Abismo

Abismo.

(Significa “sin fondo”, “insondable”, “profundo”). Esta es la palabra griega [abyssos] en el LXX para la palabra hebrea “hondura.”
Exo 15:5 los a. los cubrieron; descendieron a las profundidades como piedra
Job 28:14 el a. dice: No está en mí; y el mar
Sal 18:15 entonces aparecieron los a. de las aguas
Sal 42:7 a. llama a otro a la voz de tus cascadas
Sal 69:15 ni me trague el a., ni el pozo cierre
Sal 104:6 con el a., como con vestido, la cubriste
Pro 23:27 a. profundo es la ramera, y pozo angosto
Isa 63:13 el que los condujo por los a., como un
Rom 10:7 ¿quién descenderá al a.? (esto es, para
Apo 9:1 y se le dio la llave del pozo del a.
Apo 17:8 y está para subir del a e ir a. perdición
Apo 20:3 lo arrojó al a., y lo encerró

El Abismo en la Creación.

En el AT fue el mar universal de que vino todo lo que Dios hizo (cielo y tierra). El segundo día de creación Dios separó las aguas sobre el firmamento de las debajo de ello. Las aguas debajo eran el abismo (Gén. 1:2; Deu. 33:13; Sal. 104:6). En la vista de los hebreos, toda la tierra flota sobre el abismo, o las aguas. El concepto que sale de esto es que la tierra es fundada o establecida sobre el abismo (Sal. 24:2; 136:6).

El Lugar de Castigo.

El lugar de castigo es simplemente un lugar desagradable en extremo. Hay tortura que pasa allí, y el abismo entra en esta idea de tortura en el sentido de siempre estar cayendo. O sea, la confianza o placer de “tierra firme” será quitado de las personas en este lugar, dándoles una sensación de siempre cayendo. Para los que rechazan a Dios, ellos pierden la experiencia de buenas cosas en la eternidad, y esto es uno de ellos.
Debajo del abismo moran los malvados sufriendo y llorando por sus pecados. Los Refaimes (gigantes de viejo) fueron confinados allí, para causar dolor y sufrimiento a las naciones (Pro. 9:18; 21:16). También habla de los calabozos de los reyes de Tiro, Babilonia, y Egipto donde sufren por su orgullo y crueldad (Isa. 26:14; Eze. 28:10).

En el NT el abismo es el lugar donde los muertos habitan temporalmente hasta el fin de los siglos Rom. 10:7. También es el lugar donde los poderes satánicos están encerrados; su castigo será posteriormente, en el lago de fuego (Apo. 9:1-2; 20:10). (En Luc. 8:31, los demonios rogaron a Jesús que no les enviara al abismo antes de su tiempo, que indica que tuvieron miedo del lugar, y era un lugar de sufrimiento para los demonios. Hay también una separación en el infierno entre el poso normal y Elisuim (Tártaras) con los demonios aparentamente en el Táratas separado de los seres humanos.

Apo. 9:1-11, una estrella caída del cielo recibirá las llaves del abismo, surgiendo una espesa tiniebla moral al ser abierto, y surgiendo de ella agentes destructores: Abadón (en hebreo) o Apolión (en griego), que los dos significan “destructor,” quien será su rey. El futuro imperio romano es representado como una bestia que surge de este abismo (Apo. 11:7; 17:8). Durante el milenio Satanás será confinado en el abismo, quedando incapaz de engañar y actuar (Apo. 20:1, 3). En Luc. 8:31, los demonios le ruegan a Cristo de no arrojarles al abismo, y Rom. 10:7 pone en contraste el abismo con los cielos.
Ve Seol para la ubicación del Seol en las entrañas de la tierra. También ve el infierno, el pozo.

Citas

Gén.1:2; 7:11; 8:2; 49:25; Éxo 15:5, 8; Deu. 33:13; Job 28:14; 38:16, 30; 41:32; Sal. 18:15; 33:7; 36:6; 42:7; 69:2, 15; 71:20; 77:16; 78:15; 104:6; 106:9; 107:26; 135:6; 140:10; 148:7; Pro. 1:12; 3:20; 8:24, 27, 28; 23:27; Isa. 14:15; 51:10; 63:13; Eze. 26:19; 31:4, 15; Amó. 7:4; Jon. 2:5; Hab. 3:10; Luc. 8:31; Rom. 10:7; Apo. 9:1, 2, 11; 11:7; 17:8; 20:1, 3

Seol

Seol.

Seol en el A.T. Seol es a veces traducido el sepulcro, y tiene la idea en el A.T. de ser el lugar de los muertos creyentes y incrédulos, como nuestro concepto del sepulcro, que no hace distinción su estado, nada más su ausencia de entre los vivos. En hebreo, el raíz de esta palabra es “demandar”, o sea, es el lugar que a todos nos llama. En Gén. 42:38; 44:29, 31; Jacobo en luto por su hijo vió el reunirse con su familia muerte allí en el Seol, aunque Jacobo era creyente en Dios, él mismo y los suyos pensaban que esto era el lugar que tuvo que irse cuando mueren. David también tuvo el concepto que aun salvo, él iba al Seol cuando muriera 2Sam 22:6 y 1Re 2:6, 9. En Sal. 16:10 (compare con Núm 16:30) David confió que Dios no iba a dejar su alma en el Seol, y esto, como profesía, era usado por Jesucristo de su propia muerte y resurrección. Jesús usó hades cuando citó Sal. 16:10 como profecía que aplicara a Él mismo (Hechos 2:27, 31). Jonas igualmente dice que él clamó “desde el seno del Seol” Jonas 2:2 indicando un lugar de muerte para aun creyentes. El Seol era el lugar donde quiso ir Job (Job 7:9-10; 11:8; 14:12-13; 17:13, 16; 21:13; 24:19; 26:6).
En general el Seol es el lugar donde van los inconversos después de su muerte Sal. 9:17; 55:15; Pro. 7:27. En la rebellión de Coré (Núm. 16:30, 33) los inconversos se fueron a Seol, y es explicitamente dicho que la tierra se abrió su boca y las tragó vivos al Seol. Este da de entender que el Seol se ubica en las entrañas de la tierra presente. Ve Deu. 32:22 y Sal. 9:17.

El Lugar de Polvo

El Seol es asociado con “el polvo de la tierra”, donde los muertos inconversos y salvos estaban después de su muerte. (Esto hasta la resurrección de Jesucristo). Daniel 12:2, Isaías 26:19. Es normalmente pensado de ser debajo de la tierra (Núm. 16:30, 33; Eze 31:17; Amos 9:2).

Igualmente recordamos que el infierno es un lugar TEMPORAL que es un repositorio para los muertos inconversos hasta el juicio final, y después de este juicio (el Gran Trono Blanco) entonces ellos serán echados en el lago de fuego (Apo. 19:20; 20:10, 14-15). Desde este tiempo en adelante, los inconversos no estarán en o sobre la tierra, sino en este lago de fuego. Aunque la Biblia no especifica, el lugar de fuego líquido es probablemente el sol, o un lugar similar.

Consideraron que el seol era un lugar pesadisimo. 2Sam 22:6; Sal 6:5; Ecl 9:10

Seol es abierto a Dios.

En el A.T. el Seol es abierto a Dios Job 26:6; Pro 15:11; y la presencia de Dios alcanza a personas aun allí Sal 139:8.

Las Puertas del Seol. El Seol tiene puertas por las cuales las personas entran allí Isa 38:10.

Citas de Seol H7585.

En la Reina Valera 1960, siempre la palabra hebrea “Seol” es transliterada “Seol”. Anota que la versión Reina Valera 1960, en Ecl 9:10 y Cantares 8:6, tiene Sheol en lugar de Seol en unas ediciones.

[Traducido con “Seol”] Gén 37:35; 42:38; 44:29, 31; Núm. 16:30, 33; Deu. 32:22; 1Sa. 2:6; 2Sa. 22:6; 1Re. 2:6, 9; Job 7:9; 11:8; 14:13; 17:13, 16; 21:13; 24:19; 26:6; Sal. 6:5; 9:17; 16:10; 18:5; 30:3; 31:17; 49:14-15; 55:15; 86:13; 88:3; 89:48; 116:3; 139:8; 141:7. Prov. 1:12; 5:5; 7:27; 9:18; 15:11, 24; 23:14; 27:20; 30:15-16; Ecl. 9:10.; Cnt 8:6; Isa. 5:14; 14:9, 11, 15; 28:15, 18; 38:10, 18; 57:9; Eze 31:15, 16, 17; 32:21, 27; Os 13:14; Amos 9:2; Jon 2:2; Hab 2:5.

Seol en el N.T.

La palabra “Seol” es del hebreo, y no occurre en esta forma en el Nuevo Testamento, pero ve la palabra “Hades” que es usado en griego para Seol. Compare Hechos 2:27, 31 donde la palabra griega es Hades, pero es una cita de Sal 16:10.

Ve Abismo, Gehena, Seol, Tártaro, Infierno.