Pink – Peligrosas Delicias

Pink – Peligrosas Delicias es un artículo sobre la atracción de diferentes pecados al alma del ser humano.

por Arturo Pink.

Pro 23:1 Cuando te sientes a comer con algún señor, Considera bien lo que está delante de ti,


En salv13 ¿Cómo saber si estás muerto?
es hecho para despertar a personas a la realidad que no son salvos aunque piensan que son buenos cristianos.
Temas: Vive en Semejanza de Cristo | Fruto Espiritual | ¿Apestas de muerte? | Humildad contra Orgullo | Sujeto a los mandamientos de Dios | Que ama a sus hermanos en Cristo | La lengua controlada | Enemistad con el mundo | Sigue lo bueno, no lo malo.
Lee el Folleto: salv13 ¿Cómo saber si estás muerto?.

Suponemos que este versículo tiene poco vigencia por muchos, porque es poco probable que serán invitados a comer con el Presidente de los Estados Unidos o el Rey de Inglaterra. Pero que lastima que tal pensamiento debe entrar en la mente de cualquier cristiano. Lastima que la tendencia de hacer carnal la Palabra de Dios es tan común. Lastima que nuestros interpretes espirituales de los Oráculos Vivientes casi han desaparecidos de la tierra. Aun que no hay tal ungido maestro disponible para abrir las Escrituras, debe ser obvio que el Espíritu Santo nunca iba a poner tal versículo como este en la Palabra si no tuvo aplicación al pueblo de Dios en general. ¿No debemos meditar para encontrar su sentido y valor?

«Cuando te sientes a comer con algún señor, Considera bien lo que está delante de ti,» Hay otros gobernadores mencionados en las Escrituras aparte de los civiles. ¿No leemos de «príncipes de la congregación» (Éxo 16:22), «principal de la sinagoga» (Luc 8:41), tanto que «gobernadores de las tinieblas de este siglo» (Efe 6:12)? Ahora, no todos los gobernadores religiosos del cristianismo han sido llamados por Dios. No, muy lejos de esto. ¡Personalmente el autor duda que dos de cada mil predicadores, ministros, y misioneros, sobre todo el mundo, han sido llamado por Dios! Muchos son auto instalados, unos enviados por otra gente, y la mayoría son levantados por Satanás. El lector atento del Antiguo y Nuevo Testamentos encontrarán que los falsos profetas han, en cada sigo, numerado más, en gran número, que los verdaderos. Es por esta razón que Dios nos manda de no creer «cada espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido en el mundo» (1Jn 4:1). Entonces la exhortación dado en Proverbios 23:1 ha sido siempre buena para el pueblo de Dios de seguir, y tal vez nunca fue más necesario que en el tiempo de degenerados y apostatas  como nuestro tiempo.

La predicación que oímos, y de una medida, absorbemos, tiene precisamente el mismo efecto sobre nuestros almas, como la comida que comimos: si es saludable, es para nuestra nutrición, y si es injuriosa, nos hace mal. Cuando te sientes a comer con algún señor, Considera bien lo que está delante de ti. La cosa trágica es que muchos de los hijos de Dios hoy carecen tanto de la espiritualidad, y entonces son ignorantes espiritualmente hablando, que no sabe como «considerar diligentemente» lo que es «puesto delante de ellos.» No saben que pruebas a aplicar, ni como examinar lo que escuchar. Mientras que el predicador es «ortodoxo» y aprobado por los que ellos consideran «sano en la fe», ellos piensan que su mensaje está bien. Mientras que el predicador se adscribe a los fundamentos de la fe, suponen que él es un verdadero siervo de Dios. Mientras que el predicador queda cerca a la letra de las Escrituras, se imaginan que sus almas son alimentados con la sincera leche de la Palabra. Pero que lastima que estas almas sin discernimiento tienen tanta fe en creer cualquiera.




Si el lector está listo para preguntar, «¿Pero qué pruebas debemos aplicar? Dejanos ayudarte a contestar tu pregunta por preguntarte otra. ¿Qué criterio aplicas a la materia que comes? ¿Estás satisfecho si ha sido preparado y cocinado según los mejores métodos de los mejores chefs en el mundo? No. Lo principal es ¿qué efecto tu comida tiene sobre ti? ¿Te hace mal a tu estomago? ¿Te produce buen salud o te enferma? ¿Verdad? Bien, ahora aplica el mismo principio al espiritual — ¿o debemos decir mejor, a la comida «espiritual» que consumes. ¿Qué efecto tiene sobre tu carácter y conducta? ¿Qué está produciendo en tu corazón y vida? Pero no debemos pararnos allí nada más con una generalización. Si somos para ayudar a las almas hoy, el siervo de Dios tiene que ser preciso, y entrar a los detalles. Reflejarte sobre estas preguntas.

¿La predicación que escuchas llega a tu corazón en el poder del Espíritu Santo? Si no, ¿de qué sirve escucharlo? ¿La predicación que escuchas te traspasa, escudriña tu conciencia, te condena y te hace gritar: «Miserable de mí»? ¿O se suma a su reserva de conocimiento intelectual, ministra para su deleite y lo hace sentir satisfecho de sí mismo? No trates estas preguntas a la ligera, te lo rogamos, o es muy probable que te conviertas en tu peor enemigo.

Enfréntalos justa y directamente, como en la presencia de Dios. «Considere diligentemente» lo que se le presenta desde el púlpito, porque debe hacer una de dos cosas: ayudarlo o dañarlo. O promueve la humildad o alimenta el orgullo. O estimula a trabajar en su propia salvación «con temor y temblor», o fomenta la seguridad carnal y la confianza en sí mismo. O te pone de rodillas, o adormece cada vez más tu sensibilidad espiritual. O te hace más concienzudo y cuidadoso con todos los detalles de tu vida diaria, o te vuelve más descuidado e insensible.

O te hace clamar a Dios día y noche para que Él obre en tu corazón un odio más profundo y constante hacia el mal, o (probablemente inconscientemente) te lleva a pensar más a la ligera sobre el pecado, excusando los «pequeños» fracasos y consolándote a ti mismo. con el pensamiento de que ninguno de nosotros alcanza la perfección en esta vida; mientras que Dios dice: «Sed santos en toda conducta» (1 Pedro 1:15). Pink – Peligrosas Delicias es un artículo sobre la atracción de diferentes pecados al alma del ser humano.

“Y pon cuchillo en tu garganta, si eres hombre dado al apetito” (Proverbios 23:2). Este es un lenguaje fuerte, ¿no es así? Sí, y el tema lo amerita. Son muy pocos los que se dan cuenta de las terribles consecuencias que se derivan de no tener en cuenta ese mandato de Cristo: «Mirad lo que oís» (Marcos 4:24). La falsa doctrina tiene el mismo efecto sobre el alma que el veneno sobre el cuerpo. Pero Satanás apela al orgullo de tantos y logra hacerles creer que son inmunes, que están tan «bien establecidos en la Verdad» que escuchar el error no puede dañarlos. Por lo tanto, el Espíritu Santo dice: «No os engañéis: las malas comunicaciones corrompen las buenas costumbres» (1 Cor. 15:33): ¡no pueden, sino HAGAN! Sí, aunque no lo sepas.

«Y pon un cuchillo en tu garganta, si eres hombre dado al apetito». Esta es claramente una palabra de advertencia para aquellos que están consumidos por la curiosidad de escuchar a cada nuevo «evangelista» o «maestro de la Biblia» que llega a la ciudad; aquellos que tienen un apetito insaciable por degustar cada “fiesta” religiosa que se difunde en su comunidad. Eso es lo que se entiende por «un hombre dado al apetito»: uno que anhela escuchar el último púlpito o plataforma sensacionalista.

A todos ellos Dios les dice: Tómense a sí mismos y no utilicen medias tintas para detener esta peligrosa tendencia. Es bajo su riesgo inminente que ignore esta advertencia divina. Si desobedeces, Satanás te matará o te drogará y te dormirá profundamente. “No codicies sus manjares, porque son comida engañosa” (Proverbios 23:3). Sí, tiene «golosinas» para ofrecerte: por eso tantos se sienten atraídos por su mesa.

Estas «golosinas» se varían hábilmente para satisfacer diferentes gustos. Para los «estudiantes proféticos» son artículos picantes de los periódicos, servidos bajo el nombre de «signos de los tiempos». Pero estos son «alimentos engañosos», porque dejan el alma hambrienta y estéril: ¡no hay alimento espiritual en ellos!

Para los jóvenes enérgicos, hay una grata presentación del «servicio cristiano», llamándolos a comprometerse en el «trabajo para el Señor»: también estos son «alimentos engañosos», porque no edifican (construyen) ni conducen a un caminar más cerca de Cristo; en cambio, quitan el ojo de Cristo, a las «multitudes que perecen»: ¡como si Dios fuera incapaz de salvar a sus propios elegidos sin nuestra ayuda! «Sobre toda diligencia guarda tu corazón, porque de él mana la vida» (Proverbios 4:23) es la palabra de Dios para ti.

Para otros hay una exposición regular de «nuestras doctrinas» que son de hecho «golosinas» para aquellos de mentalidad teológica. «¡Sí, pero ‘nuestras doctrinas’ son doctrinas de las Escrituras, y seguramente no pueden ser ‘alimentos engañosos’!» Ah querido amigo, Satanás se transforma con frecuencia en «ángel de luz»; sabe muy bien que no se hará daño a su causa mientras las disertaciones doctrinales se dirijan al intelecto y no se escudriñe la conciencia.

A menos que se haga una aplicación práctica de cada doctrina bíblica, el corazón no se conmueve ni el alma se humilla; en cambio, se alimenta el orgullo y la cabeza se llena simplemente con un conocimiento teórico de la Verdad. Note bien esto: ¡la doctrina divorciada de la predicación experimental y práctica es altamente dañina!

¡Lo que más necesitan el escritor y el lector no son «golosinas», sino «hierbas amargas» (Ex. 12:8) para purgarnos del orgullo, la independencia, el amor propio! Necesitamos ser alimentados «con pan de lágrimas» (Salmo 80:5) y «agua de aflicción» (Isaías 30:20). Sólo ayuda verdaderamente aquel ministerio que nos hace llorar ante Dios, que nos lleva al polvo, que nos hace aborrecernos a nosotros mismos.

Tal vez algunos respondan: «Quiero un ministerio donde Cristo sea exaltado». Bueno; pero, ¿disfrutas de un ministerio que te hace ver lo poco que eres como Cristo en tus caminos, lo poco que estás siguiendo el ejemplo que Él nos ha dejado? Un ministerio fiel y bien equilibrado de «Cristo» incluye Su enseñanza sobre el Discipulado, Sus reclamos y demandas sobre nosotros, Sus preceptos y advertencias. Cuidado con las «golosinas» que agradan a la carne, querido lector.

Pasamos por alto los que intervienen y llegamos al versículo 8 de Proverbios 23, «El bocado que has comido lo vomitarás, y perderás tus dulces palabras». Sí, si eres realmente un hijo de Dios, esto es lo que el Espíritu, tarde o temprano, obrará en ti. Todavía hará que tu corazón sienta náuseas con esos «golosinas» que complacen la carne y que ahora tanto disfrutas; Todavía hará que te alejes con repugnancia de aquello de lo que los profesantes vacíos se alimentan con tanta avidez. Hablamos desde la dolorosa experiencia.

¡Las ovejas no pueden prosperar con lo que comen las cabras! Si su predicador es admirado y elogiado por mundanos blanqueados, puede estar seguro de que su ministerio no puede ayudarlo. Si grandes multitudes lo escuchan con entusiasmo, ¡es una señal segura de que no está ministrando la Palabra en el poder del Espíritu!

Para terminar, permítanos señalar que todo lo que hemos dicho anteriormente acerca de «considerar diligentemente» a qué predicación asiste, ¡se aplica con igual fuerza a escuchar la radio! «Mirad lo que oís»: si no hace más tierna vuestra conciencia, la hará más insensible.

Lo mismo se aplica a su lectura. La gran mayoría de las revistas «ortodoxas» y «sanas» que se están imprimiendo hoy, sólo pueden perjudicarlos, porque no contienen nada que los haga llorar ante Dios, nada que aumente el «temor del Señor» en su alma, nada que conducirá a una mortificación cada vez mayor de vuestros miembros que están sobre la tierra. Si has probado que esto es así, de ahora en adelante evítalos como lo harías con una plaga. «¡Deja de ser hombre!» (Isaías 2:22) y alimentarse de la Palabra. Pink – Peligrosas Delicias

Más Artículos de esta Categoría





Dona al sitio de la Gaceta para ayudarnos

Por favor, considera una donación para ayudarnos pagar por los costos de mantener este sitio en el Internet.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *