La Clave con Dios

Por David Cox
Cuando hablamos de tener una buena relación con Dios, estamos hablando primero de ser salvo, y luego, cómo vivimos la vida. Sin la salvación, no hay buena relación, ni siquiera una relación con Dios. Entonces un tiene que ser salvo para tener una relación con Dios.

¿Cómo empiezas esta relación con Dios entonces? Es por la fe en Dios, como una persona, una persona quien es el Salvador. Esto activa la misericordia en Dios hacia uno.

Entonces, Dios es digno de tener nuestra confianza en Él. Pero ¿Cómo aumentamos nuestra confianza en Dios?

Hay dos formas:

(1) Por ver qué es Dios en su carácter. (que es la adoración)
(2) Por ver qué ha hecho Dios en sus hechos pasados. (que es la alabanza)

En los estudios en serie, vamos a ver quién es Dios, y cómo es Dios. Esto habla de los atributos de Dios. Poco a poco como entendemos qué tan grande es nuestro Dios vamos a aumentar nuestra fe en Él.

Tenemos que entender que esto no porque no hay razón, sino ver y meditar sobre la evidencia en la Biblia sobre esto, y luego concluir que Dios merece y es digno de nuestra confianza y fe en Él.

Si realmente meditas sobre lo que Dios nos dice sobre Él mismo, vas a ver que tan grande y maravillosa es nuestro Dios.

Islam: El Profeta Falso de Muhammad

Entendemos que el cristianismo y el Islam son “religiones en competición” en que los dos no van a existir juntos, en paz. Lo que uno dice, el otro prohíbe. Estos tipos de problemas hace imposible que existen en paz juntos. Los dos pueden existir, pero siempre será conflictos entre las dos.

Una de la cosas más importantes es de identificar la autoridad a los cual uno se sujeta, si es la Biblia, o el Qur’an. Mientras el Qur’an admite que la Biblia es un libro santo de Dios, la Biblia no da nada de reconocimiento, mucho menos endora como inspirado, el libro del Qur’an.

Cuando comparemos los dos, hay declaraciones contradictorias uno contra el otro. En este caso, la Biblia pega contra las declaraciones del Qur’an, especialmente en lo que son los requisitos de un profeta verdadero de Dios. Sigue leyendo