A, Alelf

A, Alelf.

Primera letra del alfabeto hebreo, que según la Masora se repite 27,055 veces en el Pentateuco y 42,377 en toda la Biblia.




Alelf. Manuscrito antiguo de la Biblia del siglo V denominado «Alejandrino», contiene todo el texto de la Biblia y se encuentra en el Museo Británico. Dentro de la ciencia del criticismo de textos antiguos de la Biblia, este manuscrito lleva simplemente la designación «A».

A (alfa) y O (omega). Primera y última letras del alfabeto griego que describen la eternidad de Dios. O sea, Dios como tal desde antes del principio y después del fin. Ver Apo 1:8; 21:6; comp. Isa 41:4; 44:6; 48:12. Este atributo divino habla de la aseidad de Dios. Dios no fue creado (Él existía antes del tiempo y no tendrá fin). Son cualidades que solamente Dios posee. Jesucristo es designado así en Apo 1:8, 17, demostrando su deidad en igualdad con Dios el Padre. No teniendo una existencia inicial ni terminal, esta calidad coloca a Dios aparte, le separa de todo lo demás del mundo y de todos los seres de la creación. Por esta cualidad, Dios es digno de adoración y obediencia.

En los códices griegos y hebreos, la ciencia de la comparación y la crítica textual, la letra A designa al códice Alejandrino, manuscrito del siglo V que contiene toda la Biblia (Museo Británico). La letra hebra A (alef) designa el códice llamado Sinaítico, de un monasterio en el Monte Sinaí. A, Alelf

Más Artículos de esta Categoría


CP72 El Miedo de la Enfermedad ¿Dios nos manda enfermedades?
es una franca discusión sobre la enfermedad, y qué tiene Dios sobre permitiéndola en nuestras vidas. Examinamos el problema con Job, y como Dios usó o permitió Satanás de usar la enfermedad para edificar más fuerte la vida espiritual de Job. El cristiano confía que aunque las cosas salen mal en su vida, Dios quiere su último bien en la eternidad (Romanos 8:28). De nuevo el Rey Ezequías fue sanado por Dios como un milagro, pero ¿Qué fue las condiciones presentes en su caso para que fijemos para nuestra vida? Dios ha impuesto sobre nosotros la regla de la muerte porque pecamos. Entonces, aunque Dios sana a alguien o no (según la voluntad divina), pero siempre va a morir en el fin.
CP72 El Miedo de la Enfermedad.

Dona al sitio de la Gaceta para ayudarnos

Por favor, considera una donación para ayudarnos pagar por los costos de mantener este sitio en el Internet.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *