Chafer Lo que es Espiritual Capítulo 2. Los Ministerios del Espíritu

Chafer Lo que es Espiritual Capítulo 2. Los Ministerios del Espíritu

CAPÍTULO II: LOS MINISTERIOS DEL ESPÍRITU SANTO

UN CRISTIANO ES UN CRISTIANO porque está correctamente relacionado con Cristo; pero «el que es espiritual» es espiritual porque está correctamente relacionado con el Espíritu, además de su relación con Cristo en la salvación. Por lo tanto, cualquier intento de descubrir el hecho y las condiciones de la verdadera espiritualidad debe basarse en una clara comprensión de la revelación bíblica acerca del Espíritu en sus posibles relaciones con los hombres.

Parece ser la última estratagema de Satanás para crear confusión acerca de la obra del Espíritu, y esta confusión aparece entre los creyentes más piadosos y fervorosos. La calidad de vida del creyente es un asunto tremendo ante Dios, y el poder de Satanás está naturalmente dirigido contra el propósito de Dios.

Los fines de Satanás no podrían lograrse de mejor manera que promover alguna declaración de verdad que pase por alto los asuntos vitales, o establezca un error positivo, y así obstaculice el entendimiento correcto de la fuente de bendición divinamente provista. Esta confusión general sobre las enseñanzas bíblicas con respecto al Espíritu se refleja en nuestra himnología. Los expositores de la Biblia están unidos en deplorar el hecho de que tantos himnos sobre el Espíritu no sean bíblicos. Esta confusión también se refleja hoy en las teorías desequilibradas y no bíblicas que sostienen algunas sectas.


fam62 Como ser una Mujer Femenina
Examinamos que dice Dios sobre los géneros y lo que la mujer debe ser, femenina. Temas: Dios nos creó, varón y hembra | La Lucha Espiritual está dentro de nosotros mismos | El Ángulo Homosexual, y Trans | Destacando a la Mujer, Cómo se Porta | El Quid del Asunto | De ser una Mujer Femenina, ella tiene que atender su atavío | El Perfil de una Mujer.
Leer el folleto: fam62 Como ser una Mujer Femenina.

LAS RELACIONES CAMBIANTES

No está dentro del propósito de este libro emprender una declaración completa de las enseñanzas bíblicas concernientes al Espíritu de Dios, pero ciertos aspectos de toda la revelación deben ser entendidos y recibidos antes de que la vida provista por Dios y el andar en el Espíritu puedan ser comprendidos. o entrado inteligentemente. La enseñanza bíblica acerca del Espíritu se puede dividir en tres divisiones generales:

(1) El Espíritu según el Antiguo Testamento;
(2) El Espíritu según los Evangelios y hasta Hechos 10:43;
(3) El Espíritu según el resto de Los Hechos y las Epístolas.

1. EL ESPÍRITU SEGÚN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Aquí, como en todas las Escrituras, se declara que el Espíritu de Dios es una Persona, más que una influencia. Él se revela como siendo igual en deidad y atributos con las otras Personas de la Deidad. Sin embargo, aunque incesantemente activo en todos los siglos antes de la cruz, no fue, sino hasta después de ese gran evento, que Él se convirtió en una Presencia permanente en los corazones de los hombres (Juan 7:37-39; Juan 14:16-17). A menudo se encontraba con personas como se revela en los eventos que están registrados en el Antiguo Testamento. Él vino sobre ellos para lograr ciertos objetivos y los dejó, cuando la obra estuvo hecha, tan libremente como había venido. En lo que respecta al registro, ninguna persona en todo ese período tuvo elección, o esperó tener elección, en los movimientos soberanos del Espíritu.

A veces, se piensa que Eliseo y David son excepciones. No está del todo claro que la petición de Eliseo a Elías, «sea sobre mí una doble porción de tu espíritu», estaba, en la mente del joven Eliseo, una oración por el Espíritu de Dios. David oró para que el Espíritu no le fuera quitado; pero esto estaba relacionado con su gran pecado. Su oración fue que el Espíritu no se apartara a causa de su pecado. Su confesión fue ante Dios y la ocasión fue eliminada. Durante el período que abarca el Antiguo Testamento, el Espíritu se relacionaba con los hombres de manera soberana. A la luz de la subsiguiente revelación en el Nuevo Testamento, la oración de David, «y no quites de mí tu Santo Espíritu», no puede razonablemente hacerse ahora. El Espíritu ha venido a morar.

2. EL ESPÍRITU SEGÚN LOS EVANGELIOS Y LOS HECHOS 10:43
El carácter esencial de la relación del Espíritu con los hombres durante el período de los Evangelios es el de transición, o progresión, desde las relaciones seculares del Antiguo Testamento hasta las relaciones finales y permanentes en esta dispensación de gracia.

Las primeras instrucciones de los discípulos se encontraban en el Antiguo Testamento, y la declaración de Cristo de que se podía obtener el Espíritu al pedir (Lucas 11:13) era tan nueva para ellos que, según consta, nunca pidieron. Esta nueva relación, sugerida por la afirmación: «¿Cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?», caracteriza un paso adelante en la relación progresiva del Espíritu con los hombres durante el período evangélico.
Justo antes de Su muerte, Jesús dijo: «Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre; el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conocéis, pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (Juan 14:16-17). Las palabras, «Oraré», pueden haber sugerido a los discípulos que no habían orado. Sin embargo, la oración del Hijo de Dios no puede quedar sin respuesta y el Espíritu que estaba «con» ellos pronto estaría «en» ellos.

Después de Su resurrección y justo antes de Su ascensión, Jesús sopló sobre Sus discípulos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo» (Juan 20:22). Poseían el Espíritu que moró en ellos desde ese momento; pero esa relación era evidentemente incompleta de acuerdo con el plan y propósito de Dios, porque Él pronto «les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, dice, habéis oído de mí» (Hechos 1:4, cf. Lucas 24:49). La «promesa del Padre» era del Espíritu, pero evidentemente se refería a ese ministerio aún no experimentado del Espíritu que venía «sobre» ellos por poder.

Hubo, pues, un período, según los Evangelios, cuando los discípulos estaban sin el Espíritu como lo habían estado las multitudes del tiempo del Antiguo Testamento; pero se les concedió el nuevo privilegio de la oración por la presencia del Espíritu. Más tarde, el Señor mismo oró al Padre para que el Espíritu que entonces estaba con ellos pudiera habitar en ellos. Luego sopló sobre ellos y recibieron el Espíritu que moraba en ellos; sin embargo, se les mandó que no salieran de Jerusalén. No se podía emprender ningún servicio ni realizar ningún ministerio hasta que el Espíritu hubiera venido sobre ellos con poder. «Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos». Esta es una revelación de las condiciones que son permanentes. No es suficiente que los siervos y los testigos hayan recibido el Espíritu: Él debe venir sobre ellos y llenarlos.

EL DÍA DE PENTECOSTÉS

Al menos tres cosas distintas se cumplieron en el Día de Pentecostés con respecto a la relación del Espíritu con los hombres:

(1) El Espíritu hizo Su advenimiento al mundo aquí para morar a lo largo de esta dispensación. Así como Cristo ahora está ubicado a la diestra de Dios, aunque omnipresente, así el Espíritu, aunque omnipresente, ahora mora localmente en el mundo, en un templo o habitación de piedras vivas (Efesios 2:19-22). También se habla del creyente individual como templo del Espíritu (1 Co 6:19). El Espíritu no dejará el mundo, ni siquiera una piedra de ese edificio, hasta que se termine el propósito secular de formar ese templo. El pasaje de Efesios dice así: «Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, y edificados [siendo edificados, en el templo, cf. versículo 21] sobre el fundamento de los apóstoles y profetas [profetas del Nuevo Testamento, cf. Efesios 4:11], siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; [están siendo edificados] juntamente para morada de Dios en el Espíritu».

El Espíritu vino el Día de Pentecostés y ese aspecto del significado de Pentecostés no se repetirá más que la encarnación de Cristo. No hay ocasión de llamar al Espíritu para que «venga», porque Él está aquí.

(2) Una vez más, El Pentecostés marcó el comienzo de la formación de un nuevo cuerpo u organismo que, en su relación con Cristo, se llama «la iglesia que es su cuerpo». Aunque la Iglesia no había sido mencionada en el Antiguo Testamento, Cristo había prometido que Él la «edificaría». “Sobre esta roca edificaré mi iglesia” (Mateo 16:18). La Iglesia, como un organismo distinto, no se menciona como existiendo hasta después del advenimiento del Espíritu en Pentecostés. Luego se dice: «Y en el mismo día se les añadieron unas tres mil almas» (Hechos 2:41). Mientras que la palabra griega para la iglesia no aparece en este texto, como sí lo hace en Hechos 2:47, — «Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que se habían de salvar», la unidad que se está formando aquí no es otra que la Iglesia. Véase también Hechos 5:14; Hechos 11:24.)

De acuerdo con estos pasajes, la Iglesia , que en los Evangelios era todavía futuro, ya es hecho existente ya él (los creyentes unidos al Señor), se le añaden «los que han de ser salvos». Se dice que «el Señor iba añadiendo a la iglesia». Ciertamente no hay ninguna referencia aquí a una organización humana, porque tal cosa no se había formado. No es una membresía creada por la voz humana, porque es el Señor quien está agregando a esta Iglesia. Había comenzado a formarse un cuerpo de miembros que estaban vitalmente unidos a Cristo y habitados por el Espíritu y estos mismos hechos de relación los convertían en un organismo y los unían por lazos que son más estrechos que cualquier lazo humano. A este organismo se iban «añadiendo» otros miembros a medida que se iban salvando.

Esa formación y posterior edificación de la «iglesia que es su cuerpo» es el bautismo con el Espíritu Santo como está escrito: «Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo uno, siendo muchos , somos un solo cuerpo: así también lo es Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un solo cuerpo» (1 Co 12:12-13). Así, el significado de Pentecostés incluye, también, el comienzo del ministerio bautizador del Espíritu de Dios. (Ver El Ministerio del Espíritu en el Bautismo) Este ministerio evidentemente se lleva a cabo cada vez que se salva un alma.

(3) Así, también, en Pentecostés, las vidas que fueron preparadas fueron llenas del Espíritu, o el Espíritu descendió sobre ellas con el poder prometido. Así comenzaron el ministerio de larga data de testificar. El poderoso efecto de este nuevo ministerio del El Espíritu se reveló especialmente en el caso de Pedro. Antes había maldecido y jurado por miedo en presencia de una doncella: ahora no sólo acusa sin miedo a los gobernantes de la Nación de ser los culpables del asesinato del Príncipe de la Vida, sino que el poder de su testimonio se ve en la salvación de tres mil almas.

Así, el significado completo de Pentecostés fue revelado en la venida del Espíritu al mundo para permanecer a lo largo de esta dispensación; en el bautismo de muchos miembros en Cristo; y el empoderamiento de aquellos cuyas vidas fueron preparadas para la obra de testificar de Cristo.

Un estudiante cuidadoso de las Escrituras puede distinguir un paso más en toda la transición de las relaciones del Espíritu reveladas en el Antiguo Testamento a lo que es la relación final en la presente dispensación. Mucho de lo que se ha mencionado hasta ahora se hace permanente en esta era. El último paso aquí mencionado se refiere al hecho de que durante el período bien definido en el que el Evangelio fue predicado a los judíos solamente, que fue desde Pentecostés hasta la visita de Pedro a Cornelio, o alrededor de ocho años, el Espíritu, en un caso por lo menos, se recibía mediante el rito judío (Heb 6:2) de la imposición de manos (Hechos 8:14-17). Aunque este rito humano se continuó en unos pocos casos en relación con la llenura del Espíritu y para el servicio (Hechos 6:6; Hechos 13:3; Hechos 19:6; 1Ti 4:14; 2Ti 1:6), el Espíritu debía ser recibido, bajo las provisiones finales para esta era, creyendo en Cristo para salvación (Juan 7:37-39).

Esta condición final para recibir el Espíritu comenzó con la predicación del Evangelio a los gentiles en la casa de Cornelio (Hechos 10:44. cf. Hechos 15:7-9, Hechos 15:14) y ha continuado a lo largo de la época. No hay registro de que se impusieran manos sobre los creyentes en la casa de Cornelio. El Espíritu «descendió sobre ellos» (esta frase es evidentemente sinónimo de recibir el Espíritu) cuando creyeron (Hechos 8:18; Hechos 10:43-44; Hechos 11:14-15). Los acontecimientos en la casa de Cornelio sin duda marcaron el comienzo de un orden nuevo y permanente.

3. EL ESPÍRITU SEGÚN EL RESTO DE LOS HECHOS Y LAS EPÍSTOLAS

Las relaciones finales y permanentes del Espíritu con los hombres en esta era se revelan bajo siete ministerios. Dos de estos son ministerios para el mundo no salvo; cuatro son ministerios para todos los creyentes por igual; y uno es un ministerio para todos los creyentes que se ajustan correctamente a Dios.

EL MINISTERIO DEL ESPÍRITU

Estos siete ministerios son:

Primero, El Ministerio del Espíritu en la Restricción.

El único pasaje relacionado con este aspecto de la obra del Espíritu (2Tes 2:6-8) no está completamente libre de desacuerdo entre los estudiantes de la Biblia. En el pasaje, el Apóstol acaba de revelar el hecho de que, inmediatamente antes del regreso de Cristo en su gloria, habrá una apostasía y se revelará el «hombre de pecado» «que se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o que es adorado». Luego continúa declarando: «Y ahora sabéis lo que detiene, para que él sea manifestado a su tiempo. Porque el misterio de la iniquidad ya está obrando: solamente el que ahora detiene, dejará hasta que sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel Inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida». «El hombre de pecado» debe aparecer con todo el poder de Satanás (v. 9); pero él aparecerá en el tiempo señalado por Dios, — «para que él pueda ser manifestado en su tiempo,» y esto será tan pronto como el que estorba haya salido de su lugar. Entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor destruirá en Su venida.

El nombre del retenedor, al que se hace referencia aquí, no se revela. Su poder soberano sobre la tierra y todas las fuerzas de las tinieblas lo identifica con la Deidad, y dado que el Espíritu es la fuerza activa presente en esta dispensación, se deduce que la referencia en el pasaje es al Espíritu de Dios. Satanás podría tener suficiente poder; pero difícilmente sería ejercido contra sí mismo. «Una casa dividida contra sí misma no puede sostenerse.» Es evidente que es el Espíritu de Dios quien estorba al hombre de Satanás y los proyectos de Satanás hasta el tiempo divinamente señalado. No hay ninguna indicación de que Satanás se retirará o será quitado del camino antes de que este «hombre de pecado» pueda ser revelado; pero hay un sentido en el que el Espíritu será removido.

Esa relación particular o Presencia que comenzó con la Iglesia y ha continuado con la Iglesia cesará naturalmente cuando la Iglesia sea eliminada. Como el Omnipresente, el Espíritu permanecerá, pero Su ministerio actual y Su morada en la Iglesia habrán cambiado. El Espíritu estaba en el mundo antes de Pentecostés; sin embargo, se nos dice que Él vino en ese día como había sido prometido. Vino en el sentido de que tomó una nueva morada en la Iglesia, el cuerpo de creyentes, y un nuevo ministerio en el mundo.

Este ministerio cesará cuando la Iglesia sea reunida y Su morada terminará cuando Su templo de piedras vivas sea removido. Por lo tanto, puede concluirse que Su ida no será más que el reversal de Pentecostés y no implicará Su total ausencia del mundo. Preferirá volver a aquellas relaciones y ministerios que eran suyos antes de que comienze esta dispensación. Hay garantías claras de la presencia y el poder del Espíritu en el mundo después de la partida de la Iglesia. El poder restrictivo del Espíritu será retirado y la Iglesia removida en un momento conocido por Dios, y entonces se permitirá que las fuerzas de las tinieblas lleguen a su manifestación y juicio final.

Una evidencia del poder del Espíritu para restringir puede verse en el hecho de que, con todas sus blasfemias, los hombres ahora no juran en el nombre del Espíritu Santo. Hay un poder restrictivo en el mundo y es evidentemente uno de los ministerios actuales del Espíritu.

Segundo, El Ministerio del Espíritu en la Reprobación del Mundo del Pecado, la Justicia y el Juicio.

Este ministerio, por su misma naturaleza, debe ser un trato con el individuo, más que con el mundo como un todo. El pasaje dice: «Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio: de pecado, porque cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado» (Juan 16:8-11). Este pasaje indica un ministerio triple.

(1) El Espíritu ilumina a los no salvos con respecto a un solo pecado: «De pecado, porque no creen en mí». El pleno juicio del pecado ha sido asumido y completado en la cruz (Juan 1:29). Por lo tanto, un hombre perdido debe ser consciente del hecho de que, debido a la cruz, su obligación actual para con Dios es la de aceptar la cura provista por Dios para sus pecados. En este ministerio, el Espíritu no avergüenza a los inconversos a causa de sus pecados; pero Él revela el hecho de un Salvador, y Uno que puede ser recibido o rechazado.

(2) El Espíritu ilumina a los incrédulos con respecto a la justicia y que «porque voy a mi Padre, y no me veréis más». ¿Cómo puede un pecador ser hecho justo a los ojos de un Dios Santo? No será por ningún intento de superación personal. Hay una justicia para él de parte de Dios, que es para todos y sobre todos los que creen. Es ajeno a la sabiduría de este mundo que se puede obtener una justicia perfecta simplemente creyendo, y creyendo en una Persona invisible que está a la diestra de Dios; sin embargo, toda alma perdida debe, en alguna medida, sentir esta gran posibilidad si ha de ser obligada a volverse a Cristo de sí misma.

(3) Así, también, el Espíritu, en este ministerio triple, ilumina a los no salvos acerca de un juicio divino que ya pasó; porque «el príncipe de este mundo es juzgado». Mediante esta iluminación, se hace que los no salvos se den cuenta de que no se trata de lograr que Dios sea misericordioso en Sus juicios por sus pecados: más bien deben creer que el juicio ha pasado por completo y que solo tienen que descansar en la victoria invaluable. Eso se gana todo reclamo de Satanás sobre el hombre a causa de que el pecado ha sido quebrantado, y tan perfectamente que Dios, quien es infinitamente santo, ahora puede recibir y salvar a los pecadores. Principados y potestades fueron vencidos en la cruz (Col 2:13-15).

Sin duda, es el propósito de Dios que el Espíritu use los instrumentos que Él elija para iluminar al mundo con respecto al pecado, la justicia y el juicio. Puede usar a un predicador, una porción de las Escrituras, el testimonio de un cristiano o un mensaje impreso; pero detrás de todo esto está la operación eficaz del Espíritu.
Así, el Espíritu ministra al mundo, actualizando para ellos hechos que de otro modo serían incognoscibles y que, tomados en conjunto, forman las verdades centrales del Evangelio de Su gracia.

Tercero, El Ministerio del Espíritu en la Regeneración.

Este y los tres siguientes ministerios del Espíritu entran en la salvación del que cree en Cristo. Es nacido del Espíritu (Jn 3:6) y se ha convertido en hijo legítimo de Dios. Ha «participado de la naturaleza divina» (2 Pedro 1:4) y Cristo es engendrado en él «la esperanza de gloria». Como hijo de Dios, también es «heredero de Dios y coheredero con Jesucristo». La nueva naturaleza divina está más profundamente implantada en su ser que la naturaleza humana de su padre o madre terrenal. Esta transformación se realiza cuando él cree, y nunca se repite; porque la Biblia no dice nada de una segunda regeneración por el Espíritu.

Cuarto, El Ministerio del Espíritu como Morando en el Creyente.

El hecho de que el Espíritu mora ahora en cada creyente es una de las características sobresalientes de esta era. Es uno de los contrastes más vitales entre la ley y la gracia. (Ver Aunque no esté bajo la ley)*

El propósito divino es que, bajo la gracia, la vida del creyente sea vivida en el poder inquebrantable del Espíritu. El cristiano no tiene más que contemplar su total impotencia, o considerar cuidadosamente el énfasis dado a esta verdad en el Nuevo Testamento para darse cuenta de la grandeza del don que proporciona el Espíritu que mora en nosotros. Este don fue considerado por los primeros cristianos como el hecho fundamental del nuevo estado del creyente. leemos en el relato de la primera predicación del Evangelio a los judíos en Pentecostés, que el don del Espíritu era el hecho nuevo de trascendental importancia. En este mismo período de la predicación judía, como se registra en Hechos 5:32, se dice que el Espíritu se da a todos los que obedecen la invitación y el mandato del Evangelio. Así, también, el hecho trascendente del don se enfatiza en los registros de la primera predicación del Evangelio a los gentiles. El Pentecostés no podía repetirse; pero hubo una demostración muy especial del Espíritu en relación con esta predicación. Evidentemente, esta demostración se dio para prever cualquier conclusión en el sentido de que el Espíritu no se dio tan plenamente a los gentiles como a los judíos.

Leemos: «Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían la palabra. Y los que eran de la circuncisión, los que habían creído, se asombraron, todos los que habían venido con Pedro, porque también sobre los gentiles se había derramado el don del Espíritu Santo. Porque les oían hablar en lenguas, y magnificar a Dios. Entonces respondió Pedro: ¿Puede alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?» (Hechos 10:44-47).

En conexión con la explicación de Pedro a los creyentes judíos acerca de su ministerio a los gentiles, leemos: «Y cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos, como al principio. Entonces me acordé de la palabra del Señor, que dijo: «Juan ciertamente bautizó con agua; mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo. Así que, puesto que Dios les dio a ellos el mismo don que a nosotros, que creímos en el Señor Jesucristo, ¿qué era yo, que podría resistir ¿Dios?» (Hechos 11:15-17). Aunque hay otros asuntos relacionados con la llenura del Espíritu para poder, es evidente que el don del Espíritu es un don invaluable de Dios para todos los que han sido salvos. La importancia bíblica que se le da a este don excede con mucho la importancia que los cristianos le dan normalmente.

El hecho de que el Espíritu mora en nosotros no se revela a través de ninguna experiencia; no obstante, ese hecho es el fundamento sobre el cual deben depender todos los demás ministerios para el hijo de Dios. Es imposible para uno entrar en el plan y la provisión para una vida de poder y bendición e ignorar la clara revelación de dónde está ahora el Espíritu en relación con el creyente. Debe entenderse y creerse plenamente que el Espíritu ahora mora en el verdadero hijo de Dios y que Él mora desde el momento en que el creyente es salvo. (1) La Biblia enseña esto explícitamente, y (2) la razón lo exige a la luz de otras revelaciones:

(a) Según la Revelación de Dios

El hecho de que el Espíritu mora en el creyente debe considerarse ahora sin referencia a los otros ministerios del Espíritu. Cualquier ministerio del Espíritu tomado solo sería incompleto; pero es de particular importancia que el ministerio de la morada del Espíritu sea visto por sí mismo. Unos pocos pasajes de las Escrituras pueden ser suficientes para indicar la enseñanza bíblica sobre este importante tema.

Juan 7:37-39, «En el último día, el gran día de la fiesta, Jesús se puso de pie y clamó, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura. ha dicho: De su interior [vida interior] correrán ríos de agua viva. (Pero esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyeran en él; porque el Espíritu Santo aún no había sido dado; porque Jesús aún no había sido glorificado.)» Este pasaje contiene la clara promesa de que todos los que creen en Él en esta dispensación reciben el Espíritu cuando creen.

Hechos 11:17, «Pues si Dios les dio a ellos el mismo don que a nosotros, que creímos en el Señor Jesucristo, ¿qué era yo, que podía resistir a Dios?» Este es el relato de Pedro de la primera predicación del Evangelio a los gentiles. Afirma que los gentiles recibieron el Espíritu cuando creyeron como lo habían hecho los judíos. La única condición fue creer en Cristo para la salvación y el Espíritu fue recibido como una parte vital de esa salvación.

Romanos 5:5, «Porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu que nos es dado».

Romanos 8:9, «Pero vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él». Esta es una clara referencia al Espíritu que mora en nosotros.

No sólo el hecho mismo de la salvación debe ser probado por Su presencia; pero toda vivificación del «cuerpo mortal» depende de «su Espíritu que mora en vosotros» (versículo 11).

Romanos 8:23, «Y no sólo ellos [toda la creación], sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu». No hay referencia aquí a alguna clase de cristianos. Todos los cristianos tienen las «primicias del Espíritu».

1Co 2:12, «Ahora hemos recibido… el Espíritu que es de Dios». Una vez más, la referencia no es a una clase de creyentes: todos han recibido el Espíritu.

1Co 6:19-20, «¿Qué? ¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque sois comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.”

Esto, de nuevo, no es una referencia a alguna clase de cristianos muy santos. El contexto los revela como culpables del pecado más grave, y el hecho de que el Espíritu mora en ellos es la base de esta apelación. No se les dice que, a menos que dejen de pecar, perderán el Espíritu. Se les dice que tienen el Espíritu en ellos y se les apela por este único motivo, volverse a una vida de santidad y pureza. Había realidades mucho más profundas para estos cristianos pecadores en su relación con el Espíritu, pero recibir el Espíritu no era su problema. Él ya estaba morando en ellos.

1 Corintios 12:13, «Y a todos se les dio a beber de un mismo Espíritu». Los mismos cristianos corintios muy defectuosos están incluidos en la palabra «todos» (ver también el versículo 7).

2 Corintios 5:5, «Dios, quien también nos ha dado las arras del Espíritu». Una vez más, no son algunos cristianos, sino todos.

Gálatas 3:2, «Sólo esto quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?» Fue por fe y el Espíritu ha sido recibido por todos los que han ejercido la fe salvadora.

Gálatas 4:6, «Y por cuanto sois hijos [no porque sois santificados], Dios ha enviado a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: Abba, Padre».

1 Juan 3:23, «Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado».

1 Juan 4:13, «En esto sabemos que habitamos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu».

El Espíritu que mora en nosotros es una «unción» y una «unción» para cada hijo de Dios; porque estas palabras no se usan con respecto a una clase de creyentes (1 Juan 2:20, 1 Juan 2:27).

Hay tres pasajes que a algunos les parece confundir la clara enseñanza de las Escrituras que se acaban de dar y estos deben ser considerados.

(1) Hechos 5:32, «Y nosotros somos sus testigos de estas cosas, y también lo es el Espíritu Santo, el cual Dios ha dado a los que le obedecen». Esta no es la obediencia de la vida diaria de un cristiano. Es un llamamiento a los hombres no salvos para «la obediencia de la fe». El pasaje enseña que el Espíritu es dado a aquellos que obedecen a Dios en cuanto a la fe en Su Hijo como Salvador. El contexto es claro.

(2) Ya se ha considerado Hechos 8:14-17. Cae dentro del breve período entre Pentecostés y la predicación del Evangelio a los gentiles. Las condiciones existentes en ese momento no deben tomarse como la relación final entre el Espíritu y todos los creyentes a lo largo de esta era.

(3) Hechos 19:1-6, «Y aconteció que, estando Apolos en Corinto, Pablo, habiendo pasado por las costas altas, llegó a Éfeso; y hallando a algunos discípulos [no necesariamente cristianos], les dijo: ¿Habéis recibido el Espíritu Santo desde que creísteis [o, ¿recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Ver todas las versiones]? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Y él les dijo: ¿En qué, pues, habéis sido bautizados? Y ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Entonces dijo Pablo: Juan verdaderamente bautizó con el bautismo de arrepentimiento, diciendo a la gente que creyeran en aquel que vendría después de él, que esto es, en Cristo Jesús. Al oír esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús». Estos «discípulos» eran discípulos, o prosélitos, de Juan el Bautista. Sabían poco de Cristo, o del camino de la salvación por creer, o del Espíritu Santo. Pablo había pasado por alto inmediatamente la evidencia de la presencia del Espíritu en estos discípulos y por eso golpeó el punto vital con la pregunta: «¿Al creer, recibisteis el Espíritu?» Después de que oyeron de la salvación por medio de Cristo, y creyeron, se dice que el Apóstol «les impuso las manos» y «vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas y profetizaban». La imposición de manos, como las señales que siguieron, se relaciona bíblicamente con el Espíritu como si estuviera sobre ellos, o llenándolos; pero no debe confundirse con el hecho de que habían recibido el Espíritu cuando creyeron.
Por lo tanto, no hay Escritura que contradiga el claro testimonio de la Biblia de que todos los creyentes de esta dispensación tienen el Espíritu en ellos.

(b) Según la razón

Una vida y un andar santos, que siempre deben depender del poder capacitador del Espíritu, se exigen tanto de un creyente como de otro. No hay un estándar de vida para una clase de creyentes y otro estándar de vida para otra clase de creyentes. Si hay un hijo de Dios que no tiene el Espíritu en él, debe, con toda razón, ser excusado de aquellas responsabilidades que anticipan el poder y la presencia del Espíritu. El hecho de que Dios se dirija a todos los creyentes como si poseyeran el Espíritu es evidencia suficiente de que tienen el Espíritu.

Se puede concluir, entonces, que todos los creyentes tienen el Espíritu. Esto no implica que hayan entrado en todas las posibles bendiciones de una vida llena del Espíritu. Tienen el Espíritu cuando son salvos y no hay constancia de que Él alguna vez se retire la suya es una presencia permanente.

Quinto, El Ministerio del Espíritu en el Bautismo.

Ya se ha hecho referencia a este ministerio particular del Espíritu en relación con el Día de Pentecostés. La enseñanza bíblica completa de este tema se presenta en muy pocos pasajes (Mateo 3:11; Marcos 1:8; Lucas 3:16; Juan 1:33; Hechos 1:5; Hechos 11:16; Rom 6:3- 4; 1Co 12:13; Gal 3:27; Ef 4:5; Col 2:12). De estos pasajes, sólo uno desarrolla el significado: «Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un solo cuerpo, seamos judíos o gentiles, seamos esclavos o libres; ya todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu» (1 Co. 12:13, cf. Rom 6:3). En ninguna Escritura este ministerio del Espíritu está directamente relacionado con el poder o el servicio. tiene que ver con la formación del cuerpo de Cristo a partir de miembros vivientes, y cuando uno está unido vital y orgánicamente a Cristo, ha sido «bautizado en un solo cuerpo», y se le ha «dado a beber de un solo Espíritu» ( cf. el versículo 12).

Ser miembro del cuerpo de Cristo, anticipa el servicio; pero el servicio siempre está relacionado con otro ministerio que el bautismo del Espíritu. Puesto que el bautismo con el Espíritu es la colocación orgánica del creyente en Cristo, es esa operación de Dios la que establece toda posición y posición del cristiano. Ninguna otra empresa divina en la salvación tiene un efecto de tan largo alcance.

Es debido a esta nueva unión con Cristo que se puede decir que un cristiano está «en Cristo», y estando «en Cristo» participa de todo lo que Cristo es: Su vida, Su justicia y Su gloria.

El incrédulo, que está «sin Cristo», entra completamente en esta unión con Cristo en el momento en que cree. (En dos evangelios sinópticos, la promesa del bautismo con el Espíritu va acompañada de la promesa de un bautismo con fuego Mateo 3:11; Lucas 3:16).

Precisamente lo que significa un bautismo con fuego ha sido tema de mucha discusión. «Lenguas repartidas como de fuego» se sentaron sobre unos pocos en el día de Pentecostés; pero esta no ha sido la experiencia de todos los creyentes. El juicio de las obras del creyente en el tribunal de Cristo (1 Corintios 3:9-15; 2Co 5:10) es el único contacto con el fuego que está determinado para todos los que se salvan. Por lo tanto, es probable que este juicio sea el bautismo con fuego. Hay una profunda correspondencia entre el bautismo con el Espíritu y este bautismo con fuego así como el bautismo con el Espíritu provee al salvo con una posición perfecta para el tiempo y la eternidad, así el bautismo con fuego proveerá al salvo con un estado perfecto que lo capacitará para el cielo mismo. ( Sus ojos de fuego (Apoc 1:14) quemará toda la escoria y sólo lo que es la voluntad celestial quedará.)

La relación orgánica con el cuerpo de Cristo se cumple como parte de la gran obra divina de salvación que se realiza cuando se ejerce la fe salvadora. No hay indicios de que este ministerio bautizador del Espíritu se emprendería por segunda vez. Una posible distinción en cuanto a si el bautismo del Espíritu se realizó en Pentecostés provisionalmente para todos los que aceptan a Cristo en esta dispensación, o si es individual cuando creen, no tiene importancia en esta discusión. Es importante descubrir el significado exacto de la palabra como representación de un ministerio particular del Espíritu.

Sexto, El Ministerio del Espíritu en el Sellamiento.

«Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios con el cual fuisteis sellados para el día de la redención» (Efesios 4:30, Ver también, 2 Corintios 1:22; Efesios 1:13). El ministerio del Espíritu al sellar evidentemente representa el aspecto de la relación hacia Dios: autoridad, responsabilidad y transacción final. Es «hasta el día de la redención». El Espíritu mismo es el sello, y todos los que tienen el Espíritu están sellados. Su presencia en el corazón es la marca divina. Este ministerio del Espíritu también se realiza cuando se ejerce la fe para la salvación, y este ministerio no podría repetirse ya que el primer sellamiento de cualquier creyente es «hasta el día de la redención».

Hay, entonces, cuatro ministerios del Espíritu para el creyente que se realizan en el momento en que es salvo y nunca se cumplen por segunda vez. Se dice que nació, habitó (o fue ungido), bautizado y sellado por el Espíritu. También se puede agregar que estas cuatro operaciones del Espíritu en y para el hijo de Dios no están relacionadas con una experiencia. El Espíritu puede actualizar todo esto en el creyente después de que es salvo, y puede entonces convertirse en la ocasión del más bendito gozo y consuelo. Estos cuatro ministerios generales que se realizan en y para los creyentes por igual constituyen las «Ganancias del Espíritu» (2 Corintios 1:22; 2 Corintios 5:5), y las «Primicias del Espíritu» (Romanos 8:23).

Séptimo, El Ministerio del Espíritu en la llenura.

El hecho, la extensión y las condiciones de este ministerio del Espíritu constituyen el mensaje de este libro y ocuparán los siguientes capítulos. Lo que se ha dicho antes se ha escrito para que la llenura del Espíritu no se confunda con ninguna otra de sus operaciones.

Más Capítulos de Chafer El que es Espiritual

Dona al sitio de la Gaceta para ayudarnos

Por favor, considera una donación para ayudarnos pagar por los costos de mantener este sitio en el Internet.


Publicado por

David Cox

Soy Pastor y Misionero en DF Mexico.