y el entregarse totalmente a Dios para hacer su voluntad.

Esto también lo hace, y de inmediato llega, en la consagración, una poderosa manifestación de Dios, en la plenitud de ese Espíritu que ya fue recibido. A estos dos actos de hacer la voluntad de Dios, Dios respondió manifestándose al creyente, tal como lo había prometido. Pero ahora, en lugar de detenerse aquí, y reclamar «la bendición», y tratar de vivir el resto de su vida en su experiencia pasada, el creyente debería haber insistido en esta verdad afín, que desde la manifestación del Espíritu viene a él quien hace la voluntad de Dios, la manifestación continua del Espíritu solo puede venir a aquel que continuamente hace la voluntad de Dios.

Es decir, aunque estos tiempos de manifestación provienen de estos actos de hacer la voluntad de Dios, la constancia de la manifestación solo puede venir de una acción continua, una vida diaria en la voluntad de Dios. Por lo tanto, la rendición de la vida es solo el comienzo de una vida de rendición. El acto de consagración debe encarnarse en una vida de consagración, si la bendición iniciada debe continuar con la bendición.

Porque la consagración es más bien el umbral, que el clímax, de la plenitud del Espíritu. No es tanto una estrella, que, una vez fijada, iluminará para siempre nuestras vidas con su resplandor, sin más cuidados de nuestra parte, ya que es una puerta, que debe mantenerse constantemente abierta, si entra la luz en su desprestigio es continuar. Y es justo aquí donde el creyente que está de luto por una «experiencia perdida» ha fallado.

Ha aprendido el primer y segundo secreto del Espíritu Santo, pero no el tercero y el último. Ha recibido el Espíritu Santo, a través de la unión con Cristo; ha sido lleno del Espíritu Santo, mediante la rendición a Cristo; pero aún no conoce la manifestación constante de ese Espíritu, a través de permanecer en Cristo. Ha colocado el clímax de su experiencia cristiana en la Consagración, en lugar de permanecer. Ha recibido «la plenitud»: reclamó la «segunda bendición»: se hizo perfecto «: y luego hizo lo que ningún hombre o mujer mortal se atreve a hacer: se detuvo y descansó sobre una supuesta experiencia obtenida. reteniendo «la bendición» que le ha llegado, se detiene ante el secreto final y supremo de su retención: el secreto de permanecer en Cristo.

Está engañado, confundido y decepcionado, porque no ha podido ver que un hombre pueda he recibido el Espíritu, he sido lleno del Espíritu y, sin embargo, n2. La necesidad de permanecer surge de la doble naturaleza del creyente: una verdad ya considerada en otra conexión. Si, cuando la nueva vida del Espíritu llenó al creyente en la rendición, la vieja vida de la carne se desvaneció, entonces el creyente no necesitaría aprender el secreto de permanecer. Pero este no es el caso.

Es verdad, nuestro viejo hombre ha sido crucificado. «Pero él está crucificado en Cristo, y es solo cuando permanecemos en Cristo que nos damos cuenta de esta crucifixión y esta vida de resurrección. La carne aún permanece en el creyente. De lo contrario, ¿por qué es él? constantemente exhortado a caminar en el Espíritu? y no caminar en la carne? No debe caminar en ella, y no necesita caminar en ella, pero el hecho de que puede caminar en ella, y a menudo camina en ella, prueba que está allí. Y al estar allí, debe ser evidente que cada vez que se rinde a la carne y camina en la carne, el que frustra y controla la manifestación del Espíritu.

Es muy necesario que esto sea cierto, porque Dios no puede manifestar Él mismo a través de la carne. La mente de esa carne es «muerte:» es «enemistad con Dios:» es el enemigo más amargo del Espíritu. Por lo tanto, en la medida en que el creyente camina en la carne, sí, en cada acto que hace en la carne, la manifestación del Espíritu debe cesar hasta ahora.

Para que el Espíritu haga cualquier otra cosa sería para Dios t o poner su aprobación divina sobre los actos realizados por lo que odia y ha condenado a muerte: la carne. Sería no solo dejar que la carne «se gloríe en su presencia», sino que sería dar la gloria de su propia presencia santa a la carne. Sería como llevar la gloria de la Nube al templo contaminado de una deidad pagana: como glorificar a Dagón con el halo de la divinidad, en lugar de golpearlo con el golpe del juicio divino. A pesar de que un hombre ha sido lleno del Espíritu en la rendición, Dios no puede poner su sello en una vida de no conformidad con su voluntad, al continuar a través de ella, necesito aprender a caminar en el Espíritu.

Una manifestación del Espíritu debido a un acto pasado de obediencia. El creyente necesita claramente ver esto. Necesita comprender que, dado que la manifestación le llega al que hace la voluntad de Dios, cada vez que hace la voluntad de la carne, esa manifestación debe ser nublada. Hay una condenación consciente en el corazón del creyente cada vez que se rinde a la carne; una sensación consciente de oscurecimiento interior, como si una nube hubiera pasado entre él y Dios, y apagara la luz de la cámara más interna de su alma.

La carne es un velo entre el creyente y la presencia consciente de Dios, y cada vez que entra, cuelga ese velo. Es este mismo conocimiento que estas recaídas en la carne ocultan el semblante de Dios, lo que engendra en el creyente que la vigilancia para morir diariamente, para desanimar al anciano, para acercarse más y más al lado de Cristo, eso es así. enfatizado por Pablo como la condición final de la vida bendecida.

No es que tal acto hecho en la carne, tal recaída en la carne, le cueste el alma. La cuestión aquí en cuestión no es la de la salvación de Cristo, sino la de la comunión con Cristo. El hijo que ha cedido a un acto de desobediencia no pierde su filiación. Pero hay tensión, pena y comunión rota en el círculo familiar. La filiación es tan segura como la sangre de Cristo, y la omnipotente mano del Padre puede lograrlo. Pero la comunión con Dios es como la cara de un delicado espejo: incluso el aliento de la vida carnal en él condensará las nubes lo suficiente como para sombrear la presencia brillante.

¡Cuán tonto es para un hijo de Dios confiar en cualquier «experiencia» o manifestación del Espíritu pasada, cuando ve que el primer paso que puede dar en la carne nublará esa manifestación! ¡Y cuán necesario es que siga adelante! aprenda el secreto final de permanecer en Cristo, que solo puede enseñarle cómo estas «rupturas» en la comunión se volverán cada vez menos, hasta que por fin haya aprendido a caminar en el Espíritu y alcance la feliz consumación, donde «la ley de El espíritu de vida en Cristo Jesús me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte «.

Nada dentro de las páginas de la Palabra de Dios da una enseñanza más útil sobre las verdades del Espíritu Santo que la parábola de la vid y las ramas. No solo es maravillosamente claro y simple, sino que comprende todo el triple secreto del Espíritu. Imagine una rama, injertada en la vid, en la primavera. Tan pronto como se completa la unión, la rama recibe la vida de la vid, que comienza a latir a través de ella. Esto ilustra que el creyente recibe el Espíritu Santo, a través de la unión con Cristo por fe, en el momento de su conversión.

Supongamos ahora una obstrucción en los canales de la rama, que verificó el flujo de savia, de modo que aunque la rama había recibido, aún no estaba llena. En el momento en que esto se elimina, la rama se archiva con la vida de la vid. Esto representa al creyente que en verdad recibió el Espíritu Santo, pero, por una voluntad y vida no cedidas, seguramente está obstaculizando la plenitud de esa vida que seguramente recibió. Tan pronto como se entrega por completo a Dios, se llena del Espíritu que ya recibió. Ahora aquí se detiene con demasiada frecuencia. Intenta vivir de una experiencia pasada.

Pero la rama no, sí, no se atreve. Porque no es suficiente que la rama reciba la savia de la vid en el injerto; o que se llenó con él el día que se entregó por completo a él. Pero, cada día y cada hora de su existencia, debe continuar recurriendo, momento a momento, a la vida de su vid nutritiva. No solo debe dibujar en esa vid para el nacimiento y el brote, sino también para la hoja, fibra, madera, floración y fruto final. Debe permanecer en la vid. Hoy no se atreve a confiar en la plenitud de ayer. No se atreve a dibujar en la vid un día, y no lo hace al siguiente. Si así fuera, entonces, cuando llegara la cosecha, no habría fruta. Debe permanecer en la vid.

La aplicación al creyente es evidente. Debe aprender este secreto final. Porque como la rama no puede dar fruto de sí misma, sino que permanece en la vid; no podéis más que permanecer en mí «.

3. La naturaleza de permanecer. ¿Y ahora qué es permanecer en Cristo? ¿Qué quiere decir exactamente Cristo cuando usa estas palabras para describir el secreto final del Espíritu Santo? ¿Cómo debemos permanecer en Él para que podamos conocer el gozo de Su promesa, «y yo en ti?» Si se alcanza el clímax de la vida cristiana aquí, como es seguro, cuán importante es para nosotros no tener valor , y nociones indefinidas, pero conocimiento claro y bien definido de lo que significa este término.

Los hombres, es cierto, han escrito hermosos ensayos sobre Permanencia: la poesía religiosa está llena de descripciones: se han pronunciado pensamientos ricos y hermosos. Sin embargo, de alguna manera todos ellos han sido vagos, sombríos y místicos, en vista de nuestro sincero deseo de saber qué es Permanecer, para que podamos encarnar prácticamente su verdad supremamente importante en nuestra vida cotidiana. La dificultad aquí, como siempre, es que buscamos los pensamientos de los hombres, en lugar de los pensamientos de Dios, acerca de la verdad.

Ignoramos la regla más importante del estudio de la Biblia, a saber: – cuando encontremos una frase de significado desconocido, preguntemos a Dios, quien escribió el Libro , lo que quiere decir con eso, en lugar de buscar la opinión del hombre sobre Es decir, con respecto a cierta oscuridad en una parte de la Palabra, busque encontrar alguna otra porción de esa Palabra que la aclare. Lo mucho que hemos menospreciado la palabra de Dios, a este respecto, está bien ilustrado por el mismo término que estamos considerando.

Durante todo el tiempo que los hombres han estado a tientas, espiritualizando y teorizando acerca de la hermosa verdad de la permanencia, ha habido en nuestros propios rostros la definición que Dios mismo le da, tan clara, simple y práctica como solo Él podría hacerlo. Lo encontramos en I. Juan 3:24. «Y el que guarda sus mandamientos permanece en él y él en él». ¡Qué extraño que nos hayamos perdido tanto tiempo! Es la misma verdad simple que la de la Manifestación. (Juan 14:23.) ¿Y por qué? Porque no se trata de salvación sino de comunión.

No afecta nuestra seguridad sino nuestro caminar en Cristo. No creer en Cristo nos cuesta nuestras almas; pero el hecho de no permanecer en Él, después de creerlo, nos cuesta nuestra comunión consciente con Él, oculta la manifestación de Su presencia. Permanente expresa en una sola palabra las condiciones de Manifestación, tratadas en un capítulo anterior. Porque, «al que guarda mis mandamientos me manifestaré» (Juan 14:23): pero «el que guarda mis mandamientos permanece en mí» (1 Juan 3:24): por lo tanto, es al que permanece que yo manifieste yo mismo «. La lógica de esto es clara. Por lo tanto, permanecer es el constante mantenimiento de Sus mandamientos, en respuesta a lo cual Él se manifiesta en constante comunión con Sus hijos.

Pero alguien dice: “Si mi permanencia en Cristo depende de que guarde la multitud de mandamientos en Su Palabra, entonces nunca puedo alcanzarla, porque ni siquiera puedo recordarlos a todos, mucho menos guardarlos, y así debo desesperarme de aprender esto. secreto final del Espíritu Santo.

No es así, amados. Volvamos a Su Palabra en 1 Juan 3:23:» Y este es Su mandamiento, que creamos en el nombre de Su Hijo Jesucristo, y que nos amemos los unos a los otros. , como Él nos dio el mandamiento: «Para nosotros, que estamos bajo la gracia, todos los mandamientos se cumplen en este gran doble mandamiento de Fe y Amor:» la fe que obra a través del amor «. Hemos llegado a una verdad tan importante que merece toda la consideración orante que somos capaces de darle, en los dos capítulos restantes de esta serie, y solo a ella, en conclusión, cederemos sus límites.

Permanencia

Hemos visto que Cristo se manifiesta, por medio del Espíritu Santo, al que hace su voluntad, es decir, al que guarda sus mandamientos. También hemos visto que el constante mantenimiento de Sus mandamientos es lo que Él llama permanecer en Él, y que no trae Su entrada o morada, ambas ya efectuadas en el creyente, sino esa constante revelación de Sí mismo a través del Espíritu. por lo cual cada corazón creyente anhela. También hemos visto que todos estos mandamientos, cuyo cumplimiento constituye la Vida Permanente, están encarnados en el gran doble mandamiento de Fe y Amor.

Tomamos en este punto, entonces, el lado de la Fe de la Vida Permanente; La primera mitad del gran mandamiento de 1 Juan 3:23, cuyo mantenimiento continuo es darnos el deseo final de nuestro corazón: es constituir aquello que permanece en Él que trae Su permanencia en nosotros.

¿Qué es, entonces, esta Fe que comprende una parte tan integral e importante de la Vida Permanente? ¿Difiere de la fe a través de la cual somos justificados, a través de la cual recibimos el perdón de los pecados y el don del Espíritu Santo? ¿Si es así, cómo? Respondemos que su esencia es la esencia de toda fe, mirar a Jesús. Pero es, no tanto la diferencia, sino la ampliación, nuestro primer conocimiento de la fe es que es una constante búsqueda de Jesús para la manifestación continua del Espíritu: incluso, al principio, fue un acto de mirar hacia Jesús por la entrada de ese Espíritu. Para aclarar este pensamiento, notemos dos puntos:

Primero. El creyente en sí mismo está espiritualmente MUERTO. «En mí, eso está en mi carne, no mora el bien». «Porque estáis muertos, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios» (Colosenses. El creyente no tiene vida espiritual en sí mismo, aparte de Cristo Jesús. Él tiene vida física, vida del alma, pero no vida divina, aparte de Cristo. El simple hecho del nuevo nacimiento es una prueba aplastante de esto. Tan inútil en sí mismo es su muerte espiritual que debe haber un nuevo nacimiento. Su antigua vida no puede ser reformada, ni mejorada, ni utilizada de ninguna manera por Dios.

No hay ningún proceso, ni siquiera de la alquimia divina, por el cual el metal base de «la carne» pueda ser transmutado en el fino oro de » el Espíritu «. Debe nacer de nuevo, nacido de Dios, nacido de nuevo, nacido de arriba, nacido del Espíritu. La vida que viene a él es una vida nueva; no es la suya, sino la vida de Dios en Él. No es un hombre mejorado por la carne, sino un hombre habitado por Dios. No es que tenga una vida mejor que la que posee el pecador, sino otra vida nueva, que el pecador no posee en absoluto. No está llamado a tratar de enmendar, sino a posponer al «viejo hombre». Dios tiene la misma sentencia para la vieja vida en él que en el pecador, es decir, la condenación.

Segundo. Jesucristo es vida espiritual. «Yo soy el camino, la verdad, y la Vida.» «Cuando Cristo, quien es tu vida, aparecerá». «Dios nos ha dado vida eterna, y esta vida está en su Hijo». «El que tiene al Hijo, tiene la vida: y el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida». «En él estaba la vida». ese pan de vida; «» Les doy vida eterna «. Así, aunque el creyente está espiritualmente muerto en sí mismo, Cristo es vida espiritual». Y el creyente recibe la vida, no como un regalo aparte de Cristo, sino por el regalo de Cristo. Jesucristo no imparte tanto la vida como la vida. Es decir, la vida espiritual llega al creyente por la llegada de Cristo, quien es la vida. Así, la vida espiritual en el creyente no es suya; es Cristo morando en él. El creyente nunca recibe un don de vida espiritual que ahora es su propia posesión, independiente y separada de Cristo: recibe a Cristo mismo para morar en el poder del Espíritu.

Por lo tanto, el creyente es retratado como un hombre en sí mismo espiritualmente muerto, morado en el Espíritu por Jesucristo, quien es su vida espiritual. Esa vieja naturaleza es tan muerta en el creyente después de la conversión como lo era antes. Debe considerarse como completamente inútil. Su mente carnal es «muerte», es «enemistad con Dios», y de ninguna manera está sujeta a Dios, o es susceptible de mejora espiritual en el creyente, más que en el pecador. Por lo tanto, la única esperanza del creyente es renunciar a su propia vida propia, como completamente desesperada, y comenzar a mirar únicamente la vida de Cristo dentro de él.

Aquel cuya naturaleza es pecaminosa solo puede mirar a Aquel que no tiene pecado; el que es debilidad debe mirar al que es fortaleza; el que está vacío debe mirar a Aquel que es toda plenitud; El que está muerto debe mirar a Aquel que es la vida. Entonces, su nueva vida no debe ser un «yo» mejorado, sino que «ya no soy yo, sino Cristo, que vive en mí, y esa vida que ahora vivo en la carne, yo vivo en la fe». (Gálatas 2:20) Pablo descubre que no solo está justificado por la fe, sino que «el justo debe vivir por la fe:» no solo que ha recibido el Espíritu, sino que debe caminar en el Espíritu. Ha alcanzado la concepción más amplia de la fe que el creyente puede comprender, al alcanzar la fe a través de la cual no solo nacemos de Dios, sino también la fe a través de la cual vivimos en Dios: la fe de permanecer. ¿Qué es entonces esta fe?

Es esa actitud habitual por la cual quien, en sí mismo está espiritualmente muerto, está constantemente mirando, y recurriendo diariamente y cada hora, a la vida de otro: la plenitud de la vida de Jesucristo dentro de él. Esta es la vida de fe; Este es el camino en el Espíritu; esto permanece en el lado de la Fe. Con la fe en este amplio alcance del término, la palabra de Dios tiene mucho que decir, y parece nunca cansarse de enfatizar su suprema importancia. «Después de la misma manera en que habéis recibido a Cristo Jesús, así que andad en él», es una de las verdades que Pablo busca fervientemente presionar a sus oyentes.

¿Y cómo lo recibimos así? ¿No fue por cesar de todas nuestras obras de justicia propia? ¿No fue al llegar, en la desesperación, al final del esfuerzo propio, y la auto justificación, y arrojarnos, con la mayor confianza indefensa, sobre Jesucristo, y solo sobre Él? ¿Podríamos, por cualquier esfuerzo posible de nuestra parte, lograr el perdón de los pecados y la reconciliación con Dios? ¿Podríamos borrar una sola mancha de la multitud que enrojeció nuestras vidas pecaminosas? No: porque «sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados», por lo que, por fuerza, tuvimos que arrojarnos, en fe absoluta e indefensa, sobre Jesucristo para lograr lo que posiblemente no podríamos comprender. Fue así que recibimos a Cristo Jesús. Ahora, de la misma manera, debemos caminar en Él. Pero una caminata es simplemente un paso reiterado.
Por lo tanto, así como dimos el primer paso de la fe impotente en Cristo solo para recibir el Espíritu, también debemos dar cada paso en nuestro caminar, nuestra vida con Él, para la manifestación constante de ese Espíritu. ¿Deseamos poder? Debemos buscarlo cada vez que sea necesario. ¿Anhelamos el amor? Debemos mirar a Él por el suyo, porque el nuestro es frío y egoísta. ¿Deseamos la unción para el servicio? Debemos mirar a Él, renovadamente, en cada repetición de tal servicio. ¿Necesitamos orientación, sabiduría, tacto, gentileza, paciencia, paz, alegría? Debemos buscarlo todo.

Tenga en cuenta esta misma verdad debajo de la superficie de Romanos 6:4, «Que así como Cristo fue resucitado de la muerte por la gloria del Padre, así también nosotros debemos caminar en una nueva vida». Aquí se hace la declaración de que nuestro caminar cristiano en la nueva vida debería ser como Cristo resucitó de entre los muertos. ¿Podemos concebir una imagen más perfecta de impotencia que un hombre muerto? Cristo estaba, en cuanto al cuerpo, muerto.

Ese cadáver no podía por sí mismo ritar, moverse, respirar o revolverse; en sí mismo era completamente impotente.

Pasó hora tras hora y yacía en la tumba, al alcance de la muerte, sin poder en sí mismo para levantarse, pero esperando el toque de Dios Padre. Luego vino el poderoso avivamiento de la resurrección, por el cual “Dios lo levantó de los muertos. «Cristo no resucitó a sí mismo: no fue designado así: fue resucitado por otro, el Padre. Ahora, de esta misma manera, el creyente debe caminar en la nueva vida. Debe darse cuenta de sí mismo como muerto e indefenso, y es estar mirando a diario y cada hora, y dependiendo de otro, incluso de Jesucristo, incluso del Espíritu Santo dentro, para cada paso de su caminar «en la novedad de la vida», tal como lo hizo para el primer paso en el mismo.

Amados, ¿nos damos cuenta de que nuestro caminar en el Espíritu debe ser una vida de fe constante y momentánea, tan segura como lo fue nuestra salvación por un acto de fe? ¿Que no solo debemos ser regenerados por la fe, sino vivir por la fe? ¿Creemos que Cristo quiso decir exactamente esto cuando dijo: «Aparte de mí no podéis hacer nada? Atrévanse a dirigir esa reunión: escriba ese papel o carta: escriba esa dirección: entregue ese tratado: hable con esa alma acerca de Cristo: haga eso decisión: da el siguiente paso: – ¿nos atrevemos a hacer algo sin esa rápida elevación de fe hacia Aquel en quien solo habita la vida espiritual?

¿Hemos encarnado este hecho de nuestra propia insuficiencia en nuestro caminar cristiano diario? ¿Nos damos cuenta de que esto no es simplemente un tema para ensayos religiosos, o un tema bastante místico para las conversaciones de reunión de oración, pero está destinado a ser la verdad más intensamente práctica que Cristo puede dar a U3, y estar inmerso en cada acto, cada palabra, cada pensamiento. ¿constantemente mirando al Cristo que mora en él? Ese yo es digno de toda desconfianza, y Cristo es digno de toda confianza que conocemos.
Pero, ¿lo estamos viviendo? ¿»Aparte de mí no podéis hacer nada» se ha convertido en parte de nuestra vida y también de nuestro credo? «Es el Espíritu que acelera (hace vivo), la carne no aprovecha nada «Solo el Espíritu puede dar vida; solo el Espíritu puede engendrar hombres y mujeres de entre los muertos. Las palabras pronunciadas, las oraciones pronunciadas, los actos realizados solo en la energía de uno mismo, no tienen poder de germinación espiritual. Si esto es cierto, ¿cuántas de nuestras obras son «obras muertas»? Excepto que el Espíritu hable a través de nosotros, ore a través de nosotros, trabaje a través de nosotros, no habrá alivio en quienes nos rodean.

El sermón entregado con orgullo del intelecto, o la precipitación de la mera elocuencia humana, puede excitar el intelecto, despertar admiración o agitar la emoción, pero no puede transmitir la vida. Y nada más que la vida puede engendrar vida, porque «Es el Espíritu el que acelera». «No tengo que reprocharme a menudo por no servir, pero lo hago a menudo por servir sin ungir», dijo un notable trabajador cristiano. Ministerio sin el Espíritu, ¿de qué valor es? La respuesta es siempre la misma: «la carne no aprovecha nada» y demuestra cuán solemne es nuestra responsabilidad de vivir la vida permanente; la vida de desconfianza constante de uno mismo, y la dependencia constante del Espíritu que mora en nosotros.

La necesidad de una vida tan duradera puede ilustrarse en una lección objetiva de observación diaria. Hay dos sistemas de funcionamiento de autos eléctricos hoy en día. Por un lado, la energía se acumula en las baterías de almacenamiento, de una cantidad suficiente para hacer funcionar los automóviles un número definido de horas o millas. Dichas baterías, una vez cargadas, se convierten por un tiempo en fuentes independientes de energía y luz, y el automóvil es en sí mismo un agente potencial y autopropulsado, que no necesita ayuda externa. Pero hay otro sistema, el carro, que difiere totalmente del primero. En esto, el automóvil es una cosa muerta, indefensa, sin poder alguno de autopropulsión. Pero por encima pasa el delgado cable de acero, emocionante con la vida que constantemente late a través de él desde la distante central eléctrica.

En el instante en que el automóvil indefenso alcanza y toca esa corriente aérea, se convierte en instinto de vida, potencia y movimiento. Ahora, no es su propia vida y poder, sino el de otro, y en el momento en que deja de tocar el cable «vivo», ese momento se convierte en la misma masa inmóvil e inmóvil. Su continuidad en el lugar del poder depende totalmente de su constancia de contacto. La lección es obvia. Aun así, los hijos de Dios deben mantener un contacto constante, momentáneo e incesante con Jesucristo, si supieran la manifestación continua del Espíritu Santo.

Porque Dios no los llena con la batería de almacenamiento, sino con el principio del carro. Él no los acusa de poder independiente, sino que los une en una fe dependiente a Jesucristo, quien está tan acusado. Es Cristo (Hechos 2:33) quien recibió del Padre la promesa del Espíritu Santo; y es Cristo quien «ha derramado esto que veis y oís». Es en virtud de nuestra unión con Cristo, entonces, que hemos recibido el don del Espíritu Santo. Y es solo a medida que permanecemos en Él: a medida que nos acercamos más y más a Él: a medida que diariamente sacamos nuestra vida de Él mediante la comunión, la oración y la continua mirada hacia Él, que conocemos la manifestación constante del Espíritu. Dios, por lo tanto, no nos llena como podríamos llenar un balde, con un suministro independiente y separado de la fuente.

Nos llena a medida que la rama se llena de la vid, por unión con ella, y diariamente, cada hora, recurriendo a ella, por cada parte de su suministro. Y así, el que mira a Jesús constantemente no carecerá de bendiciones y bautismos, pero el que mira a las bendiciones y bautismos a menudo perderá el control sobre Jesús. El Señor quiere mantenernos en este lugar de dependencia. Él no nos llenará tanto del Espíritu como para que podamos correr por un año, un mes o un día solo.

Hacerlo sería hacernos independientes de Cristo: llenarnos de autosuficiencia: inflarnos de orgullo: destruir la fe, el fundamento mismo de la vida permanente: y destruir nuestra vida de fructificar en Él. No, amada, nuestra vida espiritual no es la nuestra, sino que proviene de otra. La autodependencia significa esterilidad; La dependencia de Cristo trae plenitud. «Están muertos y su vida está escondida con Cristo en Dios». Así como, escondidos en el corazón de la ciudad, hay grandes dinamos que palpitan con una vida maravillosa que envían a cientos de autos indefensos y en espera, así que, escondido en Dios, está la vida divina que Él, el Padre, derrama. el hijo. El que permanece en él siempre será fructífero y pleno; El que trata de vivir en sus propias bendiciones y experiencias pasadas, pronto lamentará su esterilidad y vacío.

Tenga en cuenta aquí que esta permanencia no es un término de pie, sino de estado. No precede a la salvación, la presume. Un hombre en Cristo tiene el Espíritu en virtud de su unión; pero muchos hombres en Cristo pierden la manifestación del Espíritu por el fracaso de la comunión. Muchos cristianos tienen razón en pie, pero están equivocados en estado; seguro de salvación, pero flojo en caminar y comunión.

En tal, la esterilidad de la vida y la impotencia en el servicio indican la salvación no perdida en Cristo, sino la comunión perdida con Cristo; no se pierde la justificación, sino la manifestación perdida; no la pérdida de la fe salvadora, sino la pérdida de la fe permanente en el sentido ya utilizado. El simple pensamiento de esta fe de permanecer es el de mirar constantemente a Jesús por nuestra vida espiritual. Estas tres palabras, mirando a Jesús, representan perfectamente la postura del alma que permanece en Cristo.

La luna sigue mirando al sol, por cada brillo de su reflejo reflejado; la rama sigue mirando a la vid, por cada ápice de su vida y fruto; la fuente de agua potable sigue mirando hacia el depósito de abastecimiento, por cada gota de agua que debe verter a sus visitantes sedientos; la luz del arco sigue mirando a la gran dinamo, por cada rayo de la corriente de luz con la que inunda la oscuridad de medianoche.

Aun así, el hijo de Dios que dominaría el secreto final del Espíritu Santo, el secreto de su manifestación constante, debe seguir mirando a Jesús, momento a momento, hasta que esa permanencia en la fe se convierta en la actitud constante de su alma. Puede ser, sí, será difícil, al principio. Encarnar este principio de mirar a Cristo solo en cada detalle de nuestras vidas significa mucho para todos nosotros. Para silenciar el clamor de voces carnales; no apoyarse en el entendimiento carnal; para sofocar la energía de la prisa carnal; desconfiar de todos los planes no realizados en o desde la oración; imponer la mano de una fuerte restricción sobre cada impulso, hasta que se demuestre, mediante una oración de oración, que es de Dios; no solo decir que no hay confianza «en la carne, sino no vivir confianza» es una actitud que no se alcanza con facilidad y de una sola vez.

Pero será nuestro; Jesús lo ha ordenado (Juan 15: 4), y todos sus mandamientos son habilitantes. Y como a partir de nuestros mismos fracasos para cumplir, la profunda necesidad de permanecer se hace más manifiesta, incluso, cuando lo buscamos a él por el poder de cumplir, llegaremos por fin a ello. Y luego, realmente aceptando y practicando nuestra propia impotencia, mirar a Jesús por fortaleza y encontrarla; mirar a Él para que lo guíe, y ver con nuestros propios ojos las maravillosas formas en que él guía; mirar a Él para la unción, y ser tan conscientes de la graciosa presencia del Espíritu como lo somos de nuestra propia identidad; mirarle a Él para que dé fruto, y sorprenderse del fruto que Él puede llevar a través de las ramas como nosotros, ¡cuán precioso es todo este fruto de la Vida Permanente!

Amados, ¿estamos tan insatisfechos con nosotros mismos como para sentir la necesidad suprema de Cristo solo? ¿Nos damos cuenta de que en nosotros mismos somos hombres y mujeres muertos? El hecho mismo de que un hombre debe ser cuerno otra vez; – ¿Nos damos cuenta de que esto es en sí mismo la acusación más tremenda contra, y la prueba de la inutilidad total de nuestra propia vida natural, de que un Dios santo podría ponerse en contra de nosotros? ¿Hemos aceptado las consecuencias lógicas de la regeneración, en su relación con la vida santa? ¿Nos damos cuenta de nuestra necesidad de vivir en Dios, además de ser cuernos de Dios? ¿Somos conscientes de nuestra necesidad de permanecer? ¿Estamos «siguiendo después», permaneciendo? Seguramente su recompensa es rica, porque Él mismo ha dicho: «¡Permaneced en Mí y Yo en vosotros!

Hemos visto la verdad de permanecer, en el lado de la fe. Hemos visto cómo el creyente debe seguir mirando a Cristo, día a día, por su vida espiritual: debe mantenerse en contacto constante y horario con Él: debe, por una vida de oración, comunión y confianza, seguir atraiéndolo momentáneamente «en quien habita toda la plenitud de la Deidad corporalmente «. Pero, como hemos visto, «el que guarda sus mandamientos», él es el que permanece en él. Permanecer es guardar Sus mandamientos. Hay mas de uno. No solo hay «creer en el nombre de su Hijo Jesucristo», sino «amarse los unos a los otros»: no se cree solo fe sino amor. (1 Juan 3:23.)

Por lo tanto, permanecer no es solo comunión, sino ministerio: no solo entrada, sino salida: no solo una actitud hacia Dios, sino también hacia los hombres: no solo mirar a Jesús, sino amar a los demás. Él, por lo tanto, quien viviría la vida permanente en toda su plenitud y simetría, y conocería la manifestación de Cristo que se le atribuye, no solo necesita estar constantemente atrayendo por la fe sobre la plenitud de Jesús, para su caminar y vida diaria, pero también debe ser AMAR CONSTANTEMENTE A OTROS EN LUGAR DE AMARSE. Que la manifestación permanente del Espíritu de Dios puede ser solo para aquellos que no. Solo vivir la vida de fe, pero la vida de amor constante, se basa en la naturaleza misma de Dios. por

1. Dios que es amor – amor a los demás – puede manifestarse solo a aquellos que también están dispuestos a amar a los demás. Dios es amor. Lo vemos como amor en la declaración de su Palabra. 44 Dios es amor y el que mora en el amor mora en Dios «.» El que no ama no conoce a Dios «.» Te he amado con un amor eterno «.» Habiendo amado a los suyos, los amó hasta el fin «. «Como el Padre me ha amado, yo también te he amado a ti». 44 Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito. «Lo vemos en Dios el Padre, planeando desde la eternidad la salvación de los hombres.

Lo vemos en Dios el Hijo, mientras derramaba su vida incansablemente ministerio para las almas y los cuerpos de los hombres: mientras su corazón agonizaba en compasión por las multitudes, como ovejas sin pastor: mientras soportaba con majestuosa paciencia las burlas y las burlas en la escena del juicio: mientras se inclinaba en agonía bajo los sangrientos golpes. del flagelo: como, al final, en su propio cuerpo cargando nuestros pecados en el árbol, su último aliento se gastaba en una oración quejumbrosa por sus asesinos. También vemos que Dios el Espíritu es amor. ¡Hombres! ¡Qué gentil en la reprimenda!
¡Qué incansable y paciente bajo la resistencia! 1 ¡Qué repugnancia irse, aunque se burlaron y se despreciaron! Su unigénito, para enviar la salvación: el Hijo, que sangró sobre un delincuente. cruz para traer la salvación; y el Espíritu, que durante miles de años ha anhelado y forjado con los hombres la aplicación de la salvación: estos tres son un Dios de amor eterno, sacrificado, inmutable e inagotable: el amor a los demás.

Por lo tanto, la naturaleza misma de Dios, que es Amor, el amor a los demás, requiere para su manifestación una vida que esté dispuesta a amar como Él ama: amarse a sí mismo, sino a los demás. La única forma de asegurar la manifestación de la corriente eléctrica es suministrar el acero, el cable de cobre u otro conductor que su naturaleza exija. Aun así, la única forma de asegurar una manifestación permanente de Dios en nosotros es suministrar el conductor que Su naturaleza exige, en una vida que se rinde para siempre para amar a los demás como Él ama. La vida de un hijo de Dios, tan rendida para vivir el gran mandamiento «Amarse unos a otros», es tanto un conductor para la manifestación del Dios del Amor, como el alambre de metal es para la manifestación de la fuerza eléctrica. Porque esta es la ley de la actividad del Espíritu; es la única línea a lo largo de la cual Él operará.

¿Quién esperaría que el Espíritu se manifieste a través de una vida asesina o sensual? Tampoco puede manifestarse a través de una vida cuyo principio rector es el amor a sí mismo, ya que es totalmente desinteresado. Por lo tanto, cuando Jesucristo declara claramente que la manifestación de Dios es para «el que guarda sus mandamientos», y luego dice: «Este es mi mandamiento, que se amen los unos a los otros como yo los he amado». Él hace la manifestación de Dios en el Espíritu es una necesidad lógica para el que está dispuesto a cambiar el centro de su vida del amor a sí mismo, al amor a los demás, y una imposibilidad lógica para el que no está dispuesto a hacerlo.

2. Por lo tanto, ese hijo de Dios tendrá la manifestación más completa de Dios en el Espíritu que adopta como el propósito y principio deliberado de su vida. EL AMOR DE LOS DEMÁS en lugar del AMOR DEL SER. Esta es la ley a través de la cual actúa el Espíritu, y si él tuviera la manifestación de ese Espíritu, debe aceptar deliberadamente esta ley como la ley de su nueva vida. Es cierto que esta ley del amor es exactamente lo contrario de la ley que toda su vida lo ha estado controlando. ¡Pero ese es el punto! Necesita una ley de acción diferente («UN NUEVO mandamiento que te doy») porque ahora se está rindiendo a una vida diferente, una vida nueva, la vida del Espíritu.

Y cuando Cristo nos da una nueva naturaleza, Él nos da un nuevo mandamiento. Cuando nos da una nueva vida, nos da una nueva ley de manifestación adaptada a esa vida. Y dado que la nueva naturaleza es el enemigo mortal y exactamente lo contrario de lo viejo, esperaríamos que la ley de su manifestación sería exactamente lo contrario de la ley de lo antiguo, por lo tanto, el creyente que desea la manifestación del Espíritu debe aceptar para el gobierno y la regulación de su vida un nuevo principio, totalmente diferente del que ha dado forma a casi cada acto de su vida pasada, el principio de amar a los demás en lugar de amarse a uno mismo.

¡Y qué cambio de largo alcance: búsqueda de corazón e impresionante es dejar de comprenderlo todo y comenzar a darlo todo, dejar de buscarlo todo y comenzar a entregar todo, dejar de acentuar «cuidar el número uno» y comenzar a acentuar «que cada hombre se preocupe por las cosas de los demás»; ya no buscar el lugar alto, sino el humilde; apuntar ahora a ministrar, en lugar de ser ministrado; no buscar más, sino evitar la alabanza de los hombres; ya no salvar la vida, sino perderla por otros; no dejar de descansar, disfrutar y estar a gusto, sino sufrir, gastar y gastar para Cristo mismo; todo esto es una inversión completa del principio profundamente arraigado y controlador del corazón humano natural, el principio de amor propio.

¡Para el mundo, la mera sugerencia de tal cosa es asombrosa! Que un hombre debe renunciar deliberadamente a toda búsqueda de sí mismo, alabanza a sí mismo; renunciar a ganar, aferrarse, soñar, esforzarse, esforzarse y maquinarse; y como se entrega deliberadamente a buscar, esforzarse, esforzarse, sufrir, sacrificarse, planear, suplicar, rezar y vivir por los demás, esto es algo que el hombre natural no recibirá. ¡Es monstruoso, impracticable, increíble, suicida! Pero, amados, esto es exactamente lo que hizo Jesucristo, y exactamente lo que tú y yo debemos hacer para conocer la manifestación de su vida dentro de nosotros.

Así como el amor a uno mismo es la primera ley de la naturaleza, el amor a los demás es la primera ley de Dios.

Sorprendente, radical y destructivo de todo interés propio como lo es la ley del Amor, sin embargo, el que ceda a ella conocerá a Dios como nunca más podrá conocerlo. Él estará más lleno de la Nueva Vida que cederá más al Nuevo Mandamiento. Este nuevo mandamiento es la expresión suprema de la voluntad de Dios para nuestro caminar terrenal. El que cede a él invierte el principio motivador de su ser. Pero también invierte toda la corriente de manifestación. El que una vez conoció la vida propia en su plenitud, llega a conocer, como nunca antes, la plenitud de la vida de Cristo.

3. El que conocería la manifestación permanente de Dios, necesita permanecer en el Amor. No solo necesitamos aceptar este gran mandamiento como la regla de nuestra vida, sino que debemos llevarlo a nuestra vida diaria en la práctica real. El acto de rendición para hacer la voluntad de amor de Dios no es suficiente, a menos que sea seguido por una ejecución diaria y por hora de ese gran mandamiento. Y la manifestación de su presencia y amor, que acompaña a la rendición, fracasará en la continuidad, si no vivimos a diario lo que nos entregamos a vivir: la vida amorosa de Dios. De ahí la necesidad de permanecer en el amor.

Porque «el que permanece en el amor, permanece en Dios, y Dios permanece en él». (1 Juan. 4:16) Permanecer en el Amor es encarnar la gran ley del Amor de los demás en cada detalle de nuestra vida diaria. No solo se debe renunciar a la vida propia, por un acto solemnemente definido, sino que el hábito del egoísmo debe ser reemplazado por el hábito del Amor. Debemos practicar el nuevo mandamiento en todo, «siguiendo el Amor», como dice Pablo, hasta que se convierta en la ley firme de nuestro ser, en todos sus detalles. Debemos hacer del «amor mutuo» la piedra de toque para poner a prueba cada pensamiento, palabra y obra de nuestra vida cotidiana, hasta que todos se ajusten a la ley que era suprema en la vida de Jesucristo mismo.

La reprimenda que administraste ayer a un hermano en Cristo, ¿se hizo con amor o con disgusto? El consejo que diste, ¿se ofreció en amor u orgullo de opinión? La reunión que lideró, la dirección que hizo, ¿estaban enamorados, para ayudar a otros o para agregar a su propia reputación? El dinero que diste, ¿fue en amor a los perdidos, o en orgullo y autoestima? Los comentarios que haces sobre los demás, ¿están enamorados? Los pensamientos que atesoras en tu corazón secreto con respecto a ellos, ¿también están llenos de amor? Tu dar, gastar, ministrar; tu oración y tu propósito, ¿están todos enamorados? (Esta es la prueba suprema de cada detalle de tu vida, por la cual puedes saber si es «Dios que obra en ti» o el Ser. ¡Y qué tan rápido permanecer en el amor se convierte en una condición de la manifestación del Espíritu! pasar un día en esta actitud de amor a los demás, en lugar de amarse a uno mismo.

Deje que las palabras sean amables y gentiles; los actos útiles, desinteresados ​​y considerados; las horas llenas de ministerio amoroso y desinteresado; y el corazón, la morada de simpatía, pensamiento amable. Ese día es un día de bendición, y la conciencia de la presencia bendita del Espíritu está en el corazón. Pero que las palabras sean duras: los pensamientos envidiosos o rencorosos: los actos egoístas: las horas llenas de búsqueda egoísta en lugar del olvido de sí mismo: y quién no conoce el sombreado consciente de la presencia de Dios, la aflicción consciente del Espíritu en esos días y horas. En los elevadores de granos de Occidente hay diferentes compartimentos para los diversos granos. Abra una boquilla, y el maíz dorado lo manifiesta uno mismo en una rica corriente de salida. Abra otra, que conduce a una cámara diferente, y el trigo ámbar brota como una corriente incesante. Abra otros, y la avena, o la cebada, o el centeno fluirán solos de acuerdo con los canales respectivos a cada uno que se toque.
Ahora, dentro de nosotros mora el Espíritu y la carne: la naturaleza de Dios, que es Amor, y la vieja naturaleza, que es egoísta. En el momento en que hacemos un acto, hablamos una palabra, pensamos en un amor, Dios, que es amor, se manifiesta. Pero en el momento en que hablamos con dureza, actuamos con egoísmo y pensamos con envidia, odio o rencor, la Carne se manifiesta. La ley es tan cierta, simple e inexorable como la ley por la cual el tipo de grano manifestado depende del canal específico que se abre. Si cedemos al Amor: voluntad de amar: Amor encarnado: permanecer en el Amor, seguramente seremos bendecidos con la manifestación consciente del Dios que es Amor, porque hemos abierto el canal a través del cual el Espíritu del Amor está obligado a fluir .

Pero si nuestras palabras son amargas: nuestros pensamientos y objetivos constantemente centrados en uno mismo: nuestras acciones puramente egoístas: nuestras vidas centradas en sí mismas y sin amor, entonces la manifestación de la Carne, la vida propia, la vieja naturaleza es tan cierta e inevitable como la manifestación del Espíritu al que camina en amor. Cristo no puede manifestarse a través de una vida de asesinato o robo, eso es evidente. ¡Pero es igualmente evidente para nosotros que Cristo no puede manifestarse a través de ningún acto que sea egoísta o no cristiano!

Cada raíz de amargura, cada rendición al egoísmo, cada juicio severo en nuestro caminar diario debe, y necesariamente, rompe la comunión de Cristo con nosotros. ¡Cuán celosos y cuidadosos debemos ser entonces para permanecer en el amor! Que cada acto se haga en amor a los demás. Evita un acto egoísta como lo harías con uno sensual. Huye de un pensamiento o sugerencia poco amorosa como lo harías con el silbido de una serpiente. Evita las palabras apresuradas y amargas como si hubieras envenenado los dardos o las dagas. Comprenda, lo que asombra tanto al corazón natural, que Dios ama, independientemente de su trato por parte de otros: «Es amable con los ingratos y los malvados». Aun así deberíamos nosotros. Por lo tanto, si algún mal grave, insulto o falta de bondad lo saca de su actitud de amor, no lo justifique, sino que se apresure a confesar y encuentre el perdón de Aquel que oró por quienes lo asesinaron, así como por aquellos que lo amaron.

Note bien aquí que la expresión suprema de AMOR es el ministerio, incluso para el sacrificio y la muerte. El amor no es un mero sentimiento: un mero flujo emocional. Es cierto que primero debe estar en el corazón, cuya actitud es ser constantemente una de amor por los demás. Pero de allí fluye en el ministerio, en el servicio, en sacrificio por los demás. «Los niños pequeños nos dejan amar de hecho y en verdad», dice John. «Por este medio percibimos que amamos a Dios porque Él dio su vida por nosotros» (Juan 3:16.) Dios amó tanto que dio. Sirvió, murió, por el mundo perdido. Esta es la prueba del amor.

El resultado inevitable de la vida amorosa interna es el ministerio y el servicio externo. El verdadero amor debe ministrar: el amor de Cristo lo obliga a hacerlo. Sin embargo, recuerde que aquellos que yacen sobre camas de sufrimiento e impotencia, pueden, en las salidas secretas de sus corazones, y en el ministerio de oración por los demás, vivir la vida amorosa tan verdaderamente como aquellos que ministran con la mano, la lengua. o bolígrafo. Pues como en dar, así es aquí, que «si hay primero una mente dispuesta, se acepta, según lo que un hombre tiene ^ y no según lo que no tiene».

4. La fe es la puerta de la comunión con Dios; Ama la entrada del ministerio a los hombres. El que los mantiene a ambos constantemente abiertos ha aprendido a permanecer en Cristo. El creyente es el templo del Espíritu Santo. Ese templo tiene doble puerta. La fe es la puerta abierta hacia Dios; El amor es la puerta abierta hacia el hombre. A través de la fe, la vida divina, por así decirlo, fluye hacia nosotros; a través del amor fluye hacia los demás. La fe es el canal de comunión con Dios; Ama el canal del ministerio a los hombres. Dios desea no solo verter su vida en nosotros a través de la fe, sino a través de nosotros a los demás, a través del amor.

El Espíritu no solo quiere que lo dejemos entrar, sino que también lo dejemos salir a los demás. No es suficiente para nosotros simplemente recibir el Espíritu Santo. No es suficiente tenerlo morando en nosotros. No es suficiente tener Su amor, paz y poder en nosotros mismos, y solo para nosotros mismos. Hay alguien más en el universo además de Dios, el dador del Espíritu Santo, y nosotros, los destinatarios. Hay un mundo no salvo, moribundo y que perece, a quien Él ama así como nos amó a nosotros. A menos que vean a Cristo a través de nosotros, nunca lo verán; a menos que escuchen de Él a través de nosotros, morirán en la oscuridad; a menos que los toque a través de nosotros, nunca conocerán el toque de su vida y poder.

Cuando caminó por la tierra, constantemente derramaba su propia vida amorosa en sacrificio, ministerio y bendición a todo lo que le rodeaba. Ahora, Él ya no está «en el mundo», pero estamos en el mundo como miembros de Su cuerpo, ramas de Él, la Vid viva, y anhela continuar derramando esa vida a través de nosotros. La fe es, pues, el canal del flujo divino: ama el canal del flujo divino. A través de la fe, Dios tiene toda la oportunidad de trabajar en nosotros; a través de amar toda oportunidad de trabajar a través de nosotros. «La fe que obra a través del amor» es la forma en que Pablo lo pone en Gálatas 5: 6. La fe que mira cada hora a Jesús, recibe constantemente su vida vertiginosa, mientras la vierte constantemente a través del amor, la puerta se mantiene abierta hacia los que perecen.

Él permanece en Cristo que mantiene ambas puertas constantemente abiertas. Ninguno de los dos se atreve a cerrarse. Cerrar la puerta de la fe es hacer que el hombre interior se debilite por falta de comunión; cerrar la puerta del amor es hacer que se debilite por falta de ministerio. Por lo tanto, el creyente es un canal para el Espíritu que es, en figura, una corriente (Juan 7:38). «De él fluirán ríos de agua viva … esto habló El del Espíritu que deberían recibir «Lo que se ha recibido es fluir. Un buen canal siempre está recibiendo, siempre lleno y siempre fluyendo. Para ser un buen canal, uno debe mantenerse constantemente abierto en el punto de entrada y en el punto de salida. Por lo tanto, estas dos puertas de Fe y Amor deben mantenerse constantemente abiertas. A través de la Fe, la puerta de entrada se abre hacia Dios, por así decirlo, recibimos constantemente la vida divina en comunión.

A través del Amor, la puerta de entrada, se abre hacia el hombre, constantemente entregamos la vida divina en el ministerio y el servicio. El canal que cierra una puerta deja de ser un canal. Para entrada sin salida significa estancamiento; y la salida sin entrada significa vacío. No nos atrevemos a cesar de la fe; No nos atrevemos a relajarnos en el amor. Debemos pasar de la entrada de la comunión a la salida del servicio; y de regreso desde la entrega del servicio a la reposición de la comunión.

El que cierra la puerta de la Comunión o la puerta del Ministerio, escribe sobre su vida, «No hay vía pública»; pero apenas ha hecho esto, el Espíritu, con mano invisible, escribe sobre esa misma vida, u No permanece «Sin darse cuenta de que ambos son necesarios para formar una vida completa, simétrica y completa en Cristo, los hombres han tratado de divorciarse de ellos; Ensayaron a vivir uno sin el otro. Al darse cuenta de que sin Cristo no podían hacer nada; viendo la necesidad de una comunión cercana y constante con Él; conscientes de la bendición y el poder de la vida de oración, se han entregado por completo a la Fe. lado de la vida permanente.

Se han retirado del mundo con su pecado y sus locuras; se han escondido en la reclusión de la celda y el claustro; se han entregado a la oración, la meditación y la comunión. Pero cuando Dios se reveló a ellos a través del vida de comunión, en lugar de abrir la puerta del Amor, aplicándose al ministerio y dando bendiciones espirituales y vida a los necesitados, intentaron conservar la Vida que se da a todos los hombres. Luego vino el morbid, un tipo de vida poco natural y poco saludable que habitaba en el monasterio y en la celda del ermitaño, y que degeneraba, cuando no estaba acompañado por el ministerio cotidiano del amor, hacia la muerte espiritual y la esterilidad.

Cristo mismo no pudo vivir una vida así, pero cuando «ungido por el Espíritu Santo, hizo el bien» El lado de la fe de la vida permanente es absolutamente esencial. Debemos darnos cuenta de nuestra propia muerte espiritual; debemos mirar a Jesús constantemente; debemos, hora por hora, recurrir a su vida divina. Pero «la fe sin obras está muerta»; la entrada sin salida es estancamiento; La comunión sin ministerio es unilateral. Hay otros que se entregan totalmente al servicio y las actividades cristianas. Su vida es una ronda continua de reuniones, sociedades, convenciones, direcciones y servicios, sin número. Para ellos, las horas de oración son un factor desconocido; comunión es un término sin sentido; esperando en Dios una pérdida de tiempo precioso; La guía del Espíritu y la vida de Confianza son sólidas y sin importancia. Sin embargo, estas vidas, con todo su ajetreo, carecen de algo radical.

Hay traste y humo; preocupación y ansiedad; falta consciente de poder acelerador en el servicio; ausencia de alegría, paz y bendición en las vidas que viven con tanta intensidad. No es más que el mismo escudo visto desde el lado anverso. Las obras realizadas en nuestro propio poder no son más que obras muertas; la cámara de oración es la única verdadera casa de poder; el ministerio, sin unción, no tiene vida; debemos tocar a Cristo antes de tocar a los hombres; no podemos derramar si no hemos recibido de Él. Un toque de un cable vivo emocionará a un hombre de principio a fin, pero puede tocarlo todo el día con un muerto y nunca acelerarlo. La fe sin ministerio está muerta; El ministerio sin fe, que es un ministerio aparte de Cristo, es declarado por Cristo mismo como nada. El que vive continuamente estos dos grandes mandamientos de Cristo; El que constantemente mantiene abiertas estas dos puertas de Fe y Amor; el que se convierte así en la vía del Espíritu Santo, ha aprendido el secreto final del Espíritu, el secreto de la vida permanente. – Por lo tanto, permanecer en Cristo es vivir una vida de fe constante en Cristo y amor constante en el hombre.
Amados, ¿hemos aprendido este secreto final del Espíritu Santo? ¿Estamos viviendo: la vida permanente? ¿Nos damos cuenta, por un lado, de nuestra dependencia indefensa y horaria de Jesucristo como la única plenitud de vida para nosotros? ¿Estamos aprendiendo la lección de mirarlo en todas las cosas? ¿Se ha convertido en la actitud habitual de nuestras vidas? ¿Somos lentos para hablar, planear, actuar, hasta que hayamos estado en contacto y aconsejado con Él?

¿No solo estamos derramando nuestras vidas por Él, sino que, lo que es aún más importante, nos mantenemos en una actitud tal que Él puede derramar Su vida a través de nosotros? En resumen, nos quedamos, nos quedamos, vivimos, permanecemos en la fe Además, ¿nos damos cuenta de que Él es Amor, amor de los demás? Que Él quiere que seamos como Él y, por lo tanto, dice «¿Un nuevo mandamiento que te doy para que se amen los unos a los otros como yo los he amado a ustedes?» ¿Hemos renunciado a nuestro amor propio y hemos convertido en el propósito supremo de nuestras vidas amar a los demás? Y, si es así, ¿lo estamos viviendo? ¿Nos preguntamos día a día y hora tras hora: «-
Hice esto en amor a los demás: planeé esto en amor: dije esto en amor: di, o ministré o serví en amor; amor de ¿otro? ”¿Aceleramos cada palabra dura, resentimos cada pensamiento egoísta, rechazamos cada acto egoísta porque cada uno viola la gran ley de amor de nuestra nueva vida? ¿Comprendemos que este Amor significa un ministerio y servicio práctico, constante y de por vida para otros, incluso cuando sirvió cuando estuvo en la tierra? ¿Estamos guardando ambos mandamientos continuamente? ¿Están abiertas las dos puertas?
¿Nuestras horas tranquilas están destinadas a la comunión?

Y nuestras ocupadas para ministrar en Amor, por humildes y comunes que sean las cosas que hacemos. ¿Estamos buscando constantemente a Él, y tan ocupados en amar a los demás, que estamos comenzando a entender, solo un útil, esa maravillosa oración 44 Ya no soy yo quien vive, sino Cristo que vive en mí?

¿Hemos probado así de permanecer? ¿Estamos siguiendo después de permanecer? Si es así, regocijarnos. Porque no es solo nuestro en promesa y nuestro en mandato, sino que es nuestro en experiencia real y consciente, como lo declara su propia Palabra bendita: – “Y por esto sabemos que Él permanece en nosotros por el Espíritu que tiene Nos han dado.»

Dona al sitio de la Gaceta para ayudarnos

Por favor, considera una donación para ayudarnos pagar por los costos de mantener este sitio en el Internet.


Publicado por

David Cox

Soy Pastor y Misionero en DF Mexico.