Darby El Espíritu Santo y la Iglesia

Darby El Espíritu Santo y la Iglesia es una carta de Juan Darby sobre el tema de Algunas observaciones relacionadas con la Presencia y el funcionamiento del  Espíritu de Dios en el Cuerpo, la Iglesia.

Por Juan Darby (Brethren la Hermandad)

Algunas observaciones relacionadas con la Presencia y el funcionamiento del  Espíritu de Dios en el Cuerpo, la Iglesia.

J. N. Darby.


cp67 Superando lo malo con el bien
Examinamos el principio que el bien es de mayor fuerza que la maldad, y debemos pelear maldad con hacer el bien.
TEMAS: Hay una guerra espiritual | ¿Por qué la gente es mala? | ¡Limpia tu espíritu y alma! | Lucha en contra de la Maldad y por hacer la Bondad | Siendo vencido por lo malo | El juicio de Dios sigue firme | "Venganza es mía" dice el Señor | Nos engañamos a creer que hacemos maldad y tenemos común con Dios.
Leer el Folleto: cp67 Superando lo malo con el bien
Esta página en el vínculo tiene el folleto en un formato pdf para imprimir, frente y atrás, de una sola hoja. Puedes leerlo sin computador, y puedes regalarlo a otros si ves que será bueno.

Mi querido hermano,

He leído el tratado inédito que envió y procedo a emitir mi opinión al respecto.
No puedo evitar ver en él alguna expresión de la misma inquietud de la carne que profesa condenar, y (como me parece) de un carácter igualmente perverso, porque, mientras que por otro lado, esta inquietud va en contra de ciertas calificaciones individuales., por este lado tiene una tendencia más incrédula, ya que, aunque inconscientemente, se dirige contra la presencia, el poder y la acción del Espíritu Santo en la Iglesia.

Y aquí comienzo admitiendo que lo que se llama ministerio abierto ha dado ocasión a la carne. Pero no creo que el remedio sea negar la presencia y la operación del Espíritu de Dios: que, hasta donde llega, es el principio del tratado.

Y añadiré además que, si bien admito que la carne se ha aprovechado de la libertad espiritual para tomar licencia para sí misma (como Dios nos advirtió que lo haría), y aunque creo que la carne actuando así debería, como en cualquier otro caso, ser juzgado por la Iglesia si el individuo no lo juzga por sí mismo, no dudo en decir que he encontrado la devoción espiritual, la inteligencia espiritual y la alegría fraternal inequívocamente inferiores, y un seguimiento muy carnal de formas particulares de pensar que toman su lugar dondequiera que los maestros (con una cómoda opinión de sí mismos, porque pueden por sus cualidades naturales ser aceptados por muchos, sin negar que pueden tener don) han absorbido en sus propias manos el ministerio de la palabra.

Es, y ha sido en todas las épocas, uno de los primeros síntomas del declive espiritual en la Iglesia. Otra consecuencia es que las hermanas pierden un lugar bendito que Dios les ha dado en la Iglesia, y toman uno que Él no les ha dado, y que en realidad es sólo una deshonra para ellas ante Dios.

Además (aunque presionaría sobre todos los corazones, y especialmente sobre aquellos que actuarían según el principio deplorable y no cristiano de «tener derecho a hablar», esa gracia es rápida para oír y lenta para hablar, y que, aunque sea fiel en el ejercicio de lo que Dios ha dado, uno debe estar siempre dispuesto a estimar a otro mejor que a uno mismo), creo que el amor al poder es tan temible en aquellos que pueden complacer los oídos y la mente de muchos (y eso no es edificación), como el amor de hacer en quien puede agradar a pocos; y esto especialmente donde el poder espiritual está en declive y la enseñanza busca estimular, en lugar de que el Señor disfruta en la gracia.

La consecuencia es que, más o menos, el maestro ocupa el lugar del Señor. Aparentemente, la carne no es más agradable para Dios que la carne grosera, aunque allana el camino más fácilmente para que la Iglesia abandone a Dios y se olvide de Su presencia. La enseñanza, por preciosa que sea, no es Su presencia. Me aterroriza mucho cuando escucho a la gente decir «querido señor tal». Puede ir acompañado de gracia de otras formas; pero no creo que hubieran hablado así de Pablo o Apolos, cuando la gracia y el poder santo que pone la conciencia en la presencia de Cristo estaban en su energía, aunque los hubieran estimado muy en amor por causa de su trabajo.

Quizás piense que estoy culpando a los demás, no es así. He visto trabajar el mismo Espíritu en lo que a mí respecta; y creo que puedo decir que he luchado contra él, aunque esto (en la debilidad de la Iglesia en cuanto a los trabajadores) no es fácil; pero al confiar en Dios para esto, he descubierto que la bendición ha seguido, cualquiera que parezca el peligro. Creo que el Espíritu Santo habita en la Iglesia. Esto nunca hará que el hombre se descuide al velar por el bien de los santos; todo lo contrario; pero creer en ello le impedirá ocupar el lugar del Espíritu. Dios será respetado en la Iglesia y su Espíritu en todo el cuerpo y en el más pequeño de sus miembros. Y a los que lo honran, Él honrará.

El panfleto que me ha enviado es simplemente la eliminación de todo esto, y la expresión del declive, en el caso del escritor; casi podría decir, el dejar de creer en la presencia y operación de Dios en la Iglesia. No creo que se pueda forzar, para que sea provechoso, el hablar de quienes tienen poco don o pocas palabras que decir. Obligar a un miembro a actuar no puede restaurar el tono del cuerpo, cuya falta ha impedido que el miembro actúe; pero tomar este estado como saludable, porque la actuación de los miembros hizo que el cuerpo en su estado enfermizo se sintiera incómodo, es un triste error. Este es el progreso de la cosa: cuando hay un gozo real y fresco en el Señor, y los santos piensan mucho en el Señor, unas pocas palabras acerca de Él lo recuerdan, y están llenos de gozo y felicidad.

Si otro puede hablar ampliamente de Su gracia (aunque en comunión esto sería para mí excepcional), se alimentan; Todavía se piensa en Cristo, su gloria presente, y el alma quizás se lleva la meditación por un otro momento. El hablante y los oyentes piensan juntos en Cristo. Donde se piensa mucho menos en el Señor, las pocas mismas palabras no recordarían a Cristo apenas en el corazón, porque Él no está allí de la misma manera, y son fatigosas, no estimulan; y el que alguna vez estuvo acostumbrado, por así decirlo, se cree despreciado a sí mismo ya su don.

Quizás, también, algún defecto de educación o similar haya acompañado estas pocas palabras; se pasó por alto casi o casi cuando Cristo estaba muy presente, pero ahora es muy evidente y desagradable. Si a veces fue más allá de lo que el Espíritu le dio, esto, aunque percibido y (si hubo fidelidad) mencionado en la gracia, conel reconocimiento de Cristo en todos los demás, ahora que Cristo no es la fuente de la misma bendición, no ha el mismo lugar en el oyente – se vuelve remarcado y ofensivo, porque lo que el hombre es ahora es mucho más prominente. De ahí que el maestro más consumado que no ofenda el oído y el gusto se vuelva necesario: una terrible trampa para él y para toda la asamblea. Pero cuando se llega a insistir en esto como lo correcto y los que tienen calificaciones educativas llegan a insistir en este estado de cosas como el estado correcto, es muy triste.

El fracaso, y construir sobre el fracaso para sancionar la posición que la carne asumiría por su facilidad debido al fracaso, son dos cosas muy diferentes. El primer hombre tiene que confesar; el último es asumir su comodidad y dejar a un lado a Dios y su propia responsabilidad de inmediato. Y reconozco que tengo un poco de desconfianza en esto, viniendo siempre de aquellos que se toman todo el asunto para sí mismos en este terreno.
Creo que si se examina la historia de la Iglesia, se encontrará que el declive de cualquier avivamiento siempre tomó este camino.

Una palabra más de observación general. No digo en absoluto que en una reunión donde tal es el estado de las cosas, aquellos que pueden edificar muy poco o nada en absoluto deban forzarse en la reunión, o ser animados en ese estado de cosas a hablar. Si no edifica, no puede ser de utilidad. La cuestión es que todos deberían sentir cuál es el estado de las cosas y, sobre todo, no sancionar como correcto lo que es la prueba del fracaso y la decadencia. No dudo en decir que la consecuencia siempre es un peor declive espiritual.

Recurro al folleto para mostrar lo más brevemente que pueda (y no requerirá muchas palabras) que su razonamiento no tiene fundamento, sus declaraciones no son bíblicas y su principio es la negación de la operación del Espíritu de Dios en la Iglesia.

Primero, recordemos esto, que la presencia del don no impidió en lo más mínimo la obra de la carne al hablar: estaba en pleno trabajo, para estropear la edificación, y que en la forma más burda (porque los hombres estaban hablando lo que nadie entendió en absoluto), cuando los dones eran innegables. No es la presencia de dones reales lo que frena esta confusión carnal. Fueron los dones de expresión más innegables, las lenguas, por ejemplo, cuando no podía haber ningún error en cuanto al poder del Espíritu, que eran motivo de confusión carnal.

Esto es de la última importancia, porque la afirmación es que las personas que hablan sin don, en el supuesto de que lo tienen, producen confusión, y el remedio es que reconozcan que ahora no hay don; y así el ministerio quede en manos de personas, personas benévolas sin duda, quienes, por sus logros humanos, son capaces de satisfacer en general las demandas de instrucción del rebaño. Ahora la respuesta inmediata es que todo esto carece de fundamento. La edificación del rebaño tenía que ser vigilada contra la licencia de la carne donde había dádivas, tanto como sobre el supuesto de que no las hubiera.

La pregunta no está ahí en absoluto. El fundamento del argumento es todo un error. Se encuentra mucho más en la gracia espiritual que puede mantener la edificación del cuerpo.

Y mira dónde me coloca este razonamiento. Destruye absolutamente la aplicabilidad de las instrucciones escriturales a las asambleas de los santos; de modo que no tengo reglas escriturales ni guía para ordenar esa edificación. Admito que existe una gran diferencia en cuanto a los regalos. La Iglesia está despojada de casi toda su gloria y adorno, y bien se lo ha merecido. Por tanto, hay una modificación necesaria en la aplicación.

No puedo regular el hablar en lenguas cuando no las hay; pero si el principio de edificación ministerial es diferente, si lo regulado por la Escritura no existe en absoluto en ninguna forma, entonces las reglas para el orden y edificación de la asamblea se han ido conellas. Tengo una enseñanza sin la operación del Espíritu y sin la regulación del Espíritu. No es la «edificación por don» lo que está en cuestión, sino la existencia de cualquier asamblea sobre este principio. Es un nuevo tipo de asamblea que se propone, a la que no se aplican las instrucciones bíblicas, como las que ya se han formado en el Establecimiento y entre los Disidentes, y que he dejado porque no son escriturales.

Ahora se me dice que es un error tomar estas escrituras y aplicarlas en absoluto; se basan en lo que ya no existe. Es en vano decir que nos reunimos como hermanos, y el ministerio es una cuestión distinta. Admito que nos encontramos como hermanos, pero al mismo tiempo nos encontramos en la unidad del cuerpo, donde Dios actúa por los miembros; y es el Espíritu Santo actuando en la unidad del cuerpo por sus miembros lo que es cuestionado; porque estos miembros son lo que se llaman dones en Corintios, y también en el uso de otra palabra en Efesios. Es esto lo que hace que la pregunta sea seria. Que la carne se ha valido de la libertad por libertinaje, no lo dudo: los dones no se lo impidieron. También puede ser que en una reunión determinada no haya un maestro en absoluto; esto es muy posible, porque los dones están en la unidad de todo el cuerpo, no en una sola reunión.

El estado de la Iglesia puede hacer muy evidente nuestra debilidad a este respecto; pero si somos humillados, aceptaremos esta posición y seremos bendecidos. El intento de restaurar el don, o más bien de sustituirlo, por la tranquilidad que puede dar el logro humano decente, es simplemente para evitar la confesión santa, humilde y dueña de Dios del estado al que hemos llevado a la Iglesia. Está construyendo de nuevo (y peor) las cosas que hemos destruido.

Es, después de haber despertado, negarse a reconocer e inclinar la cabeza a causa del estado doloroso de la Iglesia; y esto lo veo crecer rápidamente en muchas mentes debido a la bendición que Dios en Su soberana bondad se dignó otorgar a aquellos que lo hicieron, se apropiaron y se humillaron a causa de ese estado. El Señor nos mantiene humildes y guarda la palabra de su paciencia.

Y ahora en cuanto a los argumentos del escritor. Se basan en su explicación de la palabra carisma.

Si se me permitiera suponer un caso tan simple que todos pudieran entenderlo (pero conla mayor seriedad), diría:

Me refiero a cubrebotas para pies y tobillos, estirados, sin cuerdas y atados; y afirmo entonces que no se fabrican botas en Stafford. Me responde: «Por qué el pueblo vive de la fabricación de botas, y las envía a todo el mundo». No, digo, no hay ninguno hecho allí, eso es lo que realmente significa una bota, en todo caso, lo que quiero decir conuna bota.

¿No sería evidente que mi afirmación no sirvió para nada, porque se basaba en un significado que le había dado a la palabra que no existía en la realidad, aunque algunas botas pudieran estar hechas de esa manera? El razonamiento se basaba en un fundamento falso y, por lo tanto, era inválido. La pregunta es: ¿Hay dones según las Escrituras? Le doy un significado a la palabra ‘regalo’ que no es bíblico, y luego lo uso para probar, en cuanto al hecho y al tiempo presentes, que no hay dones bíblicos. La total falacia de tal procedimiento es evidente.

Pero de inmediato me detendré en seco conla observación: Pero debes probar que no es bíblico. Es justamente lo que procedo a hacer, y desde la única fuente posible de razonamiento al respecto: un examen de la Escritura misma.
Esta es la declaración del escritor de lo que es el don: «El carisma, o don, lo considero muy distinto de todo lo que hace el hombre, distinto de la habilidad o talento natural que pueda poseer de Dios, distinto del perfeccionamiento y santificación de ese talento. y es igualmente distinto de cualquier logro que pudiera lograr mediante el uso diligente de los medios.

Es el dar del Espíritu Santo, en distinción a todo lo que vemos en el hombre. Es ese dar cuando el poder del Espíritu se ve manifiestamente usando a la criatura en verdad y, sin embargo, claramente para distinguirse de la criatura; como, por ejemplo, lo vemos en el don de lenguas, etc…. Así que creo que fue de todos los dones del Espíritu, etc. ser de (?) la verdadera naturaleza y significado del don; y no estoy consciente de que haya algún pasaje en el Nuevo Testamento en el que el carisma, o el don, pueda mostrarse como algo diferente de esto «.

Esta afirmación se menciona constantemente y en esencia se repite.

Encontraremos que la declaración del escritor involucra toda la cuestión de la presencia del Espíritu Santo en el cuerpo, la Iglesia; porque debe actuar de alguna manera si está allí para actuar en el cuerpo. Digo la presencia del Espíritu Santo en el cuerpo, no su mera actuación en gracia en las mentes individuales. Esta pregunta se pasa por alto por completo en las declaraciones del escritor.
Pero en cuanto a la palabra don en sí. El carisma, o don, es la ofrenda del Espíritu Santo, etc.

Ahora bien, no debería haber planteado ninguna dificultad en cuanto a la expresión «dones del Espíritu», como expresión humana general, suficientemente exacta para transmitir históricamente lo que se quería decir; pero cuando se insiste en esto como una definición, es importante notar que no existe tal término en las Escrituras; y nunca se dice que el Espíritu Santo da. Tampoco comprendo que esta distinción sea sin intención por parte del Espíritu divino. En cualquier caso, en un tema muy importante y delicado, está bien, cuando estamos e definiendo, por no hablar de otra manera que la palabra habla.

A continuación, es evidente que el carisma es un don gratuito, o algo que se da gratuitamente y que no se obtiene mediante el trabajo del hombre. La palabra lo significa. Pero entonces está fuera de lugar hablar de la palabra que significa «la ofrenda del Espíritu». Primero, se usa independientemente de toda cuestión de la ofrenda del Espíritu en varios pasajes. En Romanos 5:15-16; Rom 6:23, es el don gratuito de Dios para justificación y vida eterna; en Romanos 11:29, se usa de la manera más general posible y se aplica al propósito de Dios en cuanto a los judíos.

Esto lo reconoce el escritor en el último pasaje. Es muy dudoso que la afirmación que se hace allí sobre el carisma Theou pueda aplicarse a los llamados dones espirituales. En cualquier caso, se ha demostrado que la palabra de estos pasajes no tiene ninguna aplicación particular al significado que da el Espíritu. Significa regalo gratis; y cualquier regalo gratuito puede llamarse carisma. Ahora bien, aquí no se veía nada del Espíritu, que se veía manifiestamente, usando a la criatura, y sin embargo claramente para distinguirlo de la criatura.

Esta vida era «Yo vivo, pero no yo, sino que Cristo vive en mí; y la vida que vivo en la carne, la vivo por la fe del Hijo de Dios». De modo que ese obsequio no era necesariamente (en el caso al que el escritor lo compara y que se llama efectivamente carisma) lo que afirma en el mismo lugar debe ser, como único sentido verdadero de la palabra; tanto al contrario, que en el caso aludido un hombre podría decir: «Yo, pero no yo, y la vida que vivo». Es decir, precisamente fue el caso contrario a lo que afirma el escritor. Carisma, o don, no es lo que afirma el escritor.

Además, en casos de don espiritual *, propiamente hablando, supongo que cuando el apóstol predicó en Atenas, cuando en las sinagogas habló como judío a los judíos, lo hizo en el ejercicio de su don apostólico; y, sin embargo, no hay apariencia de tal distinción ante los paganos y los judíos, «de la criatura y el don».

Que había gran poder en lo que dijo, y por lo tanto demostración del Espíritu, no lo dudo; pero no tiene la apariencia de un enunciado, como se le llama, que atrajo sobrenaturalmente la atención de los oyentes: «el Espíritu visto usando a la criatura, y sin embargo claramente para distinguirse de la criatura». Nuevamente, supongo que la epístola a los hebreos (si se permite que sea lo que Pedro alude como la epístola de Pablo a los judíos; y en todo caso es la producción inspirada del Espíritu Santo, como cualquier otra epístola) es realmente por el don del Espíritu Santo: es según la sabiduría que se le ha dado un don, insiste indistintamente el escritor. Sin embargo, no hay nada más que una mente espiritual que desarrolla ciertas grandes verdades de la palabra – por inspiración, por don, no tengo ninguna duda; pero, ¿cómo se distingue claramente de la criatura (es decir, se distingue evidentemente del logro espiritual, por más santificado que sea a primera vista, como «lenguas, obra de milagros, curaciones», etc.)?

Que es un verdadero regalo y una verdadera inspiración, no tengo la menor duda, eso es precisamente en lo que insisto; pero no veo nada de esta forma milagrosa de expresión o poder tan distinto de cualquier mejora o santificación del talento que posee de Dios, o logro que pueda hacer mediante el uso diligente de los medios. No veo que esta distinción fuera tan fuerte en la mente del apóstol cuando dice, «cuando por el tiempo debéis ser maestros, tenéis necesidad de que alguien os enseñe», etc.

{* Aunque, de hecho, esta no es una expresión bíblica: tenemos pneumatika, un significado mucho más amplio que los dones espirituales e incluye, a modo de explicación, lo que hicieron los demonios: todo lo relacionado conlas manifestaciones espirituales. }

No sé si el escritor permitiría que las Sagradas Escrituras se escribieran en virtud o en ejercicio de un don: si no, todas sus declaraciones tienen poca importancia, pues en ese caso es evidente que las comunicaciones más importantes de Dios (y eso, los inspirados también) no son regalos. Pero si se nos permite considerarlos como tales (y para esto me refiero a 2Pe 1:20-21, para el principio), entonces le ruego al lector que considere el comienzo de Lucas 1:1-4, y diga qué tan lejos, en este caso, los dones se distinguen sensiblemente de lo que el hombre es capaz de hacer mediante el logro espiritual. Entonces Pablo en los Corintios. Supongo que difícilmente se negará que estos fueron los frutos del don apostólico, «aunque te hice arrepentir conuna carta, no me arrepiento, aunque sí me arrepiento». ¿Hay algo en esto que se distinga tan claramente de la criatura?

Por mi parte, lo que para mí distingue tan exquisitamente el carácter general de la inspiración y el don del Nuevo Testamento es que el Espíritu Santo, en lugar de, como en los antiguos profetas (con la excepción de, quizás, algunos pasajes de Jeremías, que, dicho sea de paso, es un punto muy interesante en cuanto a este profeta), dando oracularmente ciertas revelaciones con»así dice el Señor» – entra (como desciende en la unidad del cuerpo, como morando en el criatura, y asociándose contodos sus afectos, dolores y sentimientos, ayudando a sus debilidades) en todas las simpatías, y actúa en todos los afectos que la redención ha creado y dejado lugar para y que se convierten en la unidad de un solo cuerpo, y lo une todos juntos.»El que escudriña los corazones sabe cuál es la mente del Espíritu, porque según Dios intercede por los santos».

Cito esto no como un don, sino como la expresión de la manera en que el Espíritu Santo se introduce en los dolores y sufrimientos del cuerpo, como si todavía estuviera conectado conla criatura. ¡Qué maravillosa simpatía de Dios en y conla criatura! El que escudriña los corazones, sabe cuál es la mente del Espíritu, porque intercede por los santos según Dios. ¿Y no fueron los dones de esta simpatía y unidad? Que cualquier hombre lea las epístolas de Pablo y diga. Que lea Filipenses, Filemón, 2 Timoteo, Corintios, o incluso cualquiera: y sin embargo, seguramente el don apostólico, el don profético y el don de doctorado estaban en ejercicio aquí. No niego que a veces hay una clara enunciación de nuevas revelaciones positivas.

El libro de Apocalipsis es un caso claro de esto; y así en muchos pasajes de las epístolas de Pablo.»Esto os decimos por la palabra del Señor», y así sucesivamente. Pero el escritor del tratado será lo suficientemente valiente para decir que cuando el apóstol habló así estaba ejerciendo su don; ¿Y que todo lo que se encuentra conél en las mismas epístolas no es el ejercicio del don, sino meramente logro espiritual, aunque dirigido como un apóstol? Pero si no es así, su visión del don seguramente está completamente falsificada; y es manifiesto que ha confundido el don conotra acción inmediata del Espíritu Santo, connuevas revelaciones. No se pretende que Dios se mantenga infaliblemente ahora como lo hizo al formar la palabra escrita; pero ese no es el punto: es saber si Él trabaja ahora, para dar competencia y guiar al hablar, y conducir a hablar, o para estar en silencio. Hemos visto que cuando el apóstol no estaba a la misma altura de aprehensión y poder espiritual, se arrepintió de haber escrito una carta que poseemos como epístola inspirada.

Tampoco puedo ver que el hecho de que ciertos dones fueran evidentemente sobrenaturales, como milagros y señales (que el apóstol declara que son inferiores a otros, y como lenguas que se dice que son señales para los incrédulos, como de hecho los milagros fueron también para confirmar la palabra), debería exaltar tal forma de don por encima de lo que edificaba a la Iglesia o convertía las almas, pero que no tenía necesariamente tal forma, y ​​cuyo poder se veía únicamente en la convicción de la conciencia de un pecador o en la edificación del alma de un creyente.

En el pasaje de Pedro tenemos un principio muy importante sobre este tema, que me parece que excluye por completo los razonamientos del autor del tratado. Cada uno según ha recibido el don, que lo ministre como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Por tanto, cualquiera que sea la gracia múltiple, debe ser ministrada como un carisma; por el simple hecho de que, cualquier carisma (gracia) que da es carisma, pase lo que pase. Si alguno habla, hable como oráculos de Dios; Si algún hombre ministra (es decir, sirve de alguna manera), que lo haga según la fuerza que Dios le dé. Es decir, resume todo el asunto en partes generales que abarcan el bien general de la Iglesia como en el ejercicio ordinario, hablando y sirviendo; si alguien habla, debe hacerlo de parte de Dios, expresando lo que Dios le dio; si sirvió, según la capacidad que Dios le dio, para que Dios sea glorificado en todas las cosas. Todo debía presentarse como proveniente directamente de Dios, «para que Dios sea glorificado».

Ahora bien, esto es precisamente lo que deja a un lado el tratado. Está perfectamente claro que el razonamiento del apóstol es nulo, si se traduce «según los oráculos». Además, eso no es lo que se dice; es como oráculos, ni siquiera como los oráculos. De lo que habla el apóstol es de la fuente a la que debe atribuirse, para que esta fuente tenga la gloria, y no el logro del hombre. Es decir, el carisma es la fuente del habla (el carisma es simplemente la expresión de todo lo que da la gracia múltiple) y está prohibido hablar de cualquier otra manera: es adscrito al don de Dios.

Y entiendo que si los santos, todos y cada uno de los santos, confiaran honestamente así en Dios, habría mucho más don real, y los dones de logros menos humanos serían mejor apreciados; mientras que a muchas personas se les guardaría en sano silencio, porque no podía decir que hablaba como de Dios: y si esto se exigiera, la carne se detectaría más fácilmente, si pretendiera hacerlo. En todo caso, tal es, no dudo en afirmarlo, el único sentido verdadero del apóstol.
Además, procedo a mostrar que en lo que respecta a la distinción entre el don y la diligencia en el uso de los medios, aunque el don no se haya adquirido así, el escritor se equivoca; y además, que si bien el don es realmente un don, en la medida en que Dios lo da, sin embargo, que Dios prepara el ve ssel, de modo que la idoneidad es la manera en que Dios actúa en esto.

Primero, en cuanto a la diligencia en el uso de los medios; las declaraciones de las Escrituras muestran que la noción del escritor de usar a la criatura independientemente de tal diligencia es completamente falsa. En 1 Timoteo 4:1-16, el apóstol se dirige a su amado hijo en la fe: «Hasta que yo venga, preste atención a la lectura, a la exhortación, a la doctrina. No descuides el don que hay en ti, que te fue dado por profecía conla en las manos del presbiterio. Medita en (o ocúpate en) estas cosas, entrégate por completo a ellas, para que tu provecho sea visible a todos los hombres; ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persevera en ellas, porque al hacer esto te salvarás a ti mismo ya los que te oyen «. ¿Se contrasta aquí tanto la posesión del don conel uso de los medios, de modo que debería aparecer el lucro?

Nuevamente, «Por tanto, te recuerdo que avivas el don de Dios que está en ti, conla imposición de mis manos. Porque Dios no nos ha dado Espíritu de temor, sino de poder, de amor y de afecto. Mantén el bien que te fue encomendado por el Espíritu Santo que mora en nosotros. Todas estas instrucciones prueban que la posesión del carisma debía ir acompañada del uso, el uso diligente de los medios, de modo que el aprovechamiento aparecer; y que el uso confinado que el escritor hace de él es completamente falso.
Además, en cuanto a ser distinto de la dotación natural. El escritor menciona las lenguas. Realmente no puedo decir sobre esto, puede haber sido así; pero la regla general en los dones para la edificación es otra.

El principio de las Escrituras del Señor es la investidura, el don y la diligencia naturales mediante la confianza en Su amor. Los dos últimos los hemos visto en Timoteo, mientras que en Pedro se nos ha guardado del abuso del mismo, en el que ha caído el escritor. En Mateo 25 tenemos la declaración expresa del Señor, que cuando se fue, llamó a sus siervos y les dio a cada uno de acuerdo consus diversas habilidades; y luego negociaron conlos talentos como su dinero dado. Así que Pablo fue un vaso elegido, así como también el receptor de un regalo; y creo que nadie puede dudar de las notables cualidades que precedieron a su llamado.

Ni al leer la historia de Pedro, Santiago y Juan, «que parecían ser pilares», nadie puede dudar que las Cefas y Boanerges del Señor tenían cualidades antes del día de Pentecostés, que el Señor, consabiduría divina, había preparado. y elegidos para el propósito para el cual los empleó mediante Su don. Y, aunque son igualmente apóstoles, está claro que no todos eran iguales en este sentido. ¿Es antinatural para Dios hacer esto? o, cuando Él elige antes de dar el regalo (como sabemos que hizo tanto conPablo como conlos demás), ¿debemos suponer que elige sin mostrar sabiduría o sin la idoneidad que Él mismo ha preparado en Su instrumento? Que no es lo que habría aparecido a los ojos del hombre puede ser muy cierto, porque «Dios no ve como el hombre ve»; todavía ve, y en algún joven hermoso y rubicundo que es tomado de seguir a las ovejas grandes concrías, o en algún pobre pescador de Galilea, puede haber preparado y elegido un barco que avergonzará al hombre, pero glorificará la profunda sabiduría de Dios en sus pobres criaturas; mientras que en el judío erudito y nacido libre de Tarso puede mostrar, conuna energía que sólo Dios podría haber sostenido, lo que era contar aquellas cosas que eran ganancia pérdida por la excelencia del conocimiento del Señor, cuyo mismo nombre había trató de destruir.

El Señor elige el vaso y lo elige conla sabiduría que lo ha preparado para Su uso. Y no es la sustitución del mero logro espiritual por la sabiduría creativa que lo ha preparado, y por la gracia divina que ha llenado el vaso conSu propio don, lo que pondrá a Dios o al hombre en su lugar.

Pasemos a Romanos 12:1-21. El apóstol, después de exhortar a cada uno a pensar sobriamente de sí mismo, según Dios había repartido a cada uno la medida de la fe, porque todos somos miembros del mismo cuerpo (un punto que tocaremos ahora, DV) agrega: «Teniendo, pues, dones diferentes según la gracia que nos ha sido dada, ya sea profecía, profeticemos según la proporción de fe, o ministerio en ministrar, o el que enseña en la enseñanza, o el que exhorta en exhortación; el que da, sea él lo haga consencillez; el que gobierna, condiligencia; el que tiene misericordia, conalegría «.

Ahora pregunto, ¿es posible (si el apóstol tuviera la idea de don que tiene el escritor) que se hubiera encontrado tal pasaje? ¿Podría haber hablado del ministerio, no de la palabra propiamente, sino de cualquier servicio a los santos, enseñando, exhortando, dando y gobernando, y luego pasar a lo que son frutos y el camino de la gracia, encabezando todo conla palabra? don ‘(carisma), «Habiendo recibido dones», si tal pensamiento hubiera estado en su mente como insiste el escritor?

Es bastante evidente que, si bien algunos dones llevaban externamente el sello del poder sobrenatural, o, si eved, teniendo el carácter de nueva revelación, se asumió necesariamente como tal, la piedad (y aprendo la piedad ilustrada y escritural de los santos, cuyo registro está en la palabra) reconoció todo como un don (carisma); y, como el Espíritu Santo y Él solo hicieron todo lo bueno en la Iglesia, le fue atribuido; no como su don, sino como su obra. Decir lo contrario sería limitar su obra a señales o revelaciones, lo cual es claramente falso.

Y de ahí que las listas de dones sean totalmente diversas, según el tema del autor, y ninguno de ellos completo como si fuera una enunciación regular de ciertas cosas conocidas, porque todo lo que se hizo para Dios, Dios fue el hacedor; y ese hacer fue un regalo para la Iglesia en aquel en quien se cumplió, y Pedro prohíbe que se haga de cualquier otra manera. El servicio o ministerio que tenemos (no tengo ninguna duda en Pedro, pero ciertamente en Rom 12:1-21) como don, siendo por Pedro contrastado conhablar, y de hecho también en Rom 12:1-21.

Está claro que la exhortación y la evangelización no eran signos ni nuevas revelaciones, pero eran dones. De hecho, recibir la palabra (no sobre la base de señales, sino) por fe en la conciencia, es el único verdadero recibimiento de ella; y el hecho de los signos que lo acompañan es solo la prueba de que no era un signo en sí mismo. Y ahora veamos que lo que hemos perdido proviene de Dios; al parecer, podemos tenerlo como cualidades y logros santificados del hombre, pero no como un regalo de Dios. *

{* Apóstoles, profetas, maestros, milagros, curaciones, lenguas, interpretación, ayudas, gobiernos, hablar, ministerio, exhortación, presidir o gobernar, mostrar misericordia, espíritus discernidores, palabra de sabiduría, palabra de conocimiento. Todos estos se nombran como charismata a los que podemos agregar evangelistas y pastores (domata) de Efesios 4:1-32. }

Además, o en la Iglesia primitiva había dos tipos de ministerio, uno que vino como un regalo de Dios y otro que no lo hizo (que dejo que nadie crea esa voluntad, y que no tengo ninguna duda de que Pedro prohíbe expresamente), o de lo contrario, el ministerio que ahora se busca establecer es completamente diferente, y no se reconoce en absoluto en las Escrituras; y este es un punto muy serio, quedando absolutamente excluida la propia operación del Espíritu, su voluntad en soberanía en la distribución, pero sobre todo, su operación.

El individuo, al parecer, puede ser santificado en esto como en todo, pero el Espíritu Santo nunca opera en la Iglesia. Puede obrar en un alma para su bien, pero nunca obra en la Iglesia. Y esto es muy importante, porque va mucho más allá de una cuestión personal de dones, incluso a la existencia viva y las funciones del cuerpo, lo cual, ruego, se pueda observar cuidadosamente.

Estos dones son siempre tratados por Pablo como miembros del cuerpo, el Espíritu Santo animando el todo y actuando en las partes. Entonces no debe haber ningún cuerpo, o al menos ningún miembro del cuerpo.

Admito libremente que esto es una cifra; y no pretendo decir que un miembro así sea un regalo; pero la figura significa algo. Significa que el Espíritu Santo mora en uno y lo convierte en el cuerpo de Cristo, y actúa por cada uno de los miembros de una forma u otra, y sus actos se denominan carismata en los miembros. Es muy cierto que algunos de estos pueden ser ostensible y evidentemente el poder de Dios; sin embargo, todo lo que se haga debe provenir de la misma fuente, según lo que se le dé a cada uno: si no, proviene de la mente y la carne del individuo, y no sirve para nada. Y, aunque ciertos dones estaban antes del cuerpo y operaban para recogerlo, sin embargo, siendo parte de él por la unión de todos, el apóstol los trata a todos como miembros del cuerpo. Y es importante señalar aquí que los dones nunca se tratan como cosas separadas y aisladas, aunque en los individuos responsables, como completos en el individuo, como una acción separada del Espíritu Santo en él; sino como consecuencia de la actuación del Espíritu Santo en el cuerpo del que eran miembros, y actuando simplemente como miembros del cuerpo.

Y el apóstol está tan lejos de presentar lo que está adornado conel signo aparente exterior, como los dones más valiosos e importantes, que afirma exactamente lo contrario, distinguiendo los dos tipos. La belleza, dice él, se pone sobre lo menos bello; porque nuestras partes bonitas no tienen necesidad; pero Dios así templó el cuerpo juntamente, habiendo dado más honra a la parte que faltaba.
Pasando por el momento el pasaje de Pedro que prohíbe hablar salvo como oráculos de Dios, consideremos ahora los pasajes de las epístolas de Pablo a los Romanos, Corintios y Efesios.

Añado Efesios, aunque la palabra no sea carisma. Puede haber una sombra de idea: sustancialmente son la misma cosa. Doma no es más logro humano que carisma; no hay diferencia a este respecto. Es decir, apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, maestros, eran dones propiamente dichos (hablados en un punto de vista diferente, Lo admito, pero no menos dones) en el más pleno y más elevado sentido de la palabra, consecuencia de la exaltación de Cristo; y, conla excepción del pastor, que aquí se identifica como la misma persona, no don, conmédico, declarados en otra parte como distribuciones del Espíritu Santo, que no se deja, como veremos, aquí. Se había declarado que la Iglesia era la habitación de Dios por medio del Espíritu. Y están comprometidos a caminar de manera digna de este llamado. Se dice que había un cuerpo y un solo Espíritu; pero a cada uno de nosotros se nos da la gracia (charis) según la medida del don (doreas) de Cristo. Cristo había ascendido a lo alto, había dado dones a los hombres, y algunos apóstoles, etc.

El principio declarado es que hay una unidad del cuerpo en un Espíritu; pero que para cada uno de nosotros la gracia (charis) es dadora según la medida del don de Cristo. Se dice que los charismata en Pedro se reciben de acuerdo conlos múltiples charis; que es Cristo quien llena todas las cosas, quien, habiendo ascendido, y por eso Cabeza de la Iglesia (y esta es la doctrina de toda la epístola), ha dado en particular estos dones. Cada uno ha recibido como miembro del cuerpo; pero estos dones notables están particularmente marcados, los cuales ministran especialmente de la plenitud de Cristo para la reunión o el sustento del cuerpo, para que podamos crecer en todas las cosas para Él, quien es la Cabeza.

Vienen de la Cabeza (a la Iglesia sobre todas las cosas), para que podamos crecer hasta la Cabeza; de quien todo el cuerpo bien unido y compactado por lo que toda articulación suple, según la obra eficaz en la medida de cada una de las partes hace que el cuerpo aumente para edificarse en el amor.

¿Se va a renunciar a todo esto? Porque seguramente (llamémoslos domata o charismata) estos no fueron logros humanos santificados; son dones que Cristo ascendió ha dado según el poder del único Espíritu en el cuerpo, de modo que cada miembro debe trabajar individualmente en su lugar para la edificación de el cuerpo enamorado.

¿Se ha ido toda la unidad y la membresía? o los miembros están muertos? ¿O van a trabajar ahora sobre algún otro principio que el poder viviente del Espíritu único en el cuerpo que anima a cada miembro en su lugar mientras lo hace miembro de la unidad de todo el cuerpo? ¿O se dirá que en ese momento, además del perfecto sistema corporativo de trabajar por juntas y bandas, a través del poder que fluye del Espíritu Santo como centro, había otro sistema, otra clase de maestros, otra clase de pastores además de, ¿quiénes no eran de este sistema perfecto de hechura divina?

Si no es así, y hay otro tipo ahora, entonces no solo se han ido los dones, sino que la membresía, la unidad y el cuerpo se han ido. No solo hemos fallado en ellos, sino que se han ido como por parte de Dios, de modo que mi fe no puede mirarlos; porque si existen, entonces (si no es un cadáver) el Espíritu Santo obra en los varios miembros vivos para el bien del cuerpo, y subsiste el don en el verdadero sentido bíblico; y bendito sea Dios que así sea. Y esta es la cuestión: la existencia y unidad del cuerpo en sus miembros vivos.

Y aquí una palabra sobre lo que se llama impulso de paso. No amo la palabra, sino todo lo contrario; pero tampoco me asusta una palabra. Si por impulso se entiende la acción presente real del Espíritu Santo que guía a los santos a hablar y los guía al hablar, seguramente es la única cosa de valor o poder. Si no son guiados por el Espíritu Santo, deben ser guiados por otra cosa, que no será, por decir lo mínimo, la acción presente del Espíritu Santo: y por lo tanto, si se pueden decir incluso cosas muy buenas, será no ser poder; porque en todo sentido el poder pertenece a Dios. Ya hemos visto que la expresión orgánica (si hay algún don, que es simplemente tal, es decir, el uso de la criatura sin su mente) es el tipo más bajo, y los corintios son tratados como niños en comprensión por pensar mucho en ello.

Hemos visto un don o carisma real y adecuado, identificado en el caso de Timoteo conel uso diligente de los medios; y agrego aquí que la mente que usa la verdad, y el Espíritu Santo que usa la mente, son dos cosas muy diferentes, porque Dios está en una de ellas; pero el uso de la mente por parte del Espíritu Santo es un don, un don propia y verdaderamente, y el apóstol declaró que es un don superior. Habiendo hablado ya de esto, no se me puede acusar de ninguna idea descabellada de impulso; pero sí digo que la acción del Espíritu Santo en y por el hombre, en un miembro del cuerpo (que es lo que el apóstol llama don), es lo que debemos buscar por fe, y es lo único de cualquier cosa real. valor o poder.

Admito que el Espíritu Santo puede, en la mente de otra persona, usar lo que no es tal. El testimonio de Cristo impreso en un cartel para un oratorio puede ser utilizado por el Espíritu Santo en la mente del lector para la conversión; y la declaración de verdad de la mente puede ser usada en otra alma por el Espíritu Santo para bendición; pero no es lo que debemos buscar; no es poder en servicio.

Tomemos otro punto: «No os embriaguéis convino, sino sed llenos del Espíritu, hablándonos unos a otros consalmos, himnos y cánticos espirituales». Supongo que, cuando estaba lleno del Espíritu, el Espíritu Santo estaba actuando y actuando inmediatamente, puedo decir consensatez. ¿Todo esto también debe dejarse de lado? ¿Está mal estar lleno del Espíritu Santo, o está mal esperar que haya más? Y este «no os embriaguéis convino» es maravillosamente parecido a «estos hombres no están borrachos como suponéis», cuando se hablaba en lenguas. No estoy aduciendo esto para mostrar que no debemos buscar las lenguas, sino que la noción de negar el don va mucho más allá de lo que se supone: que va a negar la acción presente del Espíritu de Dios, el ser lleno del Espíritu., así como la unidad de los miembros de la Iglesia de Dios, que o están muertos, o activos por virtud del Espíritu en lo que se llama en la Escritura dones, y que eni ekusto, a cada uno, y también llamado carisma.

Pues vayamos a los Corintios: tenemos los mismos principios que en Efesios. Solo (el tema no es la exaltación de Cristo sobre todas las cosas, como la única cabeza del cuerpo), el tema se aborda desde un lado diferente para adaptarse al pneumatiko, y el contraste del único Espíritu Santo conlos muchos demonios. Pero, al mismo tiempo que lo aborda sobre un terreno diferente, llega a las mismas afirmaciones: en él se encuentra la misma doctrina. Primero, lo que distingue al Espíritu Santo es que Él dice, en el santo, «Señor Jesús»: un demonio no lo haría, pero esto demuestra que actuó en la mente, la persona y la fe del individuo; como de hecho hacían a menudo los demonios, cuando en realidad eran tales, como en un oráculo. Véase el caso de Legión: «¿Qué tengo yo que ver contigo? Te ruego que no me atormentes»; sólo que fue cegando la mente y no conla luz. Tampoco dudo que esto suceda a menudo ahora.

Luego hay diversidad de dones, pero el mismo Espíritu. Aquí quisiera comentar por cierto, que esto no los llama dones del Espíritu, o dados por él, sino simplemente que no fue como conlos demonios, muchos, cada uno actuando por él mismo; pero que aunque los dones eran muchos, el Espíritu era uno. Claramente fue la operación del Espíritu en estos dones; pero nunca se dice que Él es el Dador de la mayoría de ellos, no dudo de todos: se dice que Cristo es el Dador, como en Efesios 4:1-32, y así en Hechos 2:1-47, «siendo por exaltada la diestra de Dios, ha derramado esto que vosotros veis y oís «. Pero en la economía de Dios, se dice más bien que el Espíritu opera o distribuye que da: algo como Eliezer (Gen 24:1-67), que tenía todos los bienes de su amo en la mano y los distribuía, disponía de ellos, pero vinieron de otro. Digo algo como, porque la palabra ‘maestro’ es irrelevante aquí, y siendo el Espíritu Santo Dios, las operaciones son las operaciones de Dios, una verdad cuidadosamente preservada en este capítulo. Para explicar más esta distinción, pude notar las palabras empleadas: se da a través de (dia) los medios del Espíritu; según (kata) el Espíritu; en (el poder de) (en) el mismo Espíritu.

Pero para continuar, un punto más. Cualesquiera que fueran las manifestaciones del Espíritu, fue para lucro, no para exhibición; pero, sean lo que sean, el punto en el que se insistió es que era «uno y el mismo Espíritu».»Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, empero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un cuerpo, así también Cristo». Y aquí preguntaría, ¿es así Cristo ahora? Se admite que el hombre ha estropeado y mutilado este cuerpo, en lo que respecta a su condición en la tierra, sí, se le insta conseriedad; pero en el principio de su existencia, ¿se puede decir ahora, «así también es Cristo»? Evidentemente, esta es una cuestión muy seria.

Hageo pudo decirle a Israel, en quien ya estaba escrito Lo-ammi: «Como en los días en que subisteis de Egipto, así mi Espíritu permanece entre vosotros, no temáis». ¡Qué bendito e importante consuelo este! y un terreno sobre el cual la fe podría descansar en sus esperanzas, su confianza o su trabajo.

Porque, continúa el apóstol, por un solo Espíritu todos hemos sido bautizados en un cuerpo, sean judíos, etc., y todos hemos bebido en un mismo Espíritu. Porque el cuerpo no es un miembro, sino muchos, etc. Pero ahora los miembros son muchos pero el cuerpo uno; y, después de un pasaje citado anteriormente, se dice, «que no puede haber cisma en el cuerpo, pero que los miembros pueden tener el mismo cuidado unos por otros».

«Vosotros sois ahora el cuerpo de Cristo, y miembros en particular; y Dios ha puesto en la Iglesia, primero, apóstoles. . . y buscad fervientemente los mejores dones».

Ahora bien, lo que quisiera comentar aquí es, la forma en que los dones (charismata) están indisolublemente entrelazados conla unidad y pertenencia del cuerpo. Y esta no es una idea casual: hemos encontrado lo mismo conectado conla jefatura de Cristo como domata en los Efesios. Aquí vemos que se afirma la base, «por un solo Espíritu hemos sido bautizados en un cuerpo», y este bautismo conel Espíritu Santo es lo que distingue a la Iglesia y al ministerio de Cristo mismo, exaltado en lo alto conrespecto a ella «. Él os bautizará conel Santo Espíritu. ”

Habiendo declarado el principio en 1 Cor 12:1-31, y la excelencia de la caridad en 1 Cor 13:1-13, en 1 Cor 14:1-40 lo aplica al estado de la iglesia de Corinto, y hemos conectado coneste tema cantando, bendiciendo y dando gracias; y prefiere hacerlo conla mente. Es decir, toda la acción del Espíritu Santo en el cuerpo se manifiesta en relación coneste tema, cualesquiera que sean los dones preeminentes que se encuentren. entre ellos.

Y, además, esta universalidad de acción se asume como una posibilidad en todo el cuerpo, respecto de los dones más públicos y evidentes.»Cuando estáis reunidos en un mismo lugar, si todos hablan en lenguas, ¿no dirán que estáis locos? Pero si todos profetizan, él está convencido de todo, él es juzgado de todo, y los secretos de su corazón se revelan, cae y confiesa que Dios está en ti de verdad «(es decir, que Dios está en la asamblea, en los santos). ¿Todo esto se ha ido también?

No se postra y confiesa que Dios está en tal o cual persona dotada; mucho menos admira o admira los logros espirituales de un individuo: confiesa que Dios está en la asamblea, entre los cristianos. ¿Y esto debe perderse, y ni siquiera buscarse, y el logro individual debe sustituirse por la presencia de Dios en la asamblea? Porque esta es la verdadera cuestión: no meramente si tal individuo actúa sobre tal o tal principio, sino si debo mirar a Dios o al hombre, a la presencia de Dios en la asamblea, o a la competencia del hombre por logros adquiridos.

¿Puedo estar satisfecho conlo último sin una prueba muy clara de que no se debe buscar lo primero, que Dios ha abandonado la asamblea de sus santos? Porque si la hay, ¿no dará a conocer su presencia? Si lo hace, es una manifestación del Espíritu en el individuo que actúa; es un regalo y, por favor, un impulso. Es Dios actuando: ese es el gran punto.

Y aquí observo que la aplicación de «los demás» («que juzguen los demás») a un cierto número de maestros reconocidos, está totalmente en contra del sentido y Espíritu del pasaje. Es muy cierto que un hombre no espiritual, en quien no está el poder del Espíritu Santo, es incapaz de juzgar así, aunque «el hombre espiritual juzga todas las cosas». Pero lo que el apóstol está considerando es el poder del Espíritu de Dios en la asamblea reunida; para que se confiese que Dios está en ellos; para que todos hablen en lenguas, todos profeticen, el que entre sea convencido de todos, juzgado de todos; y el Espíritu Santo actuando para que todos puedan profetizar uno por uno, para que todos aprendan (una muy buena posición para que todos estén algunas veces), y todos puedan ser consolados.
Pasemos a Romanos.

Aquí nuevamente nos encontramos conel mismo principio.»Porque yo digo», dice el apóstol, «por la gracia que me ha sido dada a cada uno de ustedes, que no piense más de sí mismo, más allá de lo que debería pensar, sino que piense sobriamente según lo que Dios ha hecho concada uno. la medida de la fe «. Aquí nuevamente tenemos un principio muy importante: no falsas pretensiones, pensamientos serios sobre uno mismo y el don. Se habla del carisma (como podemos ver en lo que el apóstol continúa diciendo) como que Dios está tratando concada hombre la medida de la fe; este debe ser el fundamento sobre el cual todo hombre debe actuar; si va mucho o poco más allá, está en la carne y en la locura, sean sus logros o aceptación lo que sean.

Queremos a Dios para sacar provecho, y eso es conforme a la medida de la fe, y eso en cada hombre. Porque así como en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, pero cada uno de los miembros del otro, pero teniendo diferentes dones (charismata), según el gracia que nos ha sido dada, ya sea profecía [profeticemos] según la proporción de la fe.

Está, pues, en la unidad del cuerpo, según Dios repartió a cada uno la medida de la fe. Este es el principio de los dones (charismata); felices somos de que sea tan simple. Que hubo dones que tenían un carácter sensiblemente milagroso, no lo niego, y los que hemos perdido; pero niego que este fuera el carácter necesario o el significado real del carisma (sino el efecto o producto de caris, gracia, aquí aplicado a la acción de un miembro del cuerpo en servicio). Estos dones, sin embargo, no eran de ninguna manera el los más importantes, y su ausencia no toca la verdad de la presencia del Espíritu Santo en el cuerpo, actuando (como todavía es soberano en hacerlo) en la unidad del cuerpo en sus varios miembros, según Dios ha tratado a cada uno la medida de la fe.

Añado aquí, no tengo ninguna duda de que el objeto del apóstol en este pasaje es confinar a cada uno a esta medida de fe, pensar sobriamente de sí mismo y limitarse a lo que Dios le ha dado; primero, en cuanto a la naturaleza, y segundo, en cuanto a la medida, del don; y agrego, que dudo que se reconozca el don de muchos hermanos si no se excede en su medida. Si profetiza, que profetice según la proporción de la fe, todo más allá que es carne, y se adelanta; y esto se siente, y todo su don es rechazado: y es culpa suya, porque no lo ha hecho. supo limitarse a ello, y por eso actuaba su carne; y su hablar se atribuye a esto, y no es de extrañar.

También es cierto en cuanto a la naturaleza de un regalo; si un hombre se propone enseñar, en lugar de limitarse a exhortar, si exhorta, edificará y no podrá edificar. Pienso humildemente, pero en esto confieso plenamente que puedo estar equivocado y deseo que sea bendecido contodos los regalos, que este es el error de nuestro hermano.

Este tratado está enseñando: creo que su don es mucho más exhortante, y que está fuera de la medida, si no fuera de la naturaleza, de su don, un don en el que sé que ha sido bendecido. No creo que su estimación del Carisma sea bíblica, o de acuerdo conalguna medida sobria de la enseñanza de Dios. Confío en que tendrá paciencia conmigo al decir esto: nos debemos tal observación unos a otros, que no le digo a la Iglesia.

Agregaré, para mostrar que no desprecio nada que venga de él donde pueda rastrear la enseñanza divina, y que creo que su sugerencia sobre sophia es de importancia para la comprensión de ese punto; y aunque no lo he examinado completamente en la palabra, varios pasajes se relacionan consu observación, en mi mente, que lo hacen de interés e importancia para mí.

Añado aún más, que reconozco plenamente ciertos dones que podemos llamar permanentes, o quizás más exactamente unidos a la persona; Dio algunos apóstoles, etc. He hablado de ello en otra parte. Lo repito ahora, que la presentación de otra parte del tema, que es de igual importancia (comprendo de hecho mucho mayor), a saber, la presencia del Espíritu Santo actuando en el cuerpo, no debe ser exclusiva. El punto principal es la acción del Espíritu Santo en la unidad de todo el cuerpo y en cada uno de los miembros; pero al hacerlo así, Cristo constituye a ciertas personas como vasos de ciertos dones, y las da para el servicio al que se complace en llamarlas. No creo que ninguno de los dos se mantenga en su lugar de bendición a menos que se adueñe amablemente del otro. Pero es igualmente claro que la unidad del cuerpo, y la presencia de Dios en él, es de más importancia que lo que ministra al mantenimiento de esa unidad. Sin embargo, estos sí ayudan a mantener a los santos en esa unidad. Pero si desprecian esa unidad manifestada en la acción positiva del Espíritu Santo en todos los miembros, entonces se vuelven un mal positivo y clamoroso. Es el principio del papado; lo cual, como hecho práctico, coloca la operación del Espíritu en los maestros, no en el cuerpo.

Junto conesto, se puede insistir mucho en la unidad, como sabemos por el papado; pero es la unidad de la esclavitud y la muerte.

No existe tal mal en la Iglesia como el reclamo del poder espiritual en la Iglesia, donde no se reconoce plenamente que actúa real y prácticamente en los miembros del cuerpo. Estos, por otro lado, por el Espíritu, no pueden negar Sus operaciones en el servicio especial. Pero es un servicio, un servicio a Cristo y los santos. Cristo se dio a sí mismo por uno; Actúa por los otros, por quien Él quiere, por el Espíritu Santo.

Añado una palabra en cuanto a la traducción de 1Pe 4:11.

¿No es evidente aquí que la cuestión es (no de una regla según la cual se deben hacer las cosas, sino) de la fuente de poder y capacidad? para que se le atribuya a esa fuente, a Dios mismo, y así reciba toda la gloria? No es la exactitud bíblica de lo que se dice, sino la fuente divina a la que todo debe atribuirse, en lo que el apóstol insiste. Es muy cierto que si no está de acuerdo conlas Escrituras, no proviene de Dios. Pero este es un medio para probarlo. La traducción literal del pasaje es esta: «Si alguno habla, como oráculos de Dios: si alguno sirve (o ministro – la palabra significa cualquier servicio, no propiamente de un esclavo), según la habilidad que Dios provee: que Dios sea glorificado en todas las cosas por medio de Jesucristo».

«Como oráculos de Dios», me parece, no puede, bajo ninguna posibilidad, traducirse «según las Escrituras».

No pretendo en lo más mínimo haber tratado el tema en su totalidad; sino simplemente haber dicho lo que creo que es una respuesta suficiente al terreno que nuestro hermano ha tomado, y dar luz a los santos al respecto.
Afectuosamente tuyo.

Más Obras sobre la Iglesia

Dona al sitio de la Gaceta para ayudarnos

Por favor, considera una donación para ayudarnos pagar por los costos de mantener este sitio en el Internet.


Publicado por

David Cox

Soy Pastor y Misionero en DF Mexico.