¿Cómo identificamos a un falso profeta?

Esta entrada es parte número 1 de 3 en la serie Falsos Profetas
[  Vínculos a Buenos Estudios en otros sitios  ]
Verdad Palabra - Un blog con muchos artículos, todos sobre los Testigos de Jehová.

por David Cox
Este artículo es simplemente un breve estudio sobre lo que las Escrituras dicen que es un falso profeta, lobo rapaz en la disfraza de una oveja.

¿Qué es el cuadro de las Escrituras de un falso profeta?

Los falsos profetas que mal afectan la iglesia de Dios son personas quienes oponen la obra de Dios. Sus actividades y doctrinas son identificadas por medio de dos formas: (1) algo opuesto de la doctrina de las Escrituras, (2) algo hecho en una forma o método que no es bíblico, pero que ellos pretenden que es bíblico (parece bíblico pues). En esto, ellos usan fuertemente la propaganda que ellos solamente tienen la verdadera doctrina de Dios porque ellos solamente tienen esta doctrina. A la vez que ellos son “los únicos en el mundo” con la verdad, buscan hacer esta doctrina popular y aceptada entre los que nombran el nombre de Cristo.

En estudiar quién es un falso profeta, hay indicaciones por medio de su doctrina, pero también por su forma de hacer las cosas.

Es importante de ver que la mayoría de los falsos profetas se preocupan de unas metas específicas: (1) control sobre el pueblo de Dios, (2) de sacar provecho de una forma u otra del pueblo de Dios. La Biblia estresa la importancia de identificar el verdadero hombre de Dios (el opuesto del falso profeta) como una persona quien trabaja con el motivo de servicio y obediencia a Dios, y no se enfoca tanto en lo que uno saca personalmente de estas actividades.

El control y dominio del pueblo de Dios.

Hch 20:30 Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.
Dios nos da pleno aviso de que hay falsos hermanos entre nosotros quienes pervierten (tuercen la verdad) para esforzar a los hermanos a ser sus discípulos.

Gál. 2:4 y esto a pesar de los falsos hermanos introducidos a escondidas, que entraban para espiar nuestra libertad que tenemos en Cristo Jesús, para reducirnos a esclavitud,

2Ped. 2:2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,
Su objetivo es de controlar y dominar el pueblo de Dios. Tendrán mucho éxito en este propósito según Pedro. Su forma de obrar es de cambiar (torcer) la verdad de la Biblia a ser algo parecido pero diferente.

El aprovechamiento del falso profeta

Dios propone que los ministros que cuidan al pueblo de Dios en su forma debida son como “pastores” u “ovejeros”. La idea de un ovejero (pastor) es que es alguien que toma como trabajo y llamamiento el defender y cuidar a las ovejas con su vida y esfuerzos. El pastor normalmente anda, duerme, y vive con las ovejas, disfrutando el clima bueno, o sufriendo el clima mal con las ovejas. Duerme y come con sus ovejas, y se marca el verdadero pastor por su identificación con sus ovejas por medio de vivir en el mismo estilo de vida que ellas viven. Igualmente se ve en el falso profeta un rechazo de esta vida simple y sin lujos, y un hambre como predador (es un lobo) que ve su relación con las ovejas en una sola forma, de sacar provecho de las ovejas. Entonces podamos identificar el lobo con que se aprovecha indebidamente de las ovejas. Una cosa es de sacar la llana y leche de las ovejas, y otra cosa es de devorar a las ovejas.

Ezequiel 34:3 Coméis la grosura, y os vestís de la lana; la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas.

Es algo muy importante de ver que el pastor no come las ovejas, sino que hay una recompensa mínima, o sea, algo de sostener la vida, pero no va sacando todo que puede aprovechar de las ovejas que puede. El falso o mal pastor va a hacer esto, pero un buen pastor, fiel a Dios, va a ser medio en lo que saca del rebaño. El punto de vista de un mal pastor es muy distinto aquí. Quiere consumir, y es un gran gastador de los bienes y propiedades del pueblo de Dios. Vive en lujos, y no piensa en nada de austeridad, sino en cumplir sus placeres en una forma casi desenfrenada.

Los requisitos del verdadero hombre de Dios.

Un elemento muy obvio en todo esto es que Dios ha impuesto una forma o patrón sobre su iglesia. En este patrón, hay dos oficiales en la iglesia, el pastor con sus ancianos que le respalden en hacer el ministerio, y los diáconos quienes son dedicados a las cosas que le quitan de los ancianos sus energías para que no se puedan dedicarse bien a la Palabra de Dios y la oración. El pastor que Dios aprueba (Jer. 3:15 “os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia”) son individuos calificados espiritualmente para el trabajo. No son personas cualquiera, y sino son personas dedicadas al bienestar de las ovejas.

Jn 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. 11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. 12 Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. 13 Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.
El mal obrero aquí es alguien que pone sus propios intereses y bienestar antes del bien estar de las ovejas. El buen pastor arriesga todo para proteger o ayudar a una sola oveja.

Navegación de SeriesSiguiente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>