Descripciones del Lobo parte 2

Descripciones del Lobo parte 2

¿Tienen el ojo pelado para el Dinero?

Uno de los elementos más preocupantes es la relación entre el ministro y el dinero en el ministerio. El falso profeta (lobo) entra en lo que él considera “el ministerio” por una razón, básicamente todos estos razones se pueden reducirse a dos, sueños de egoísmo (incluyendo el egoísmo envuelto en el abuso sexual), o robar dinero (tomar algo que no es legítimamente suyo). El lobo tiene mucha interés en controlar a su gente para manipularles para sus propios fines.

Hechos 20:28 Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. 29 Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. 30 Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.

La Biblia plantea y nos avisa del intento y hecho de estos lobos, que entrarán lobos “de nosotros mismos” que hablan cosas “perversas” (torcidas, no rectas) para lograr su objetivo, control sobre los discípulos.

2Pe 2:1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. 2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, 3 y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.

Igualmente Pedro habla de estos, indicando que su motivo es avaricia, y su método es “palabras fingidas.” La palabra “fingida” significa algo como plastilina, la cual se conforma a lo que necesita. La idea es que estos van a decir lo que sea para lograr su objetivo, indicando que nos mentirosos y no tienen consciencia en el asunto de cambiar las cosas, cubrir lo malo, castigar lo bueno y recto, o torcer en cualquier forma para lograr sus fines.

Descripciones del Lobo parte 2

La Codicia y la Biblia Parte 1

La Codicia y la Biblia Parte 1

La codicia es simplemente el desear. Pero mientras que Dios no cumpla a nosotros por desear las cosas, si nos cumple y nos condena porque deseamos mal las cosas. ¿Cómo es esto? Simplemente esto es deseando lo que no debes desear.

No deseas lo que no es tuyo

El primer principio es de entender y observar que tienes una relación particular con Dios, y esto implica acciones y energía de tu parte, y luego Dios te da lo que Él quiere. Normalmente, la mayoría a de la gente no quiere tratar con Dios, humildemente en oración pidiendo, y luego trabajando honestamente para conseguir algo, y al final, ser contento con lo mucho o poco, lo bueno o lo normal que Dios te da.

1Te 4:3 ​pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; 4 que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; 1Te 4:5 no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios;

El punto de Dios es que Él quiere que vivimos, pero no en fornicación, que realmente es el desear lo que no es tuyo para tener.

Mat 5:28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.

O sea, no es malo de tener sexo con una mujer, ni tampoco de pensar sexualmente hacia a una mujer, pero el pecado entra cuando es afuera de lo que Dios ha marcado para tí. Esto es, cuando Dios te ha dado una pareja, entonces con ella puedes hacer esto. Es el corazón rebelde que antes de matrimonio, quiere lo que “es prohibido” (sexo afuera del matrimonio con tu novia), y después de matrimonio, con otras que no sea lo que Dios te ha dado. Contentamiento con la voluntad de Dios es una lección muy importante y esencial para cada creyente de aprender.

Jesús en Mateo 5:28 identificó pecado como no solamente acciones físicas donde “tomas” y “disfrutas” lo que no es tuyo, sino también el deseo de hacerlo.

Luchando en contra de tu corazón

Núm 15:39 Y os servirá de franja, para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos de Jehová, para ponerlos por obra; y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os prostituyáis.

Lo que tenemos que entender es que tenemos esta relación con Dios, y a fin de cuentas, Dios se trata con nosotros para dar o no dar, o dar diferente, de base de cómo somos, y que tanto que peleamos u obedecemos a Dios. Es como un matrimonio, y el hombre trabaja y la mujer quiere. La dinámica a entre los dos es la relación, y lo que la mujer logra es un factor de que tanto ella puede hacerle feliz, o lo que la mujer no tiene es un factor de que tanto ella le enoja a su hombre. Cuando vamos afuera de esta relación para conseguirnos cosas sin usar lo que Dios nos ha previsto (como forma de conseguir), entonces Dios se enoja con nosotros.

Queremos, queremos mal, para disfrutarlo afuera de nuestra relación con Dios. Esto es de agradar a nuestra carne.

Gál 5:16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.

1Pe 1:14 como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia;

Col 3:5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

Lo que deseamos “en nuestra carne” es donde andamos mal. Naturalmente, sale lo malo de nuestros corazones.

Prohibiciones en contra de la Codicia

1Co 6:18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

La codicia es un cáncer que auto-destruye el ser humano. Por esto, el principal daño que haces es a tí mismo.

Gál 5:19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. 

El daño mayor, después de jalarte de un lado al otro en trastornos espirituales, emocionales, y físicos, es de dejar tu alma en el infierno.

Dios tiene límites contigo

Rom 1:26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,

Dios pelea con cada ser humano sobre el control de su vida y cuerpo. Pero cuando una persona anda en el pecado, más excesivo cada vuelta, luego Dios les entrega a ello hasta el juicio, donde le castigará con la segunda muerte.

Siguiente parte: ¿Cómo vencer la carne?

¿Cómo vencer la carne?

La Codicia y la Biblia Parte 1