Aseidad de Dios

Por David Cox
Esta publicación es sobre la aseidad, o lo que hace Dios Dios. Dios no existe como producto o creación de otro. Siempre ha existido, y no tiene principio ni fin. Por esto, es Dios, Deidad.




Introducción a la Aseidad de Dios.

Sal. 115:3 Nuestro Dios está en los cielos; Todo lo que quiso ha hecho.

¿Qué es lo que distingue Dios de los demás seres que existen? La Aseidad. La palabra viene de francesa (ens a se) y significa que Dios existe en sí mismo, por medio de sí mismo, y para sí mismo. Este Ser es el Ser último. Podemos definir el concepto de Dios como el único ser con auto existencia, o sea, sin el único ser sin un puno o agente de crearse. Todos los demás seres tienen un Creador (Dios) y un punto de empezar a su existencia, y tal vez un punto de terminar su existencia. Pero por definición de qué es Dios, Dios no tiene Creador (no es criatura), y tiene eternidad adentro de sí como parte de su definición, y esta eternidad se extiende atrás igual que adelante. Dios siempre ha existido. La existencia de las cosas se define por Él.




cp41 Drogas y la Biblia TEMAS: El Propósito de Usar Drogas: Para el Placer, Para Olvidar. Razones Bíblicas en Contra de las Drogas
1. Intoxicación.
2. Bajan el juicio mental.
3. Nuestro Cuerpo es el Templo de Dios.
4. Esclavitud
5. No debemos buscar entretenernos sin servir a Cristo
6. Nuestra Mayordomía
7. Malos Hábitos
8. Abuso les ayuda a realizar pecados extremos.
9. Causan que caímos fácilmente.

Definición de “aseidad”

La palabra “aseidad” (ens a se) significa que Dios existe en sí mismo, por medio sí mismo, y para sí mismo. Viene del latino, aseite, (a se) “de uno mismo”. Este Ser es el Ser último. Esto es un ser con una auto existencia, o sea, la razón o causa de existir para Dios es en sí mismo. Los demás seres y cosas en la existencia tienen otro ser afuera de sí que es la razón por su existencia, y son dependientes, pero Dios es independiente de todo otro ser. Nunca hubo un medio formado Dios que evolucionó a ser como es Dios es hoy. Dios no empezó como bebé que creció a ser un Dios adulto. Dios siempre ha existido en la forma que ahora es. No hay un ser (ni un “no ser” si se puede conceptualizar esto) que tiene poder sobre Dios para restringirle, esforzarle, o empujarle en una forma. Tenemos dos conceptos opuestos, lo que es hecho (creado o la creación), y el ser quien lo hizo (Creador). No hay más clasificaciones de cosas, y Dios es único en su clase, y los demás seres están en la otra clase. Siempre es entendido que la criatura es inferior a su creador. Dios toma la posición de Creador, y que no es alguien que puede referir a otro ser mayor que Él, a quien tiene su existencia sobre Él.




Dios es independiente totalmente, y es totalmente auto suficiente. Dios trasciende toda la creación. Dios es de sí mismo, y para sí mismo. No vino de nadie, y no existe para nadie, sino todo es para Dios mismo. De Él fluyen todas las demás cosas. Toda la creación tiene dos problemas o fallas: (1) viene de otro, y (2) es para el uso es creado para un propósito de otro ser. Dependencia es correcta para una criatura. Su dependencia es en el Ser Supremo quien no depende en nadie ni nada.

La idea de aseidad no es solamente la idea de que Dios es solo o único en el universo, sino que Dios es plenitud y llenura de Ser. En Dios todas las demás virtudes y buenas calidades llegan a coexistir en el Ser de Dios. El concepto de que Dios es la plenitud de las perfecciones es muy importante y debe ser la base de nuestros entendimientos religiosos.




Dios es necesariamente auto existente.

Todo lo que percibimos tiene que venir de algo. Tenemos que explicarlo en una forma u otra. La idea es clara que alguien lo hizo, y él quien ha hecho todas las cosas (la creación), decimos que es por definición “Dios.”

La aseidad de Dios quiere decir que Dios no tiene que contestar a ninguno de nosotros ni a nadie. Aunque a veces nos explica las cosas a nosotros, no tiene que hacerlo, y frecuentemente no lo hace. Dios no tiene que explicar sus acciones a nadie.” (James Boice, “Foundations of the Christian Faith” p. 103).

La aseidad de Dios va mano en mano con la trascendencia de Dios, que solamente Dios es auto suficiente. Dios ni necesita ni depende en nadie. No necesita a personas que le adoran, ni necesita a personas que le defienden. Dios es suficiente en sí mismo. Decimos que es “necesaria” que Dios existe sin dependencia en ningún otro, porque esto tiene la lógica. Un ser que depende de otro ser no es Dios, o sea, no es el concepto de Dios, el Ser Supremo, máximo de todos los seres.

La doctrina de aseidad viene de la idea de que Dios tiene que ser perfecto, la perfección de Dios. Un ser que depende de otros no es perfecto. Perfecto es maduro, auto suficiente. Un bebé no es maduro (perfecto) porque depende de sus padres. Dios no depende de nada, porque es perfecto.




No nos hicimos a nosotros mismo.

Sal. 100:3 Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

El ateo y evolucionista propone que el universo físico tiene aseidad (siempre ha existido por sí mismo, no por otro). Por esto proponen la evolución porque prefieren un creador impersonal, que uno personal donde hay el concepto de ofensa en contra de su persona, y entonces pecado y castigo.




Dios existía antes de la creación.

Gén. 1:1 En el principio Dios…

Sal. 90:2 Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.

Jn. 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Jn. 8:58 Jesús les dijo… Antes que Abraham fuese, yo soy.

Col. 1:17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;

Heb. 1:2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;

Heb. 2:10 Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos.

Apo. 4:11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

En el principio antes de la creación, hubo Dios. Dios existía como cosa continuamente pasando (sin principio o un punto cuando empezó). Dios no tuvo principio. Dios no tiene fin. Dios es quien que hizo la creación y Dios es quien que sostiene la creación. Esto es la aseidad de Dios.

Si Dios creó todo que hay, entonces tuvo que existir antes de este punto de la creación. Dios no es derivado de ninguna otra cosa. No es auto creado. Dios siempre existía, y siempre existirá. Es la libertad de Dios de ser libre de lo demás.




Dios es el Creador, la creación es para Él.

La idea de la aseidad de Dios viene de la idea de que Dios es el Creador de todo lo que hay. Si Dios hizo todo lo que hay, entonces Dios tuvo que existir antemano. Dios no pudo ser creado y el Creador. Dios no atribuye su existencia a nadie ni a nada. Él es por lo que es.

Sal. 90:2 Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.

Jn. 1:3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Rom. 11:35 ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? 36 Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

1Co. 8:6 para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.

Col. 1:16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. 17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten.

Además, Dios hizo la creación para sí mismo, para sus propósitos y uso. Hizo la creación y la creación para él mismo.




Dios no depende en otros para su existencia.

Hch. 17:24 El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, 25 ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. 26 Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; 27 para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros. 28 Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos. 29 Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres.

Pablo nos da información en este pasaje. Dios no tiene necesidad de nadie ni necesita nada. Somos nosotros quienes necesitamos y dependemos en Dios. Isaías también regañó a Israel por honrar a dioses falsos que no existirían si no fuera por hombres quienes hacen su imagen (Isa. 40:19-20; 44:15-17; Sal. 50:8-15).

Job 9:32 Porque no es hombre como yo, para que yo le responda, Y vengamos juntamente a juicio. 33 No hay entre nosotros árbitro Que ponga su mano sobre nosotros dos.

Job toca este punto cuando dice que no hay persona quien se puede mediar entre Dios y la humanidad, porque no hay persona sobre Dios.




Dios pura actualidad (acción).

Dios es pura actualidad, o acción. Se puede pensar en una forma que es pura energía. Siendo pura actualidad (potencia), Dios no puede ser pasivo o de no actuar. Dios como un ser necesario, no puede “no existir”. Siendo existencia en sí misma, no puede “no existir.” La cosa tiene que existir antes de crear algo, entonces Dios nunca se creó, y nunca tuvo un “no existir”. Dios no puede existir en otra forma aparte de “el existir”.

Dios es quien que causó todas las cosas. Siendo la primera causa, no puede no existir. Dios ES el ser, el existir, por naturaleza propia, y lo demás de las cosas (creación incluso todos los seres espirituales) TIENEN un ser, una existencia. La diferencia es entre tener un atributo, y de ser el atributo.




Dios siempre ha existido. Es el “yo soy” (“yo existo”).

Jer. 10:10 Mas Jehová es el Dios verdadero; él es Dios vivo y Rey eterno; a su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su indignación.
Isa. 41:4 ¿Quién hizo y realizó esto? ¿Quién llama las generaciones desde el principio? Yo Jehová, el primero, y yo mismo con los postreros.

La Biblia empieza su revelación de Dios al hombre con “En el principio Dios…Gén. 1:1. No hay explicación de donde vino Dios, ni quien es, simplemente empieza todo con Dios. Esta situación no es porque Dios no quiere revelarnos de donde vino, sino porque no hay explicación para dar. Siempre ha existido como ahora existe, y no hay más de explicar.




Dios existe de sí mismo, es auto-existente, y auto suficiencia. No necesita otra cosa, ser, o factor afuera de sí mismo para existir. Dios no depende en nada ni en nadie para su existencia, como nosotros dependemos en Dios para proveernos todo (espacio, mundo, aire, luz, calor, etc.).

Rom. 11:35 ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? 36 Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

El origen de Dios es de sí mismo, sin otro. Es el Ser supremo, porque todos los demás vienen de Él, pero Él no proviene de nadie ni nada. La Biblia presenta Dios como si siempre existía.

Sal. 90:2 Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.

Jn. 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Jn. 8:58 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.

Éxo. 3:14 Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.

Éxo. 3:14 “Yo Soy” = Jehová, el Dios que siempre “existía”. El nombre “Jehová” tiene raíz en el concepto de haber, ser, o existir. Cuando Moisés preguntó quién es el Dios con quien hablaba, Dios respondió con Yahveh/Jehová. La idea de su nombre es “Yo soy el que siempre está existiendo.” Es el Dios que existe afuera del tiempo, arriba del tiempo, y que no tuvo principio de días, ni tendrá fin. Esta calidad es exclusivamente reservada para Dios.

Aclaramos que Dios no se causó a sí mismo, ni se creó a sí mismo. Si fuera así, Dios será una criatura, y no el Creador. Entonces Dios siempre ha existido, y no es creado.




Más detalles sobre la aseidad (autousia – autousia).

La aseidad no es el Ser Divino, sino es la moda en que el Ser Divino existe, no tiene causa. La aseidad es primeramente algo negativo (no tiene causa o principio de existir), pero también esto en su sentido positivo se desarrolla a la idea de que Dios es un ser puro y simple, pura actualidad, todo lo cual describe el Ser Divino absolutamente. En sí, la aseidad de Dios llega a ser el equivalente de “existir” o “esencia”. En el Supremo Ser quien no derive su existencia ni su ser de otro, sino lo tiene como posesión propia es el Ser donde la existencia y la esencia se emergen en una y la misma.

Otra vez vemos mucha la diferencia entre criatura y Creador. El Creador es el “ser”, y la criatura “tiene” un ser. Dios es un ser trascendente, y las criaturas son seres limitados a un tipo u otro de seres. Si tratamos de comparar el divino Ser con las criaturas, son totales diferentes, incomparables. O sea, no es posible comparar en ninguna forma el existir de Dios con el existir en una criatura. El existir con aseidad es solamente un predicado de Dios, y nunca podamos decir que existimos como Dios existe. Nuestra existencia es menor de, y diferente que la existencia de Dios.

Hay errores envueltos con el concepto de aseidad, que es muy fácil de caer en estos errores. El primer error es de confundir el auto-existir con el auto-realizarse. Este error probablemente vino de los estudiantes de la Biblia en la era media por una frase mal usado “causa sui” en lugar de “ens a se” en latino. Usaron estas frases para explicar que Dios no necesitaba o era capaz de ser creado por otro ser, pero se entendieron mal la frase (causa sui – sin causa) como implicando que Dios se creó a sí mismo. Dios no es creado, entonces es un error de pensar que Dios se creó, o auto-creó. Para un ser de auto-crearse, primero tiene que existir, esto presentará una contradicción. Lo que no existe, no puede auto-crearse.




El segundo error es de confundir el concepto de un ser absoluto con un ser abstracto. Muchos en la filosofía hablan de “puro ser” o “pura existencia” (Hegel), pero se entienden otra cosa de cuando hablamos sobre el ser de Dios. Para ellos, el puro ser es algo que todavía no ha llegado a actualizarse, o a realizarse en su máxima forma. Está en espera, sin llegar a su máxima forma. Dios ya y siempre ha sido en su máxima forma. Para los filósofos, es la nada llegando a ser lo máximo. Dios no es así.

O sea, Dios en su Ser Absoluto es también en su extensión más extensa. Siendo Ser Absoluto, no hay forma de actualizarse o realizarse para que se haga más o diferente (ni peor ni mejor). Dios no crece, no envejece. Cómo es, cómo siempre ha sido, cómo siempre habrá, Dios es lo mismo en el colmo de forma. Un hombre puede imaginar una máquina que hace algo imposible para los hombres a este tiempo, por ejemplo, volar. Es abstracto porque es solamente en su mente. Puede dibujarla y dar forma. Luego puede actualmente crear la maquina y funciona. El concepto se actualizó, o se realizó, llegó a ser realidad. Dios no es así. Como era, así es. Como es, así será. En esto hablamos sobre la esencia pura (puro ser) de Dios. No hay progreso ni cambio. No hay cambios en la realidad de su existencia.

La existencia en abstracto no tiene realidad afuera del concepto (ser que concibe de ello). Pero Dios tiene una existencia concreta, individual, y personal. El concepto abstracto no existe en la realidad, y no es una verdadera existencia, mucho menos se puede calificar la cosa como “persona”.




Aquí hay una distinción entre un concepto abstracto que es un concepto trascendental, y Dios que es un ser trascendental. Trascendental significa arriba de, o afuera de algo.

Entonces en esta discusión, consideramos a Dios de ser pura actividad (puro actuando siempre). El concepto abstracto es puro reposo (no actúa). De esta pura actividad sale el concepto de una consciencia. Para ser consciente, es una cadena de puros pensamientos. El hecho de dejar de pensar es la muerte o el dormir (una forma de perder la consciencia temporalmente). Seres abstractos no tienen consciencia, solamente seres actuales (y no todos ellos, y no todo el tiempo ellos).

Cuando Dios usa el nombre Jehová para sí mismo (Éxo. 3:14), viene la palabra de una forma del verbo ser/estar. De existir. “Yo soy quien soy” o “Yo soy existencia misma”. Muchos teólogos toman Jehová de significar fidelidad, pero actualmente significa existencia. Gregorio de Nazianzus dijo, “La totalidad de Ser tiene que ser incorporado en Él de quien todo lo demás proviene en su existencia.




Entonces esta existencia de Dios es Dios, y no se puede comunicarla a las criaturas por definición. Se queda en su forma pura y máxima en Dios solamente, y sus criaturas tienen una existencia simular, pero muchos menos (inferior). Esto es el criterio que se divide todo que existe. Lo que tiene aseidad es Dios, y lo que no tiene aseidad, toda la creación, no es Dios. Esto no es esencia muerte, o existencia sin vida, sin personalidad, sino es “El Yo Soy” actuando.

Deu. 32:39 Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero, y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano. 40 Porque yo alzaré a los cielos mi mano, Y diré: Vivo yo para siempre,

El “Yo Soy” actúa como persona, es persona, es personal. La salvación es de conocer a Dios quien es el “Yo Soy”. De conocer su Ser, cómo es Dios. Los conceptos de que Dios es sin origen (siempre ha existido), que es independiente de todo lo demás, y que el concepto y existencia de Dios es necesario todos vienen a formarse parte de la aseidad de Dios. Un ser que existe por virtud de su propia esencia, exista de necesidad (non potest non esse).




(Esta sección es tomada del libro de Joseph Pohle – “God, His Knowability, Essence, and Attributes” 1911).

Dios es la fuente de la vida. Tiene, y toda la vida se origina en Dios.

Jn. 5:26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;

Sal. 36:9 Porque contigo está el manantial de la vida; En tu luz veremos la luz.

Hch. 17:24 El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, 25 ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.

Dios tiene vida en sí mismo (Jn. 5:26), y su vida y auto-existencia fluyen esta vida a la creación y a los hombres (Hch. 17:25).




La aseidad de Dios se relaciona con la eternidad de Dios.

Porque Dios no depende de otros, sino tiene la capacidad o atributo adentro de sí mismo de existir, entonces Dios es eterno. O sea, esta capacidad, esencia, o atributo tiene que ser para siempre. Siempre ha tenido, y siempre tendrá esta esencia. Siendo criaturas, no tenemos esta eternidad adentro de nosotros, como no tenemos adentro de nosotros de tener la vida. Dios nos da la vida, y se puede quitar o perderse la vida. Es parte de nuestra naturaleza esto, e igual, el vivir para siempre es parte de la naturaleza de Dios. El punto es que este atributo separa el Creador (Dios el Supremo Ser, el Máximo Ser) de la criatura.




¿Cómo nos afecta este atributo?

Aunque declaramos que las Escrituras claramente enseñan la aseidad de Dios, que es independiente de la creación, y que nosotros no somos necesarios como Dios es necesario, pero a la misma vez no somos sin sentido sin valor tampoco.

Isa. 43:7 todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.
Ef. 1:11 En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, 12 a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.
Apo. 4:11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.
Dios nos ve con gozo y valor.

Isa. 62:3 Y serás corona de gloria en la mano de Jehová, y diadema de reino en la mano del Dios tuyo. 4 Nunca más te llamarán Desamparada, ni tu tierra se dirá más Desolada; sino que serás llamada Hefzi-bá, y tu tierra, Beula; porque el amor de Jehová estará en ti, y tu tierra será desposada. 5 Pues como el joven se desposa con la virgen, se desposarán contigo tus hijos; y como el gozo del esposo con la esposa, así se gozará contigo el Dios tuyo.

Sof. 3:17 Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos. 18 Reuniré a los fastidiados por causa del largo tiempo; tuyos fueron, para quienes el oprobio de ella era una carga.




Otro punto muy importante de analizar aquí es que Dios es independiente de todos en la forma que nadie puede llamarle a cuentas, y Dios no tiene que responderle por lo que hace. En el libro de Job, Job llamó a Dios a cuentas con él. En el final del libro, Dios básicamente le dijo, “¿Quién eres tú para exigirme una contabilidad contigo?” El libro termina sin que Dios le diera una respuesta alguna a Job excepto esto. No podamos entender lo que Dios hace, ni es nuestro deber o autoridad o privilegio de cuestionarle, muchos menos de condenar lo que hace.




4 comentarios en “Aseidad de Dios

  1. Dios nos lo ha dicho y nos lo sigue diciendo desde el príncipio en su palabra. Dios es el gran YO SOY. Dios no existe, Dios es. Si Dios existiera estubiera sujeto al universo y sus componentes (porque algo que existe es algo que está sujeto al universo) no fuera tan glorioso, no puede estar sujeto al universo porque Él lo creo. Los cuatro componentes del universo son: Tiempo, Espacio, Materia y Energía. Y Dios no está sujeto a ninguna de ellas no está sujeto al tiempo porque es eterno, no está sujeto al espacio porque es omnipresente y no esta sujeto a la materia ni a la energía porque es creador y omnipotente. Nosotros existimos, junto con el universo entero y eso nos hace inferiores. Dios es y es el único que subsiste en sí mismo y eso lo hace superior. “Cuando tengas tu propio universo podrás poner tus propias reglas.” – Misael Susaña.

    • Hola hermano, Disculpame pero estás equivocado. Cuando dices que “Dios no existe”, entiendo que estás diciendo que Dios tiene otro tipo de existencia que nosotros, y entonces su deidad se refleja en ello. Pero no es valido de decir que “Dios no existe. Dios es.” Existencia implica algo real. No existir implica algo no real, algo imaginario, o algo que es un error. Dios no es nada de estos. Su base de lógica es que la existencia tendrá un control sobre Dios, y no hay razón de concluir esto. Existir es algo real. Dios es real. Ni hay lógica ni texto de la Biblia para sostener tu premise de que “algo que existe es algo que está sujeto al universo”. Al inverso es la verdad, Dios existe, y todo que existe aparte de Él es sujeto a Él, entonces igualmente el universo entero es bajo su control. Uno de las bases de definir que es Dios es de decir que Dios siempre ha existido, y nunca ha sido tiempo (construcción de Dios) en que Dios no existe. Tu definición del universo me parece correcto, pero no sé donde en la Biblia se puede ver soporte para ello. ¿Me quedes ayudar en ello? Estoy de acuerdo que Dios no está sujeto a Tiempo, Espacio, Materia, y Energía. Me parece que Dios se puede tener parte de su definición de su esencia como energia o que incluye el concepto. Igualmente no creo que estoy totalmente de acuerdo contigo en estos. Tiempo, Espacio, Materia, y Energía son parte de Dios, o extrapolaciones de Dios. Por ejemplo, Dios es eterno, y tiempo viene de la eternidad de Dios. Entonces Dios no está sujeto a ellos, sino ellos son sujetos a Dios. Tu declaración “Nosotros existimos, junto con el universo entero y eso nos hace inferiores.” igualmente me parece incorrecto. Existencia no es un poder. Es un estado. Existe o no existe. “La existencia” no es poder sobre los que existen, sino es un estado de realidad o no. Si somos inferiores a Dios, esto es verdad. Tu declaración que “Dios es el único que subsiste en sí mismo”, esto no está correcto. En sí la declaración es verdad, pero es lo mismo de decir “existe” excepto que usas “subsiste” (mismo concepto) para evitar usar la palabra “existir” y ¿Por qué no puedes usar esta palabra con Dios? Yo puedo decir que “Dios no subsiste, porque si subsiste, será bajo el control de la subsistencia.” Entonces usa palabras claras, “Existencia” para existir.

  2. ‘Dios no existe’, es correcto. Existir implica un ‘comienzo’ y un ‘fin’, y la posibilidad de ‘no haber sido’ y ‘dejar de ser’. Existir viene de EX – salir fuera, manifestarse. Dios solo puede manifestarse en nuestra realidad o dimensión, como lo hizo en Su Hijo, mas no pudo haber salido fuera de otra o haberse manifestado desde otro lugar o ser, pues entonces sería un ‘dependiente’.

    ‘DIOS ES’ seria la única expresión teológicamente correcta dado a que estamos tratando de explicar y determinar al inexplicable e indeterminable.

    • Gracias Leo por tus comentarios. Aparentemente no leíste la entrada, nada más el título. El concepto de “aseidad” en la teología es exactamente lo que explicaste, nunca tuvo principio, nunca tendrá fin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.